Filandón, de Isabel López Vilalta, uno de los cinco finalistas españoles a los Restaurant and Bar Design Awards 2012.

Tres edificios que simbolizan, respectivamente, origen, tradición y futuro, conforman el restaurante Filandón, cuyo nombre rinde homenaje a la tradición de hilar y charlar junto al fuego. El proyecto, del estudio Isabel López Vilalta+Asociados, es uno de los cinco finalistas españoles a los prestigiosos Restaurant and Bar Design Awards 2012. La nominacion a este premio, que se entregará el próximo 6 de septiembre en Londres, reconoce la atmósfera de calidez y hospitalidad de este conjunto arquitectónico cercano a Madrid.

Ubicado en una zona protegida de El Pardo, el nombre de Filandón rinde homenaje a una tradición que todavía se sigue practicando en algunas zonas rurales y montañosas de León, Asturias y Galicia. Se trata de una reunión nocturna de mujeres que, después de la cena, hilan y charlan, cuentan cuentos y leyendas, siempre alrededor del fuego.

Los propietarios del restaurante tienen sus orígenes familiares entre León y el País Vasco. De hecho, la conjunción de ambas cosas, la tradición del filandón y el vínculo del cliente con sus orígenes, son el hilo conductor que une los diferentes espacios del conjunto.

El estudio de Isabel López Vilalta + Asociados, que ya conocía al cliente por anteriores proyectos en común, recibe el encargo de crear un restaurante 100% acogedor, donde el comensal se sienta bienvenido. El objetivo es regalar la máxima calidez y hospitalidad a través de una arquitectura respetuosa con su entorno. Un restaurante donde el aire libre adquiere importancia gracias a la relación interior-exterior.

El conjunto de Filandón está formado por tres edificaciones. Cada una de ellas representa el origen, la tradición y el futuro a través de los materiales empleados en su construcción. A su vez, todas ellas pretenden rendir un homenaje los orígenes familiares de los propietarios.

El acceso se produce a través de un patio de granito que une los dos primeros edificios del conjunto, un material que vincula el proyecto con sus orígenes.

El primer edificio está construido en granito -propio de la zona de Castilla-, y madera, base de la estructura de cerchas que sostiene la cubierta. Esta está inspirada en los teitos, unas construcciones tipo cabaña de piedra y cubierta vegetal típicas del norte cantábrico, utilizadas como despensa. En este proyecto, el estudio de Isabel López Vilalta la reutiliza simbólicamente, convirtiéndola en un lugar donde el alimento es elaborado.

El granito es el nexo con el origen de una parte de la familia, mientras que la cubierta vegetal, lo es de la otra. Por todos estos materiales, el primer edificio aglutina elementos que representan los orígenes de la familia.

El siguiente edificio mantiene el granito como material significativo. Con él se ha construido el muro principal y es la base de los contrafuertes que nacen de él. Estos dividen el espacio en distintos ambientes, comedores polivalentes y versátiles que pueden unirse en uno solo o independizarse si es necesario. Se han realizado en barro y contienen, cada uno de ellos, una puerta corredera que permite dicha versatilidad.

Los materiales utilizados en esta segunda construcción buscan ser la representación de la tradición. El granito y el barro, son materiales autóctonos y ambos de tradición leonesa. La cubierta, de zinc, es la tradicionalmente utilizada en la arquitectura palaciega propia de la zona interior y central del país. Su relación con el entorno se produce a través de un jardín privado, sin acceso directo para el resto de edificios del conjunto. Este jardín responde a la voluntad del cliente de mantener la tradición de la reunión familiar y adquiere así un sentido especial, ya que se ubica en el edificio que elogia la tradición.

El tercer y último edificio busca ser el futuro, y es nexo de unión entre el origen y la tradición. En él, los materiales tradicionales (barro, hierro, madera de residuo reciclada…) se combinan de una manera más contemporánea y bajo el concepto de reutilización.

El primer y el tercer edificio del conjunto comparten el jardín que los une al entorno, lo que configura un espacio exterior versátil, gracias el mobiliario escogido.

Toda la paleta de colores utilizada, a tono con la filosofía e inspiración del proyecto y de su ubicación, abarca colores tierra, piedra, madera, hierro y barro. La iluminación está al servicio del espacio interior con la intención de imprimir sensaciones de calidez y recogimiento, auténtica herencia e inspiración en la tradición del filandón.

 

Restaurante Filandón
Carretera Fuencarral-El Pardo (M – 612) Km.1,9
28049 Madrid
Tel. 917 343 826
www.filandon.es

 

 

Estudio Isabel López Vilalta
Putget 6, local 8
08006 Barcelona
Tel. +34 932 531 169
 
 
 
Serrano Anguita 4, pral 1ª
28004 Madrid
Tel. +34 687 942 116
www.isabellopezvilalta.com
 

 

Lee más proyectos de Isabel López Vilalta en diarioDESIGN aquí.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Florero Chapapote, de Curro Claret. Foto en El País

Visto en El País: El diseño de vanguardia español llega a Washington

Nueva colección BoConcept: una mirada contemporánea a los ‘60.

Oficinas AOL 7 OK

El espacio se abre paso en la nuevas oficinas de AOL, en Palo Alto, obra de Studio O + A.

Party

Heritage Collection: la nueva colección de Tres Tintas trae el siglo XIX a casa.