Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Paredes azules, suelos hidráulicos y mucho arte en este piso de 60m2 en Glòries.

Las piezas de arte expuestas sobre paredes azules protagonizan este pequeño apartamento de 60 m2, situado en un edificio de principios del siglo XX en la zona de Glòries, Barcelona. Los suelos hidráulicos -antiguos y nuevos- y la carpintería original de madera potencian la acertada reforma de la arquitecta suiza Sandy Brunner, junto con María Puebla.

La casa azul

La vivienda, en Barcelona, presentaba la clásica distribución de la época, muy compartimentada. Sus múltiples habitaciones eran pequeñas y muy oscuras. El reto para la arquitecta suiza Sandy Brunner ha sido, por consiguiente, transformar estos diminutos espacios en ambientes amplios, cómodos y luminosos. También debía mantener la esencia original y el encanto del piso, y a a la vez rentabilizar al máximo cada metro disponible.

Apartamento con paredes azules de 60 m2 en Glorias, Barcelona
El color azul, el arte de Fernando Adam y una silla de los Eames protagonistas de este apartamento de 60 m2 en Barcelona

Lo primero que se hizo fue derribar todos los tabiques interiores. A partir de ahí, se diseñó un mobiliario con doble función. Además de almacenar, también tenía que servir como elemento organizador del espacio.

El  pavimento hidraúlico es otro de las estrellas del apartamento. Se han recuperado los antiguos que conviven con nuevas baldosas cerámicas

Las numerosas piezas de arte y el color azul bebé son los grandes protagonistas. Sin olvidar los pavimentos hidráulicos, la otra estrella de la vivienda. Los rastros de la antigua distribución han dejado vestigios en forma de huellas en el revestimiento del suelo. Diferentes franjas del nuevo mosaico dialogan con las baldosas antiguas.

En cuanto a la paleta cromática, que combina azul, blanco, amarillo y gris, está inspirada en los colores originales que se encontraron en las paredes. Se han preservado tímidos rastros en algunas áreas.

Desde el salón vista del pasillo que conduce a la cocina y el cuarto de baño.

La decoración aún no está decidida. Solo algunas piezas de diseño, como la silla Rocking Chair de los Eames que edita Vitra. En realidad, en el apartamento, casi transformado en una galería, se ha dado prioridad a las obras de arte. Son esculturas de casas de madera, pinturas y fotografías del artista venezolano Fernando Adam, que vive y trabaja en Barcelona.

Un volumen cúbico sirve como elemento distribuidor

Vista desde la cocina de los distintos pavimentos de suelo hidraúlico y del pasillo de armarios que no llegan al techo

La estrechez de la planta original se ha resuelto de una forma muy acertada. El proyecto ha incorporado, justo en la zona de entrada de la vivienda, una pieza compacta en forma de cubo. Este volumen aloja el cuarto de baño, parte de la cocina, una zona de trabajo, el lavadero y espacio de almacenamiento. Unas escaleras llevan hasta el techo del cubo transformado en un mirador. Desde allí, se divisa una visual limpia de todo el apartamento completo.

Una pieza en forma de cubo acoge parte de la cocina, la zona de almacenaje y el cuarto de baño. Unas escaleras permiten subir hasta el techo convertido en un altillo
El altillo del armario convertido en una atalaya que sirve como refugio y zona de juegos

Los armarios altos de la cocina forman ya parte del cubo. Sus escaleras, tipo barco, conducen al altillo, que es una atalaya en la que jugar o refugiarse. En lo alto se distingue el Eames Elephant, de Vitra.

Vista del elemento cúbico que sirve para distribuir los 60 m2 del  apartamento y las escaleras que suben al altillo

Distintos azulejos sueltos recuerdan las huellas del precioso suelo hidráulico original de principios del s XX que se encontraba en la vivienda.

El baño, una zona de armarios y el altillo en el techo con una silla Elephant Eames de Vitra en este apartamento de 60 m2 en Barcelona
Vista del cuarto de baño con muebles realizados a medida y en la que los materiales nuevos conviven con los azulejos originales recuperados

En los dormitorios, armarios que no llegan al techo aportan amplitud

La carpintería de madera original de todo el apartamento de 60 m2 en Barcelona ha podido ser restaurada y recuperada
Vista de los distintos pavimentos del apartamento 60 m2 en Barcelona

Para la zona de noche y dormitorios, se diseñaron armarios que sirven a la vez para delimitar los espacios. Están pensados de manera que no lleguen al techo, aportando amplitud y relación visual entre ambientes. Para optimizar los metros en las habitaciones, sus puertas se han colocado en el pasillo, reinterpretando un espacio corredor y convirtiéndolo, al tiempo, en una práctica zona de vestidor.

Toda la carpintería original de madera del piso ha podido ser recuperada y restaurada.

Apartamento con paredes azules de 60 m2 en Glorias, Barcelona

Fotografía: Marcela Grassi  

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Lo más leído: AllAround Lab, Ed3 Arquitectos, Ivy Studio, Horma, USM.

Lo más leído: dos casas, un restaurante healthy, una floristería y ocho sillas recicladas.

Vivir la Arquitectura en el histórico edificio La Costa de MBM.

Sandra Tarruella convierte el Hotel Chiqui en el mejor mirador al Sardinero.