Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El Pazo de Quintáns estrena rehabilitación y tejado de tejas.

Tras 14 años abandonado, el Concello de Sanxenxo ha restaurado los edificios que lo conforman, así como los espacios exteriores, para convertirlo en el nuevo Museo de la Cultura Gastronómica. El proyecto, del arquitecto Carlos Berride, se ha centrado en convertir el conjunto en un espacio 100% sostenible mediante soluciones y materiales naturales como la clásica teja de cerámica curva.

Nuevo Museo de la Cultura Gastronómica

Desde el pasado verano 2021, el antiguo complejo del Pazo de Quintáns, en Sanxenxo (Pontevedra), vuelve a lucir su esencia, casi, original. Construido acaballo entre el siglo XVI y XVII, en un enclave privilegiado en la parroquia Noalla, con vistas a la playa de A Lanzada y al istmo de O Grove, esta edificación pacega había permanecido en el olvido durante casi una quincena de años. Con el objetivo de recuperar su esplendor y darle un nuevo uso, el Concello de Sanxenxo tomó la decisión de sacarlo de su grave estado grave estado de deterioro y convertirlo en el primer Museo de la Cultura Gastronómica de las Rías Baixas. La idea es que el ya estrenado Pazo de Quintáns devenga un enclave valioso del itinerario cultural «Ruta dei fenici» y que, así, promueva el patrimonio gastronómico y enológico de la zona.

Rehabilitación Pazo de Quintáns con tejado de tejas cerámicas

Rehabilitación profunda y respetuosa

Bajo la dirección del arquitecto Carlos Berride, la intervención se dividió en dos fases. La primera, centrada en el edificio principal; la segunda, en el hórreo y los espacios exteriores.

En todo momento prevaleció una única premisa: recuperar los máximos elementos originales posibles y mantener la esencia e identidad de todos los espacios de alto valor patrimonial. Entre otros elementos, se han podido restaurar los azulejos blancos de la capilla, así como la mayoría de las piezas del hórreo.

Indispensable: materiales naturales

Para reconvertir el Pazo en un complejo 100% accesible y sostenible, se ha prestado especial atención en la elección de materiales. Todos, por descontado, debían ser soluciones naturales, similares a las empleadas en la construcción original. Así, la elección estaba clara: madera, piedra y arcilla cocida. «Queremos que sea un Pazo que los vecinos sientan como propio y que puedan disfrutar de su belleza», comentan desde el gobierno local.

El tejado, de tejas

Uno de los elementos más notorios del proyecto son las cubiertas, dado su gran impacto visual. Se eligieron las clásicas tejas de arcilla cocida, en este caso fabricadas por Cerámica Campo, miembro de Hispalyt. Además de dar continuidad al aspecto original y mimetizarse con el entorno, la teja es una solución natural, de bajo impacto ambiental y con grandes prestaciones. Es fácil de instalar y también de mantener, ya que resiste bien la humedad y evita la aparición de verdín u otras vegetaciones. Su total impermeabilidad protege bien de las inclemencias meteorológicas (incluso heladas), proporcionando máxima fiabilidad desde el punto de vista técnico.

Rehabilitación Pazo de Quintáns con tejado de tejas cerámicas
Rehabilitación Pazo de Quintáns con tejado de tejas cerámicas

Para la rehabilitación del Pazo de Quintán se instalaron más de 300 m2 de teja cerámica, 250 m2 en el edificio principal y 54,7 m2 en el hórreo. En este segundo caso, al estar dotado con un celeiro de la primera mitad del siglo XX, se requirió instalar una protección especial.

“La teja cerámica es un material con historia y tradición, que se ha usado a lo largo de los siglos en un gran número de edificios. Su empleo en rehabilitación, tanto en edificios convencionales como para la recuperación de espacios históricos como este, es altamente recomendable. Su apariencia tradicional nos permite conservar la identidad del inmueble; su durabilidad y resistencia nos garantizan una larga vida de la cubierta; y su bajo impacto ambiental y la elevada eficiencia energética nos permiten adaptar cualquier tipo de edificio a los requerimientos ambientales más exigentes”, nos explican desde Hispalyt.

Hoy, el edificio principal del Pazo de Quintáns acoge un espacio para exposiciones y zonas administrativas, mientras que el hórreo se ha convertido en un aula ambiental. También se ha acondicionado una zona para eventos y se han recuperado espacios singulares como el jardín barroco y la capilla.

Tejas de Hispalyt

La Sección de Tejas de Hispalyt, junto a la Asociación Gallega de Ceramistas (AGACER), desarrolla el programa El Tejado, de Tejas, cuyo objetivo es destacar las prestaciones y ventajas de este material para la construcción y rehabilitación de cubiertas.

Pazo de Quintáns. Estrada 9212, 11, 36990 Sanxenxo, Pontevedra.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

El patrimonio ferroviario de FGC en Rubí estrena nueva imagen.

La cooperativa de arquitectos Lacol recupera el edificio de La Comunal.

La tendencia raw llega a la arquitectura.

El Pritzker 2022 premia la arquitectura social y sostenible de Francis Kéré.