Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Rockwell Group diseña JW Marriot, un oasis de calma y sofisticación entre el bullicio de Madrid.

Ubicado en Plaza Canalejas, el hotel de Rockwell Group en Madrid cuenta con 193 habitaciones y es concebido como un espacio de relajación que contrasta con la vida vibrante del centro madrileño. Rockwell Group pone la firma a un nuevo proyecto en nuestro país con colores neutros que hacen resaltar los elementos originales de este histórico edificio.  

Balance, relajación y juventud en el nuevo hotel de Rockwell Group en Madrid

El estudio neoyorkino de interiorismo Rockwell Group ha vuelto a apostar por España para llevar a cabo otro de sus espectaculares proyectos. Se trata del nuevo JW Marriot Madrid, un hotel de lujo donde encontrar relajación y calma entre la bulliciosa capital española.  

El hotel refleja los valores de la marca JW Marriot, inspirada en los principios del mindfulness. Para ello, Rockwell Group ha concebido este proyecto como un oasis de calma en contraste con el ritmo acelerado y vibrante de Madrid. Una paleta de colores neutros es el común denominador en este hotel de lujo.  

Habitación hotel, habitación colores neutros, sillón de terciopelo, mesa de mármol

Ubicado en Plaza Canalejas, el hotel de Rockwell Group en Madrid cuenta con 193 habitaciones, que se unen en pasillos revestidos con paneles de madera con detalles en metal. Las habitaciones de JW Marriot Madrid han sido concebidas como espacios flexibles para descansar, trabajar o dormir. Todas ellas cuentan con pisos de madera y alfombras personalizadas inspiradas en la fachada del edificio, mientras que en algunas habitaciones son visibles las columnas originales del edifico.  

Decoración habitación de hotel, Hotel Marriot Madrid

Rockwell Group jugó con diferentes escalas, capas y texturas para crear suites con una sensación residencial urbana. Cada habitación cuenta con un cabecero de cama de gran tamaño, forrado en cuero; un cuarto de baño de lujo con mármol, madera y estanterías metálicas; un salón con sofá, mesa de mármol; y vestidor y estanterías empotradas.  

Terraza hotel con vistas, hotel madrid, mobiliario terraza

La paleta de colores utilizada en las suites del hotel de Rockwell Group en Madrid varía entre reflejos crema, beige, gris y naranja cálido. Además, todas las suites de JW Marriot Madrid cuentan con terraza, decorada con mobiliario de cuero y mármol. 

Chimenea y sofás de felpa en la entrada del hotel  

Rockwell Group diseñó la entrada del hotel en Madrid como un umbral del espacio público y privado. El vestíbulo fue decorado por lujoso sofás y sillones en tonos neutros tapizados en felpa. Las mesas son de piedra y madera, que se disponen cerca a la chimenea. Una rejilla decorativa de hierro fundido, con un patrón inspirado en la balaustrada original del edificio rematan la chimenea del vestíbulo.  

Sofás de felpa, sillones de felpa, colores neutros
sofás de recepción, columnas de metal
barra de bar, barra de madera, paneles de madera, butacas

La barra de madera en un extremo del vestíbulo marca la transición del salón hacia el restaurante, que está separado por un antiguo arco con una puerta espejada. Las ventanas de gran tamaño en el comedor principal crean un contraste entre la luz, los paneles de nogal de las paredes y bloque de mármol gris oscuro en las paredes.  

arco, arco revestido en madera

Biblioteca y recepción con acentos geométricos  

Al lado de la entrada principal del hotel se da paso a la biblioteca. Una luz tenue y sutil ilumina las estanterías, que se encuentran llena de objetos de artesanos locales y una curada selección de libros de historia, cultura y turismo español.  

Biblioteca oscura, biblioteca iluminada, columnas de metal
Recepción de hotel, columnas de metal, interiorismo en colores neutros, mostradores geométricos

La recepción se ubica dentro de un atrio central, bajo un geométrico techo flotante y de la escalera principal del hotel, para crear una experiencia de check-in más acogedora. Los mostradores fueron hechos a medida, repitiendo las formas geométricas.  

Detalles de lujo para el restaurante  

El restaurante del hotel de Rockwell Group en Madrid está abierto todo el día y su ingreso es posible desde dentro o fuera del hotel. Las columnas históricas del edificio (que se presentan en algunas habitaciones), son acompañadas de espejos y se extienden desde el vestíbulo hasta el restaurante.  

Otros detalles que diseñó el estudio neoyorkino son candelabros de metal negro, apliques de vidrio soplado a mano para las paredes y banquetas inspiradas en el antiguo Hollywood, realizadas en cuero. Estas combinan con mesas de piedra y de metal negro reflectante, que se extienden por el salón principal, el privado y el patio. El sector al aire libre fue cargado de exuberante vegetación, que agrega un toque relajante y biofílico al restaurante.  

Rockwell Group y una nueva apuesta por España  

Para este proyecto, Rockwell Group se ha encargado del interiorismo y diseño arquitectónico, además de la iluminación y el diseño de algunos muebles a medida. El hotel abrió sus puertas el pasado marzo y se suma a la lista de proyectos de la empresa estadounidense en nuestro país.  

El restaurante Jacqueline fue el primer diseño gastronómico del grupo en Barcelona, donde también cuenta con el Hotel Nobu. En Madrid ha desarrollado el Gran Hotel Inglés y The Westin Palace. Con sede en Nueva York y una oficina en la capital española, Rockwell Group enfatiza la innovación y el liderazgo intelectual en cada proyecto.      

Artículos relacionados

Una colorida reforma en Madrid propone vivir alrededor de una mesa

De las luces de neón a la estética minimalista: la fórmula del interiorismo de WeWork

salon clásico

Cómo decorar un piso de obra nueva y convertirlo en un hogar acogedor.

Una vivienda de estética setentera propone habitar sin puertas