Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Esta moderna rehabilitación de una masía ha conseguido mantener su esencia centenaria.

El estudio de arquitectura liderado por Llorenç Vallribera y Aleix Gil, Vallribera Arquitectes, acaba de finalizar su proyecto 108ERA, una rehabilitación de una masía en Granera, un municipio de la provincia de Barcelona. Allí, los arquitectos han recuperado una construcción centenaria, que sus propietarios pueden disfrutar junto a su familia.

Una masía ‘escondida’ de la calle

La rehabilitación de una masía de más de cien años de antigüedad no es un proyecto que un arquitecto se tome a la ligera. En especial, si se trata de una construcción aislada, y que necesita adecuarse a las necesidades de la vida actual.

La casa se sitúa de espaldas a la calle y semienterrada, con acceso bajo la pérgola que recoge la fachada sur. Esta zona hace las veces de terraza pavimentada, y se vuelve verde bajo la gran encina que esconde el huerto y que se comunica con el bosque situado más abajo.

rehabilitación de una masía

Desdibujando límites entre interior y exterior

La intervención en esta masía respeta los muros de carga originales que dividen la casa en tres espacios separados e independientes, desnudándolos de sus acabados originales y abriendo en ellos los pasos necesarios para los nuevos usos. Entre ellos, las tres nuevas aberturas realizadas en la planta baja de la fachada sur, que diluyen límites entre interior y exterior. «La estancia, la ventana balconera, la sombra de la pérgola y el paisaje son ahora lo mismo», cuentan los arquitectos, que han logrado cambiar radicalmente la funcionalidad del edificio.

chimenea en masía , paredes de piedra en interior de una casa

«Cuando se construyeron las masías, esta idea no existía. La tecnología no permitía cristales grandes, ni aislamientos, ni instalaciones eficientes que calentaran», señalan los arquitectos. En el límite entre interior y exterior, la barbacoa y la chimenea; las protagonistas de una suerte de umbral donde la familia se encuentra los fines de semana.

Un programa perfectamente ordenado

Las estancias que quedan entre los muros cumplen distintas funciones. La cocina y el comedor, en la parte más cercana a la entrada a la parcela; el acceso con la escalera original y un baño, en el centro; y la sala de estar en la zona más tranquila.

muros de piedra en interior de casa y vigas blancas de cerámica
cocina con salida a terraza
cocina de madera con barbacoa
cocina de madera de pino
sofá de obra y chimenea en salón

Reservada para la zona de noche, la primera planta mantiene la distribución original. Por un lado, la habitación principal en suite con galería en un extremo y por otro, las destinadas a los hijos con un baño, en el lado opuesto. En el centro hay otra habitación, mientras que la escalera y una sala de juegos abierta hacen de distribuidor y paso entre muros.

rehabilitación de una masía, barandilla de escalera
vigas de madera blancas, rehabilitación de una masía, muros de piedra
cómo rehabilitar vigas antiguas de madera

Muros de piedra al interior, una de las claves de la rehabilitación de esta masía

Con entre 50 y 70 cm de espesor, los muros de piedra visten un interior que conserva las vigas originales enyesadas y pintadas de blanco. Estos muros regulan la temperatura de la casa, con una inercia y buena orientación que la mantiene aislada en invierno y fresca en verano.

rehabilitación de una masía, vigas de madera antiguas pintadas de blanco, mecedora
ventanas antiguas de madera, lavadero antiguo de porcelana

Para evitar las filtraciones, la fachada norte, medio enterrada en el terreno, se trasdosa, aislándose la solera y la cubierta, y sustituyéndose las carpinterías. Además, la glicina que colonizará la pérgola, las persianas alicantinas y las contraventanas de madera garantiza el buen control solar.

baño con azulejos verdes

Una intervención sostenible

«Hemos tratado de adecuar el edificio a su entorno optimizando el uso de recursos inmediatos», cuentan desde Vallribera Arquitectes. Se restauraron los muros con piedra local y se revistieron con mortero y pinturas de cal, y las instalaciones se han ideado para ser autosuficientes. El agua caliente y la calefacción se alimentan con una caldera de biomasa y se deja la previsión para las placas solares. Ademas, se ha recuperado un antiguo pozo natural con agua potable situado bajo la casa. Y para que el ciclo del agua tenga continuidad, se ha acondicionado la cubierta para recoger el agua de la lluvia y canalizarla hasta un depósito. Así, no hay un gasto añadido para regar el huerto, y las aguas residuales se tratan y filtran en el terreno.

plano de casa en el campo

Fotografía: José Hevia

Artículos relacionados

mugak-exposicion-bilbao-pabello-diariodesign-portada

La Bienal Mugak inaugura su pabellón efímero en Bilbao

ilmo-hotel-granada-alhambra-diariodesign-portada

Ilmiodesign busca en la Alhambra la inspiración del nuevo hotel de Barceló

¿Racionalismo constructivo de los 50? Adéntrate en él en la Editorial Gustavo Gili

Cazú Zegers, la poética forma de hacer arquitectura