Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Interiorismo cromático: una cafetería en Barcelona teñida de azul

El estudio de interiorismo Scala ha puesto en práctica la capacidad transformadora del color en una cafetería situada en el barrio barcelonés del Eixample. Tiñendo de azul índigo únicamente una zona del local se consigue crear un efecto interior potente sin necesidad artificios.

La dimensión espacial del color

El color es un elemento fundamental en el diseño de espacios interiores. Más allá del aspecto estético, jugar con la paleta cromática puede incidir sobre aspectos espaciales y sensoriales. Los colores claros, por ejemplo, maximizan un interior, mientras que los colores oscuros los reducen. El color rojo transmite excitación pero el verde proporciona calma. Las posibilidades son infinitas siempre que se tenga claro el objetivo arquitectónico.

Espacio bicolor en esta cafetería en Barcelona

Un buen ejemplo del uso del color en un espacio retail se encuentra en este proyecto diseñado por Scala Studio. Se trata de una pequeña cafetería situada en la icónica calle de Enric Granados, en el Eixample de Barcelona. El color azul índigo tiñe una franja muy concreta del local. De este modo, pavimento, revestimientos e incluso el mobiliario quedan absorbidos por una atmósfera propia.

Barra y cafetería

Recuperar la esencia

Debido a la potencia visual (y espacial) que posee la zona tintada, el espacio restante se ha tratado de manera completamente distinta. Con la intención de simplificar y unificar el conjunto se han utilizado tonos beige en todos los revestimientos. Destaca la barra del acceso que incorpora un degradado cerámico como guiño al color del café.

Cafetería Índigo en Barcelona por Scala Studio
Muro de piedra visto

Otro elemento icónico que incorpora esta cafetería en Barcelona es el muro perimetral. Tras retirar las capas de pintura acumuladas por el tiempo se descubrió un paramento de piedra que se decidió conservar. De este modo, esta materialidad desnuda contrasta con el cromatismo propuesto en la zona azul.

Muro y azul índigo

Luces cálidas, piedra natural y vegetación preservada

Para aportar calidez al interior, Scala Studio ha incorporado iluminación suspendida, mobiliario de madera y vegetación preservada. Son elementos estratégicamente ubicados que contrarrestan la crudeza de la piedra y generan un ambiente interior acogedor.

Barra cerámica
Arcos y vegetación preservada

Fotografía: Sara Adroer

Artículos relacionados

Nostalgia, colores pastel y extravagancia: detrás del interiorismo de Wes Anderson

Porcelanosa Bathrooms

Más de 5.000 millones de ventas y con sello internacional: radiografía de la cerámica y el azulejo español

casa en el retiro

Un sofisticado piso con vistas al Retiro entre lo señorial y lo moderno.

Lina Bo Bardi: humanizar la arquitectura a través de la cultura popular