Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Cristina Carulla Studio desempolva el emblemático Colmado Múrria con una inyección de color.

El espacio mítico del Eixample de Barcelona ha reabierto sus puertas tras una cuidadosa restauración realizada por Cristina Carulla. Ahora, Colmado Múrria cuenta con mesas para comer y atrae nuevamente a locales y turistas de la zona.  

Una paleta de color para dar luz a un clásico colmado  

La esquina de las calles Valencia y Roger de Llúria del Eixample barcelonés ha sido testigo de grandes momentos. A pocos pasos de La Pedrera Casa Milà se encuentra un pequeño local que respira espíritu modernista desde el siglo XIX. Colmado Múrria ha funcionado como una charcutería tradicional de la zona. Sin embargo, el local reabrió sus puertas con una nueva oferta gastronómica y el estudio catalán de Cristina Carulla estuvo a cargo de esta obra.  

Colmado Múrria, bar modernista, butacas verdes

“Más que reformar, lo que tuvimos que hacer fue desempolvar un local tan histórico y tan bonito del modernismo catalán”, asegura Cristian Carulla a DiarioDesign. El espacio presentaba ciertas limitaciones a la hora de intervenir, lo cual representa un desafío que a menudo suelen trabajar en el estudio de Cristina Carulla.  

Fachada Colmado Múrria

Antiguamente, Colmado Múrria era un local oscuro, pero con mucho encanto y materiales originales. El objetivo de la reforma fue darle mucha luz con una inyección de colores en la parte delantera del espacio. Para ello, Cristina Carulla Studio recuperó la paleta de colores originales del escaparate, inspirándose en los pañuelos y mantones que llevan las mujeres que están ilustradas en las paredes de afuera del colmado.  

sillas thonet verdes, sillas thonet taburetes, mesa de mármol

De esta manera, las butacas y sillas se tiñeron de verde pistacho, color que se repite también en el suelo. El techo fue pintado en amarillo azafrán tras la limpieza que se hizo del falso techo anterior que contaba con bastantes molduras.  

Nuevo interiorismo con elementos originales del pasado  

Todo el interiorismo del nuevo Colmado Múrria estuvo a cargo de Cristina Carulla Studio. Los estantes de madera donde se exponen los productos a la venta se mantuvieron, aunque se los tiñó de otro tano para darle un toque más moderno y aportarle más calidez al espacio. También se mantuvieron los aparadores de forja de la fachada del espacio.  

forja modernista, forja colmado múrria

Además de la madera conservada, el estudio de interiorismo transformó un antiguo grifo donde originariamente se servía vino en un tirador de cerveza. Las columnas del interior de la sala, por su parte, fueron lijadas para que luzca la pátina original. Todo esto con el fin de actualizar un colmado en un restaurante actual y moderno. 

Las lámparas suspendidas por encima de la barra son de la marca parisina Original BTC. A la hora de reunirse con el propietario del local, Cristina Carulla descubrió una selección de obras de arte del dueño del colmado que fueron puestas en valor tras la rehabilitación del colmado. Las mismas fueron remarcadas y vueltas a colgar en las paredes, contando así la historia del local.  

Un nuevo espacio donde comer y degustar comida catalana

La transformación de Colmado Múrria radicó en al local se le agregó un espacio para pocos comensales donde se pueda comer y tomar algo. Para ello, Cristina Carulla instaló mesas de mármol claro y patas de forja oscura, rematadas con sillas Thonet re-tapizadas.  

La cocina del nuevo Colmado Múrria está ahora a cargo del chef con estrella Michelín Jordi Vilà y se edificó dónde antiguamente estaba el despacho del dueño del local. Otras de las reformas fue la incorporación de un espacio reservado para pequeños grupos y que cuenta con una estética diferente a la del local del frente, donde predominan los blancos y estampados.  

Para esta parte del restaurante, Cristina Carulla Studio colocó mesas de listonado de madera de roble con mesas y paredes tapizadas con una estampada de bosque que se inspira en el modernismo de la época del colmado.  

Fotografía: Javier Márquez

Artículos relacionados

Una casa sin puertas y sostenible en Granollers donde la materialidad cobra protagonismo.

niko-restaurante-ibiza-diariodesign-portada

Cuarto Interior diseña el nuevo restaurante japonés Niko en Ibiza

lamparas-pujol-iluminacion-diariodesign-portada

El aislamiento acústico en las lámparas de Pujol Iluminación

salon clásico

Cómo decorar un piso de obra nueva y convertirlo en un hogar acogedor.