Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

La interiorista Bárbara Aurell diseña una vivienda vestida por iconos del arte y el diseño.

Espacio en Blanco, el estudio capitaneado por la interiorista Bárbara Aurell, firma la reforma de esta vivienda en Barcelona. Una auténtica explosión de texturas, materiales y color que ponen en valor las piezas de arte y diseño que visten cada uno de sus rincones.

Una reforma integral

Cuando Bárbara Aurell y su equipo de Espacio en Blanco llegaron a esta vivienda de Barcelona, se encontraron con un piso oscuro de pasillos estrechos, muchos compartimentos y mala circulación. Una distribución que iba en contra de los planes de futuro de la nueva y joven pareja propietaria que deseaban una casa luminosa en la que ver crecer a la familia.

Bárbara Aurell diseña una vivienda vestida por iconos del arte y el diseño.

De esta forma, la interiorista derribó todos los tabiques para dar la vuelta a la vivienda. Así la ha convertido en un amplio hogar de lleno de luz que mira al exterior. La acogedora terraza con una gran bancada de madera abraza el interior y lo dota de luz natural. A través de unas puertas correderas acristaladas, se abre hacia un enorme salón de concepto abierto y a partir del cual se articulan el resto de las estancias. 

Acogedora terraza con una gran bancada de madera

Circulación orgánica y fluida

Desde el primer momento, el equipo de Bárbara Aurell lo tuvo claro. Era necesario generar esa sensación de amplitud sustituyendo los tabiques por elementos arquitectónicos que dibujaran nuevas y amables circulaciones de personas entre los espacios.

Mueble divisorio funciona como pared, estantería y almacenaje

Siguiendo la estética del redondo pilar de gresite en color verde de la terraza, se han construido separadores de zonas que delimitan las diferentes estancias. En el salón, un enorme mueble divisorio funciona como pared, estantería y almacenaje mientras da paso al comedor. En él, aparece una pared panelada que queda cerrada en forma curvada.

pared panelada de madera con formas curvas

Festival de materiales y texturas (y mucho color) 

Plantear la paleta cromática de la vivienda ha sido un verdadero reto. Era importante crear un interiorismo colorido que transmitiera armonía e ilusión. Para ello, se han incorporado tonos atrevidos, entre los que predomina el verde, marcado por el pilar de la terraza.

Explosión de materiales, texturas, color, arte y diseño

Este color se cuela en todas las estancias a través de las paredes, el mobiliario, los revestimientos y la vegetación. Se ha combinado con colores teja y crema creando una atmósfera cálida y acogedora.

El verde se cuela en todas las estancias a través de las paredes, el mobiliario, los revestimientos y la vegetación
Dormitorio con cabezal de madera de canutillo lacada

Además, se ha prestado especial atención a las texturas de los materiales. En esta vivienda, se han introducido esquinas redondeadas y muebles de canutillo lacado. Este recurso se presenta como hilo conductor, y está presente en la cocina, el baño y los dormitorios. Interesantes formas geométricas que aportan singularidad, amabilidad y modernidad al mobiliario.

Tonos verdes, teja y crema para una atmósfera cálida y acogedora
Mobiliario de canutillo lacado con esquinas redondeadas

Iconos del arte y el diseño

Para este interiorismo, se ha tenido muy en cuenta la importancia de elegir grandes obras del arte y el diseño. Así pues, esta casa en Barcelona exhibe orgullosa numerosas y valiosas piezas. Ejemplo de ello son la alfombra diseñada por Jaime Hayon para nanimarquina y la butaca Utrecht de Cassina, ambas en el salón. 

Arte y diseño en esta alfombra de Jaime Hayon para nanimarquina

La iluminación también se ha cuidado al detalle tal y como muestran los apliques del dormitorio y la lámpara de lectura de Flos; la lámpara de techo Bohemia de Marset en el comedor, o las luminarias de Artemide, Louis Poulsen o Jielde. Y, como la buena iluminación en el arte es esencial, la han acompañado con obras de artistas emergentes como la ceramista Laura Niubó, el pintor Carlos Herraiz, la escultora Carla Cascales o el artista geométrico Miguel Fusté.

Arte y diseño en la lámpara de techo Bohemia de Marset

Fotografía: Doblecoco Studio

Artículos relacionados

mallorca-villa-sanlluis-diariodesign-piscina

Un refugio atemporal en lo alto de una atalaya de Mallorca

Rafael Moneo: el primer Pritzker español detrás de Atocha, el Kursaal y el Museo del Prado

Porcelanosa Bathrooms

Más de 5.000 millones de ventas y con sello internacional: radiografía de la cerámica y el azulejo español

Toronto: cómo mitigar el impacto del cambio climático a través del urbanismo