Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

La elegancia de Balenciaga toma el Museu del Disseny.

A partir del 17 de junio, y hasta el 3 de octubre, el Museu del Disseny de Barcelona acoge la primera exposición internacional monográfica de los sombreros creados por el célebre modista vasco. "Balenciaga. La elegancia del sombrero" muestra más de 80 piezas procedentes del fondo del propio museo, así como del Cristóbal Balenciaga Museoa de Getaria.

Una exposición para quitarse el sombrero

Decía el cantante y compositor Joaquín Sabina (gran aficionado a usar bombín en sus conciertos), que «está bien tener sombrero, por si se presenta una buena ocasión para quitárselo». Y es que el sombrero siempre ha sido el complemento más singular de todos. Nació de la necesidad de cubrirse del sol o del frío, pero con los años fue adquiriendo un nuevo significado ligado a la distinción jerárquica. Se asociaba a la elegancia, el estatus social y la identidad de clase. Se convirtió en la pieza favorita de la aristocracia y del mundo de la alta costura durante la segunda mitad del S.XX. Y en ese mundo, había un nombre que destacó como uno de los modistas fetiche de las clases pudientes: Cristóbal Balenciaga.

Exposición Balenciaga. La elegancia del sombrero. Museu del Disseny Barcelona
Pamela relevée, 1945-1948
Exposición Balenciaga. La elegancia del sombrero. Museu del Disseny Barcelona
Tocado, 1933-1934

Con los movimientos sociales de los años sesenta, que abogaban por la igualdad social y de género, los sombreros y tocados empezaron a caer en desuso. Cuánto menos, perdieron ese áurea de distinción que los caracterizó durante años. Pasadas varias décadas, y debido a una mezcla de sensaciones entre la nostalgia y la admiración, las espectaculares esculturas diseñadas por Balenciaga siguen levantando pasiones.

Por ello, el Museu del Disseny de Barcelona, con la colaboración del Cristóbal Balenciga Museoa de Getaria, inaugura este 17 de junio la primera gran exposición monográfica de los sombreros, tocados, casquetes, pamelas, boinas, turbantes y pillbox creados por la Casa de alta costura de Balenciaga.

Exposición Balenciaga. La elegancia del sombrero. Museu del Disseny Barcelona
Conjunto compuesto por abrigo y falda, estola y casquete, 1933-1934

Una exposición para deleitarse

«Balenciaga. La elegancia del sombrero» reúne un total de ochenta y siete piezas, creadas desde finales de los años 30 hasta 1968, procedentes del fondo de ambos museos. Algunas se exhiben individualmente, otras combinadas con vestido o estola. En conjunto forman un recorrido que profundiza en la singularidad de su trabajo, donde uno puede hacerse una idea de por qué Balenciaga se convirtió en el modista favorito de la aristocracia de los años 50 y 60.

Exposición Balenciaga. La elegancia del sombrero. Museu del Disseny Barcelona
Casquete, 1964

Nacido en Getaria (Gipuzkoa) en 1895, emigró a París durante la Guerra Civil. Allí presentó su primera colección de alta costura, en el año 1937, y empezó a adquirir fama internacional. Su obra destacó por un particular uso de la geometría y los volúmenes, algo que trasladó también a sus sombreros y tocados. En este terreno, indagó sobre los orígenes, tradición y uso histórico de dicho accesorio. Lo actualizó y reinterpretó en clave moderna. Del mundo campesino, tomó los grandes sombreros de paja; de la cultura vasca y francesa, la boina; del entorno religioso, las tocas de las monjas y los sombreros planos de grandes alas de los sacerdotes; y del universo taurino, los madroños, redes, tricornios y monteras.

Balenciaga Shape

Además de crear formas innovadoras e imaginativas, Balenciaga trabajó con todo tipo de técnicas y materiales exquisitos. Empleó terciopelo, fieltro, paja, seda, crin, plumas, flores, bordados… Su libre experimentación fue tal, que llegó a crear un estilo propio, genuino y muy característico, hasta el punto de inventar un nuevo tipo de sombrero, denominado Balenciaga Shape.

Estudió a la perfección cómo incide la luz sobre cada color y material. Sabía que el raso, los bordados y algunas rafias generan reflejos tornasolados; y que podía crear interesantes juegos de transparencias con pajas finas, tules y velos; o que el terciopelo, el plumón de cisne y algunos fieltros absorben la luz.

Exposición Balenciaga. La elegancia del sombrero. Museu del Disseny Barcelona
Casquete, 1959
Exposición Balenciaga. La elegancia del sombrero. Museu del Disseny Barcelona
Pillbox, 1955

Sus imponentes tocados fueron mucho más que un accesorio. Eran un marcador de identidad que formaba parte de la personalidad de la clienta. Una pieza de vestir que equilibraba volúmenes y completaba la silueta e imagen personal de la mujer. Por ello, contaba con gran conocimiento de la anatomía de sus fieles clientas.

Exposición Balenciaga. La elegancia del sombrero. Museu del Disseny Barcelona

Exposición «Balenciaga. La elegancia del sombrero». En el Museu del Disseny de Barcelona del 17 de junio al 3 de octubre 2021.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Ribaudí ilumina el verano con el farolillo Candela para Faro Barcelona.

Todavía estás a tiempo de participar en el primer concurso internacional de diseño de Viccarbe.

Llega Linus®, la cerradura inteligente que manejarás a través del smartphone.

Collserola estrena The Voxel, la primera cabaña ecológica y autosuficiente para confinarse.