Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Una vivienda que oscila entre el clasicismo y el modernismo rehabilitada por Carmen Bueno.

En un edificio protegido de principios del siglo XX en Chueca, se encuentra esta casa de 170m2. Imponentes techos, molduras esculturales, materiales nobles y una espectacular chimenea que hablan del respeto por el pasado. La arquitecta Carmen Bueno, especializada en restauración y conservación del patrimonio arquitectónico, ha sido la encargada de firmar esta intervención.

Restauración respetuosa

Entre el bullicio y el ambiente multicultural de Chueca, destacan los edificios señoriales que visten las calles de este barrio madrileño. En uno de esos edificios modernistas de gran valor arquitectónico, se encontraba esta vivienda de 170m2. El paso del tiempo había causado estragos en ella quedando obsoleta y desvirtuada. Así fue como los nuevos propietarios contactaron con la arquitecta e interiorista Carmen Bueno. Su experiencia en restauración y conservación del patrimonio arquitectónico la convirtió en la mejor aliada para devolverle la esencia perdida.

sofá curvo blanco, salón decorado en blanco

Para ello, fue necesario recuperar el carácter histórico de este edificio de 1905 y trasladarlo al interior de la vivienda. Se respetaron los elementos ornamentales como la carpintería de madera exterior de 3 metros de altura que está protegida. Carmen Bueno volvió a lacar sus fraileros y colocó doble cristal con cámara Climalit para mejorar el confort térmico y acústico.

mesa de comedor de mármol rojo, escultura de pie

Esculpir el espacio desde cero

La vivienda propone un interesante diálogo entre el clasicismo y el modernismo. Este concepto se ve potenciado a través de las esculturales molduras que la arquitecta ha tallado desde cero. Un elemento que ensalza la altura de los techos mientras cose el interiorismo.

sofá curvo blanco, casa en chueca, carmen bueno interiorista

Las molduras se expanden a lo largo de los 170m2 integrando todas las estancias e inundando las paredes. De esta forma, las puertas y armarios quedan totalmente mimetizadas en la monumentalidad del espacio. Como en un minucioso trabajo de maza y cincel, Carmen Bueno ha evocado el clasicismo más delicado en la estética de la vivienda.

Molduras en techos, paredes y armarios que integran las estancias.

Interiorismo modernista

El interiorismo de esta casa se ha dibujado con líneas limpias, puras y sencillas. Los tonos blancos de las molduras y las paredes se presentan como el lienzo perfecto para imprimir en él el carácter modernista del mobiliario.

Interiorismo modernista en esta vivienda clásica diseñada por Carmen Bueno

Un sinuoso sofá modular tipo nube aporta comodidad, flexibilidad y elegancia al salón. Frente a él, sorprende una preciosa chimenea de mármol creada por Dolmen Piedra de manera artesanal. Junto a las molduras y el parqué de espiga, este recurso de la arquitectura clásica impregna el interiorismo de ese je ne sais quoi del estilo parisino.   

Preciosa chimenea de mármol creada por Dolmen Piedra de manera artesanal.

El uso del mármol se extiende por el resto de la vivienda en su mobiliario, baños y cocina. Un material noble que refuerza el escultórico trabajo de Carmen Bueno. En color blanco, aporta luminosidad y armonía al interiorismo.

isla de cocina de mármol blanco
baño con mueble de madera

Por su parte, la decoración genera el verdadero contraste entre las dos corrientes arquitectónicas. Piezas de arte y diseño, muebles y detalles lacados en negro o la introducción de materiales metálicos como el acero y el bronce que hablan de esa inspiración contemporánea. 

Piezas de arte y diseño, muebles y detalles lacados en negro

Iluminación artística

Como en cualquier museo o galería de arte que se precie, la iluminación cobra una especial importancia. Los grandes ventanales y los espacios abiertos riegan de luz natural el interior de la vivienda. Además, otra de las reminiscencias modernistas es el uso del hierro lacado. En este sentido, las cristaleras de casi 4 metros de altura lacadas en blanco ayudan a introducir la luz a todos los rincones.

Cristaleras de hierro de casi 4 metros de altura lacadas en blanco

Por su parte, el proyecto de iluminación se ha diseñado para resaltar la belleza de las molduras de techos y paredes. Focos, apliques y lámparas colgantes colocadas de manera estratégica para crear un ambiente envolvente en el espacio.

Focos, apliques y lámparas colgantes colocadas de manera estratégica para crear un ambiente envolvente.

Fotografía: Montse Garriga

Artículos relacionados

Micromortero, granito y líneas depuradas en Neutrale, la nueva tienda de estudio Diir.

CU4 arquitectura transforma este ático con piscina y geometría irregular en Valencia

Isern Serra recupera un local de Poblenou y lo transforma en un café de especialidad con diversidad de texturas.

Arquitectura en bruto y consumo consciente. Así es TRAMO, el nuevo restaurante de moda en Madrid