Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

La casa de Masquespacio, una explosión de color con toques de la antigua Valencia

El estudio de diseño Masquespacio, fundado en 2010, ha llevado un proyecto personal al remodelar su propia casa. Un espacio de color y diseño que no ha querido perder el carácter del edificio, una antigua casa valenciana del siglo XX.

Una casa antigua típica valenciana de 1925, en un entorno rural cerca de la ciudad ha sido la elegida por Ana Milena Hernández Palacios y Christophe Penasse, fundadores de Masequespacio, para crear su propia vivienda. La fachada representa el estilo de principios de siglo XX, a través de sus adornos de celosías y la puerta original de madera. Para los fundadores de Masquespacio, uno de los principales objetivos a la hora de remodelar la vivienda fue mantener la esencia histórica y respetar la belleza de su pasado.

© Luís Beltrán

Una zona de trabajo llena de color

El suelo de mosaico hidráulico valenciano junto a los rodapiés y el techo, en combinación con las paredes de ladrillo visto, dan la bienvenida al entrar a la casa. En la zona de oficina, añadieron un contraste de colores respecto al diseño original. Las mesas, por ejemplo, se componen de una celosía similar a la original y de maderas de colores. 

En la sala de reuniones, las cortinas y mesas siguen el estilo de las de la zona de oficinas. Sin embargo, utilizaron un microcemento de color en el suelo y una textura rugosa en algunas paredes. Estos materiales conectan con la zona residencial, ubicada en el primer piso de la vivienda. La última zona de esta planta es el patio interior, que alberga un jardín donde los inquilinos visualizan tanto un uso personal como laboral.

© Luís Beltrán

Un hogar con identidad propia

En el piso de arriba destaca el juego de formas cuadradas, triangulares, circulares y semicirculares, aunque también han querido respetar los detalles antiguos del edificio. El toque personal se observa en la estética con detalles brutalistas que se unen a un contraste de colores, materiales artesanales, texturas y formas.

La cocina-salón presenta otro contraste de formas por los varios materiales utilizados: mármol, aluminio, microcemento y azulejos hechos a mano. El mobiliario es marca de la casa, de las colecciones Mas Creations. Destaca la colección Cono, creada con impresión 3D en arcilla y terminada a mano. Una escalera que conduce a la azotea de mantenimiento se conserva en su estado original.

El baño resalta por su color amarillo a partir de azulejos tradicionales y la pared realizada con la tradicional técnica mediterránea del trencadís. Pero la joya de la corona, según los fundadores, es su dormitorio. Una cama de color flúor se presenta en el centro, envuelta por una cúpula diseñada por el mismo estudio.

© Luís Beltrán

Los fundadores de Masquespacio han querido apuntar que “el proyecto de nuestra casa representa muy bien nuestra trayectoria y el estilo artístico que hemos ido desarrollando durante todos estos años”. “Desde los inicios gráficos que tuvimos, hasta un toque de New Memphis y un aire a veces futurista, siempre con el objetivo de mantener y respetar el estado original de la casa”, añaden. 

Artículos relacionados

De las luces de neón a la estética minimalista: la fórmula del interiorismo de WeWork

La artesanía y el color invaden Casa Nido, lo nuevo de Yeyé Estudio

Un restaurante de inspiración náutica desembarca en Madrid de la mano de Zooco Estudio.

Arquitectura colonial y vegetación tropical en las nuevas oficinas de Ron Brugal en Madrid