Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Integración en el paisaje y vistas de ensueño en esta casa de la sierra madrileña.

El estudio de arquitectura La Reina Obrera ha diseñado una vivienda unifamiliar a la altura de la copa de los árboles. La casa, compuesta por un gran volumen rectangular y cubierta a dos aguas, queda integrada en el paisaje gracias a una envolvente de madera natural y chapa minionda color marrón.

Vivir en las alturas

Diseñar una vivienda unifamiliar en un entorno natural, alejada de cualquier elemento edificado, no es tarea fácil. De hecho, es común observar errores proyectuales que confieren al objeto construido apariencias ajenas al lugar donde se ubican. Por ello es necesario realizar una correcta lectura del paisaje y orografía existentes para poder escoger una morfología, orientación y materialidad adecuadas.

cabaña garaje de motos
casa de madera sobre pilares

La vivienda que mostramos en este artículo aprueba con nota una complicada implantación sobre el terreno existente así como la integración cromática y material con el entorno circundante. La casa, diseñada por el estudio madrileño La Reina Obrera, se eleva sobre la copa de los árboles para garantizar las mejores vistas en todas las estancias de la vivienda.

casa de madera sobre pilares, dormitorio con terraza

Una nave diáfana sectorizada según los usos funcionales

El proyecto está formado por un único volumen rectangular de 260m2 que se eleva respecto el terreno mediante una estructura de acero. Esta gran nave consta de 6 partes diferenciadas gracias a los 7 pórticos estructurales que sustentan la casa que pautan unas divisiones interiores que no llegan al techo ni al perímetro. De este modo, los espacios se conectan visualmente y las estancias quedan separadas unas respecto a otras gracias a la propia arquitectura.

distribución espacio abierto con terraza
plano de casa de madera

El primero de estos bloques funcionales se destina a garaje y el segundo a una zona de estudio y dormitorio adicional. El bloque central compuesto por el tercer y cuarto bloque de manera unitaria alojan la cocina-comedor-salón. Finalmente el cuarto y quinto bloque albergan los dormitorios. Debido a esta secuencia y disposición longitudinal, todas las estancias cuentan con visuales al exterior y luz natural.

cabina de baño en dormitorio
pasillo largo pintado de blanco

Aplicación de estrategias Passivhaus

La envolvente de la vivienda juega un papel fundamental en el proyecto. En primer lugar como estrategia de implantación en el entorno mediante el cromatismo de las fachadas. Éstas se materializan con hierro, madera natural y chapa minionda de color marrón como guiño a los troncos de encina de los alrededores.

terraza con cesto de mimbre

En segundo lugar como estrategia para el ahorro energético. La fachada, que cuenta con un grosor de 46cm, permite evitar puentes térmicos al crear una envolvente continua y bien aislada. Se compone de termoarcilla con trasdosados en el interior y un rastrelado de panel sándwich de poliuretano sirve de base para el acabado de chapa minionda en la cara exterior. Además, la estrategia energética del proyecto se completa con un sistema de climatización mediante suelo radiante alimentado por un sistema de aerotermia, garantizando el confort interior siguiendo el estándar passivhaus.

mueble de baño de madera

Fotografía: Carla Capdevila

Artículos relacionados

Fimma + Maderalia pone en valor la madera en edificios históricos de Valencia en su edición número cuarenta

Viena, vanguardista o cómo revolucionar el urbanismo desde una perspectiva feminista

arquitectura-olivos-garrigues-diariodesign-portada

Una arquitectura única entre un inmenso campo de olivos

El Museo ICO se engalana ante la esperada retrospectiva de Balkrishna Doshi