Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Redacción
26 julio 2023

Luz natural y vegetación inundan este coworking solidario en el barrio de Gracia.

Manglar es el primer coworking solidario de España y fue diseñado para ser un ecosistema de trabajo con luz natural y vegetación abundante. El edificio del número 29 de la calle Balcells ha sido reformado para dar lugar a más de 140 espacios de trabajo flexibles.  

Sostenible, luminoso y solidario  

Los coworkings con impronta sostenible siguen creciendo en Barcelona. Y el caso de Manglar no es uno más, sino que se trata del primer coworking solidario de España. La empresa ofrece a sus inquilinos la posibilidad de convertir los gastos ordinarios en donaciones indirectas para fundaciones sociales.  

Manglar coworking

Para desarrollar este negocio solidario, Manglar se ha apoyado también en el diseño sostenible y de confort de sus usuarios. El coworking se ubica en un inmueble de 1.5000 metros cuadrados, en el número 29 de la calle Balcells en el barrio barcelonés de Gràcia. Allí, Manglar coworking ofrece 142 espacios flexibles de trabajo para todo tipo de perfil profesional.  

Manglar coworking
Manglar coworking

Diseñado como un ecosistema de trabajo con luz natural y vegetación abundante, Manglar es un lugar inspirador, sostenible y muy generoso con el espacio individual. En este sentido, la empresa se ha marcado el objetivo de aportar la mayor confortabilidad al usuario, con espacios de una ratio de diez metros por persona, cuando la mayoría de los coworkings alcanzan los siete u ocho.  

Manglar Coworking

Para el interiorismo del espacio, Manglar coworking contrató a una paisajista, con el fin de poder dotar el edificio con abundante vegetación y fomentar el bienestar a la hora de trabajar. Ya sea desde los espacios flexibles más económicos hasta oficinas privadas, todos los ambientes cuentan con luz natural gracias a la introducción de vidrio y lucarnas en el techo.  

Manglar Coworking

En la decoración predominan las plantas naturales de todo tipo, desde colgantes hasta plataneros, ficus o monsteras. El mobiliario elegido es clásico, de líneas simples y naturales, con sillas negras y grises y mesas de escritorio de madera natural.  

Artículos relacionados

Saloni juega a los extremos: gana versatilidad con formatos XL y XS en porcelánicos

Una cama de cartón que se monta en cinco segundos: así es la cama humanitaria diseñada por una start up española.

Una colorida reforma en Madrid propone vivir alrededor de una mesa

Viena, vanguardista o cómo revolucionar el urbanismo desde una perspectiva feminista