Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Masquespacio oficina 5

Tendencia verde. Sí, han vuelto las plantas de interior.

Adoradas por nuestras abuelas y madres, los arquitectos e interioristas las consideraron durante muchos años como un apaño ‘cutre’ para esconder defectos de un mal proyecto. La geometría de un plano no admitía seres vivos, al menos de color verde. Muchos de los diseñadores más ortodoxos se estarán hoy rasgando las vestiduras ante la nueva invasión de plantas de interior que han renacido en absolutamente todos los espacios públicos y privados. Restaurantes, cafeterías, hoteles, apartamentos, tiendas o incluso consultorios médicos.

masquespacio-valencia (11)

Sala de espera en el estudio de Masquespacio

1 easyCredit

Oficinas del Banco easyCredit

normann-copenhagen-north-view (9)

Tienda-apartamento North-View, en Madrid

10 vivarium

Restaurante en Bangkok

Ahora las plantas ya no son una excusa ni un apaño, son el leitmotiv de muchos interiores y el complemento indiscutible para darle vida a un espacio. Las especies que están en voga son todo menos discretas: deben ser grandes, selváticas, y cuantas más, mejor. La tendencia ‘jungle’ hasta se dibuja en paredes, papeles papeles pintados, cojines, ropa de cama y otros complementos del hogar.

ikea-tilfalle (25)

Textiles y papel pintado de IKEA, colección TILLFÄLLE

Sábanas de H&M home

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? El regreso comenzó timidamente como la excusa de ‘lo eco‘: aparecieron primero los huertos urbanos en la ciudad. Unas tomateras cultivados en el balcón o unas aromáticas en la ventana de la cocina fueron las primeras especies aceptadas.

Micomoler-Florencio-03

Huerto urbano presentado en Producto Fresco

ikea-coleccion-indoor-gardening-2016-ph133373-krydda (36)

Huertos hidropónicos para el interior

Aromáticas colgadas del balcón

space10carrito

Carrito diseñado por IKEA hacks

Luego llegaron los locos del vintage y empezaron a añadir kentias por todos lados; quedaban perfectas en sus interiores viejunos y afrancesados. Y pronto también se vieron bontias en espacios más contemporáneos.

Atelier_Lazaro Rosa Violan y Metalarte 5

Atelier de Lázaro Rosa Violán

1 hotel margot house

Margot House, hotel ‘clandestino’ en Barcelona

Después les siguieron los barbudos hipsters, a los que les encantan los cactus -planta de abuela por excelencia, todo sea dicho. Y esta curiosa familia vegetal se renovó hasta quedar elevada al grado de icono.

Kaktus København 3 (Copiar)

Tienda de Cactus en Copenahague

Pero no sólo aperecieron cactus, todo tipo de plantas crasas -algo así como sus primas hermanas- se hicieron grandes y grandes, e incluso empezaron a colgar. Las plantas colgaban de todos lados e incluso dieron la vuelta, se pusieron boca abajo haciendo volteretas.

ikea-tilfalle (6)

Plantas crasas, acompañando colección IKEA

15 sauvage

Floristeria Sauvage en Barcelona

Y solo faltaba un paso para lo temible: apareció el denostado macramé. Si, esa horrible y kitsch moda do-it-yourself que llenó nuestras casas nudos en los ’70. ¡Horror, hasta aquí podíamos llegar! exclamaron muchos hijos del minimalismo al ver macetitas de colores colgadas de cuerdas anudadas. Lo curioso es que los nórdicos se apuntaron rapidísimo a la tendencia, con el estupor de los pobres diseñadores mimimals que no comprendían cómo hasta los sacrosantos suecos habían sucumbido a tal moda setentera.

Marca nuga de macramé para macetas colgantes

portadastelton

Macetas colgantes de la marca nórdica Stelton

5 standard

Árbol en el restaurante danés The Standard

Siguieron llegando variedades y especies a nuestras casas, bares, y tiendas: vinieron los ficus y los potus, también colgantes y tan terribles casi como los cactus en sus macramés. Y las plantas sin maceta o kokedamas, y cientos de complementos para los nuevos habitantes verdes de hogares y otros espacios interiores.

Regadera de Agencia SOPA 24

Potus en el restaurante La regadera,  en Córdoba

Sarah-van-Peteghem-Coco-Lapine-Berlin-Schoeneberg-Fantastic-Frank-New-Tendency (1520x621) 2

Ficus en apartamento Berlinés

Cualiti Photo Studio

Potus colgantes en restaurante de Oslo

En las terrazas, la cosa también se puso también fea para los amantes de la moderación vegetal. Las plantas mediterráneas fueron sustituidas por cocoteros, palmereras y otros árboles tropicales que se agruparon creando auténticas junglas.

O

Terraza hotel Alma en Barcelona, ‘tropicalizada’

Renaissance 6

Hotel La Renaissance de Jean Nouvel

Pero sí. A esta alturas hay ya que asumir que las plantas han vuelto, por mucho que no sirvan para nada. Señores arquitectos-e-interioristas-que-no-quieren-plantas, el verde nos gusta. Porque ilumina, alegra, oxigena, refresca. Y porque hasta incluso huele bien. No sabemos porque el terrible empeño de las ‘modas’ en volver -mejoradas o reinterpretadas, es si- pero volver al fin y al cabo. Cuando tanto hay que crear, cuanto tanto hay que inventar, cuanto tanto hay que sorprender, es muy dificil que cualquier nueva tendencia no sea un deja vu. Y las plantas que murieron en los 90 bien merecen una segunda oportunidad. 

Shop the story. Compra las más divertidas macetas y complementos para tus plantas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

_MG_8130

Acaba la semana, llega el #FF: Napozt, Piet Boon, Martín Azúa y Dom Arquitectura.

CuldeSac_Formula Roca_Roca Madrid Gallery_8

El estudio CuldeSac llena de moléculas el escaparate del Roca Madrid Gallery.

Hotel ecológico Friendhouse en Ucrania, de Ryntovt Design.

You-make-the-Park-Fabrica-expo-milano-2015 (1520x621)

You Make the Park: mobiliario urbano personalizable, diseñado en Fabrica.