Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Un iPhone roto inspira este bar-laboratorio de vinos en Praga.

Wine Bar Dvojka es un Bar à Vins contemporáneo y moderno, un poco punk y vintage en Letná, Praga. Destaca su interiorismo absolutamente de color blanco. Un proyecto de Jan Plecháč y Henry Wielgus para su viejo amigo Richard Preisler.

Wine Bar Dvojka, Praha

Diez años de proyectos compartidos y una gran amistad son el punto de partida del Bar de vinos Dvojka, proyectado por Jan Plecháč y Henry Wielgus. Un sueño que hace tiempo rondaba por la cabeza de su propietario y que los arquitectos han materializado en un interior que, como ellos mismos cuentan «expresa la personalidad se su amigo tal y cómo ellos la ven».

Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.

Contemporáneo y moderno, punk y vintage

Tras varios diseños que los arquitectos descartaron por consider que no estaban «a la altura para su amigo», la inspiración llegó a través de una foto de un viejo iPhone roto. Este fue el inicio y la plantilla que dio lugar al proyecto. Un espacio contemporáneo y moderno, por un lado, y un poco punk y vintage con un toque artístico, por el otro; y que encaja perfectamente con la personalidad de su propietario. Y es que Richard, además de dirigir una galería de arte, tiene antecedentes artísticos.

Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.

El proyecto recrea un espacio amigable y agradable, donde los visitantes se sienten relajados incluso antes de beber la primera copa de vino. Un carácter que se refleja tanto en la elección de muebles e iluminación, como en la de suelos y revestimientos.

Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.
Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.

Un telón de fondo blanco

Amueblado con un par de bancos de trabajo y taburetes recuperados, y viejos frigoríficos donde mantener fresco el vino, todo se pinta de blanco. De esta forma, se construye un uniforme telón de fondo sobre el que emerge un cuidado juego de luces y sombras.

Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.
Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.

La pintura blanca vertida sobre el suelo de hormigón simula un estudio de pintura de un artista; mientras que la colección de neveras nos traslada a una tienda de frigoríficos antiguos. Un espejo circular en el techo replica el mostrador central.

Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.
Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.

Como contrapunto, los arquitectos han incorporado un toque de color rojo a través del número dos de neón. Este preside la pared en referencia al vino tinto e incorpora una pista de lo que es el bar.

Wine Bar Dvojka, Praha. Interiorismo blanco.

Fotografía: BoysPlayNice

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Tres casas, una cabaña y diez mujeres. Lo más visto esta semana.

Nunca dirías que este restaurante de Roma era, en realidad, una panadería.

Lo más leído: cinco casas muy distintas.

Lo mejor de la semana: preparados para el buen tiempo.