Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
silla eames y chimenea

Una casa en el Eixample recupera el carácter perdido gracias a una cuidada rehabilitación.

Adaptar una vivienda a los nuevos usos de la vida contemporánea pero manteniendo su carácter puede ser una empresa compleja. Sin embargo, esta casa en el Eixample barcelonés se lo puso muy fácil a los arquitectos de Zaga Arquitectura, que dieron con la distribución adecuada y han sabido devolverle la nobleza perdida gracias a recursos que todos podemos aplicar en nuestras viviendas.

Diferencias entre reforma y rehabilitación

El principal objetivo de este proyecto fue recuperar una típica vivienda del Eixample, en Barcelona. ¿Por qué recuperar y no simplemente reformar? Porque el paso del tiempo y el uso como oficina la habían despojado de sus rasgos más característicos. La casa conservaba, es cierto, las proporciones y las hechuras de la vivienda que una vez fue, y se asomaba a unos de los pocos patios interiores ajardinados que se conservan en la zona. Sin duda era un buen punto de partida para Mariana Plana y Nicolás Markuerkiaga de Zaga Arquitectura.

recibidor con lámpara colgante y paredes revestidas de madera

El primer paso fue aprender de lo ya existía y entender el marco que la casa ofrecía. Asumir su geometría, y las limitaciones de la envolvente y proponer algunos cambios que relajaran un poco sus rígidas jerarquías, algo anacrónicas. Ya saben, antes se llevaba eso de tener muchas habitaciones , algunas interiores, y de tamaño diminuto. Pero ahora prima más la amplitud, los espacios abiertos, y, por una cuestión demográfica, en las familias ya no hay tantos miembros como solía haber, por lo que se necesitan menos habitaciones.

salón de casa en el Eixample
comedor de madera, decorar con cuadros de Matisse

La cocina como lugar de encuentro y descanso

De este modo, la cocina decorada en negro, situada en el centro de la vivienda, dejó de ser un cuarto de servicio relegado a funciones secundarias, para erigirse en el corazón de la vida de la casa y el nexo entre el salón comedor y la zona de las habitaciones. Y como en la zona del salón se integró la terraza, se ganaron metros y la luz se expande hacia el interior. Dos problemas, dos soluciones. Además, se añadieron molduras en las paredes para ennoblecer el espacio.

cocina con isla y muebles negros

Nueva distribución adaptada la vida contemporánea

La configuración completamente abierta de la nueva distribución transforma por completo del resto de la vivienda. En la fachada este, con la luz fría de la mañana, se encuentran los dormitorios, el vestidor, baño y estudio. En el suroeste, asomados al influjo del jardín interior y el atardecer, se colocan ordenados el cuarto de estar, el comedor y la galería.

salón con molduras en techo y paredes, chimenea de mármol
ideas para reformar un balcón

Habitar una casa en el Eixample como esta exige aceptar su particular morfología y encontrar la forma de encajar en ella. Los espacios, por tanto, se van ordenando de forma lineal, pautados por una sucesión de crujías que vertebran la vivienda. Ir cruzando esta secuencia de espacios significa transitar una gradación de estancias que van de lo público, a lo privado y de allí a lo íntimo. 

mezclar azulejo hidraúlico con madera

Dormitorios y baños apuestan por el blanco y la madera

El resto del trabajo consistió en elegir una paleta de materiales que oscilara entre lo existente y lo contemporáneo. Un ejemplo de ello con las molduras de las que hemos hablado antes, pero el toque original lo aportan las alfombras de pavimento hidraúlico sitiadas estratégicamente en las zonas húmedas (cocina y baños), en el despacho y en la galería que antes era el balcón.

dormitorio con paredes acolchadas
molduras de latón en paredes

En definitiva, se ha buscado un proyecto de interiorismo que englobara las características de la vivienda y aportara un marco discreto y confortable. Que dejara espacio para el desarrollo de la vida y no alejaran a los residentes de su vivienda y del entorno. Se elige quietud antes que dinamismo, serenidad y equilibrio en vez de asombro. A veces, es mejor pasar desapercibido, y las viviendas, como esta casa en el Eixample también pueden ser discretas y amables, pero con carácter, eso sí.

baño con puerta de cristal negra
aseo con suelo hidráulico

Fotografía: Marcela Grassi

Artículos relacionados

DOMEHOME: cómo ampliar una vivienda atendiendo criterios sostenibles y funcionales

Una casa payesa en Ibiza se transforma en un refugio blanco al mejor estilo mediterráneo

casa en el retiro

Un sofisticado piso con vistas al Retiro entre lo señorial y lo moderno.

Roble, esparto y caña protagonizan esta antigua casa de pescadores de la Costa Brava