Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
María Bertero
17 enero 2024

Réplicas de puentes parisinos y “la Venecia de China”: así se transformó Suzhou

Situada a 110 kilómetros de Shanghái, la ciudad china de Suzhou ha generado varios debates por su urbanismo extraño, que copia modelos europeos y genera nuevas formas de interacción entre su distrito cultural y sus habitantes.  

Reinterpretando el estilo europeo

La perfecta cuadrícula de calles, avenidas y altas torres puede parecer Manhattan. Sin embargo, a lo lejos se ven puentes que parecen los que atraviesan el Sena en París o los miles de tantos que circunscriben Venecia. Se trata de la ciudad china de Suzhou que es, ante todo, un símbolo curioso de urbanismo.  

Más concretamente, la bahía de la ciudad ha sido testigo de una enorme transformación, dando como resultado un nuevo estilo de vida. El Gran Canal de Suzhou fue por durante años el más largo del mundo jamás construido y, junto con la telaraña de ríos que la atraviesan, se llegó a considerar como “la Venecia de Oriente”. Además, el 35% de esta ciudad china está cubierta por agua, dando lugar a la construcción de innumerables puentes. Muchos de ellos, por no decir casi todos, son réplicas de puentes occidentales, llegando a existir 56 puentes copiados de Europa y América.  

Tower Bridge de Suzhou

Con críticas de por medio y sentencia de plagio, en Suzhou hay una réplica (o copia) exacta al Tower Bridge de Londres, el doble en tamaño y con cuatro torres en vez de dos. También se puede ver en la ciudad china el mismo puente de París, concretamente el de Alejandro III, así como el Harbour Bridge de Sídney. El primero fue construido con hormigón, mientras que la copia del australiano es de granito y en una versión más pequeña que el original.  

El nuevo centro cultural con sello Pritzker 

Más allá de las réplicas, copias y arquitectura que horna o imita a occidente, Suzhou ha diseñado una nueva y moderna área alrededor de su bahía con obras de grandes arquitectos. Se trata del Centro Cultural de Suzhou, que forma parte del Wujiang Lakefront Masterplan y abarca más de 100.000 metros cuadrados de superficie.  

centro cultural suzhou de portzamparc
Cortesía Christian de Portzamparc

El Centro Cultural se compone de dos edificios: la ópera y un centro de exhibición. La Suzhou Opera House se compone de un teatro, un escenario multifuncional, una sala modular con capacidad para 600 butacas y un teatro Imax. El Wujiang Exhibition Center, por su parte, cuenta con un museo de 24.000 metros cuadrados, salas de exhibición y un centro de conferencias de 14.000 metros cuadrados.  

Centro Cultural Suzhou Portzamparc
Cortesía Christian de Portzamparc
Opera de Suzhou
Cortesía Christian de Portzamparc

Detrás del centro cultural estuvo el arquitecto francés Christian de Portzamparc, ganador de un Pritzker. La obra destaca por integrar la estructura del edificio con el eje peatonal y el terraplén del canal. Las dos alas del edificio se conectan con una cinta metálica continua, que simula el símbolo del ying y el yang, a la vez envuelve la fachada de la ópera y del centro de exhibición. El centro cultural de Portzamparc se ha vuelto un símbolo del skyline de Suzhou, donde los visitantes pueden caminar a lo largo de él mientras un juego de luces entre el agua y el cielo se ve reflejado en la estructura de metal.  

Con todo, el diseño urbanístico de Suzhou logró en 2014 alzarse con el premio Lee Kuan Yew. Aunque se pueda hablar de copias y edificios muy modernos, el reconocimiento se debió en parte a la valoración de la ciudad china por su patrimonio histórico.  

Suzhou ha logrado mantener intacta la riqueza de su centro histórico, conservando sus jardines y canales, al mismo tiempo que creó nuevos distritos industriales y de negocios.  

Artículos relacionados

De la madera transparente al biohormigón: los nuevos materiales en la arquitectura para una construcción más sostenible

Interiorismo cromático: una cafetería en Barcelona teñida de azul

godella-valencia-sanchis-diariodesign-portada

Un estudio para dos sobre baldosas de barro

Somos Nido: el ‘caliu’ como bandera detrás de Norrsken Barcelona y La Llave de Oro