Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Un observatorio de aves en Holanda construido únicamente con paja y madera

Los estudios de arquitectura RAU Architects y RO&AD han diseñado en una reserva natural holandesa un observatorio de aves inspirado en la morfología, materialidad y funcionalidad de un nido.

Arquitectura biomimética

Probablemente la naturaleza sea la mejor fuente de inspiración para la arquitectura. No tan solo por la belleza de sus formas, sino por las cualidades intrínsecas de durabilidad, eficiencia y sostenibilidad que lleva implícitas. Es por ello que en las últimas décadas estamos experimentando un auge de la llamada arquitectura biomimética. Una corriente que busca diseñar edificios inspirados en los procesos, morfología y funcionalidad de los organismos vivos. 

Observatorio de aves diseñado por RAU Architects

Un ejemplo de esta tipología arquitectónica contemporánea lo encontramos en Holanda, concretamente en la reserva natural de Scheelhoek. Los estudios de arquitectura RAU y RO&AD han diseñado ‘T IJ, un observatorio de pájaros inspirado en el nido de una de las aves autóctonas; el charrán patinegro. De este modo, el proyecto, construido con materiales locales, adopta la forma de un huevo asentado sobre una base de arena, cáñamo y juncos.

El observatorio de aves diseñado por RAU Architects destaca por su estructura en madera

Una estructura de madera parametrizada

La estructura ha sido diseñada paramétricamente para obtener el equilibrio perfecto entre forma, disposición y dimensión de los 402 listones de madera ensamblados insitu que sustentan el conjunto. Éstos a su vez actúan como una celosía a través de la cual incide la luz natural y garantiza al usuario las mejores vistas de las aves de Scheelhoek.

Un nido a escala humana

El revestimiento exterior de ‘T IJ se materializa mediante un tapiz continuo fabricado gracias a la agregación minuciosa de piezas de caña local. En cuanto a la madera utilizada en la estructura, existen dos zonas diferenciadas debido a la climatología local. La parte inferior se ha construido con vigas de Accoya, una tipología de madera acetilada para ser resistente al agua, ya que se espera que la zona quede inundada varias veces al año. La parte superior, en cambio, incorpora madera de pino, aportando calidez y luminosidad al conjunto.

Por último, vale la pena destacar el componente efímero y circular de esta construcción. Como si de un nido real se tratase,  se puede desmontar muy fácilmente pudiendo reutilizar sus piezas en otra ubicación o para llevar a cabo otro proyecto.

Fotografía: Katja Effting

Artículos relacionados

Convocada la cuarta edición de Mugak/ Bienal Internacional de Arquitectura de Euskadi

Países Bajos, el ejemplo: el urbanismo de Amersfoort gana el premio a la ciudad europea de 2023

Una vivienda de policarbonato y muchas plantas, elegida como La Casa del Año 2023 por RIBA

Pacificación y zonas verdes: Barcelona proyecta la nueva Plaça dels Àngels en el Raval