Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Luz y amplitud para un antiguo y pequeño piso de 65m2 en Barcelona.

Este antiguo piso en el Eixample de Barcelona ofrecía una imagen sombría y decaída en su estado original, pero dejaba entrever muchas posibilidades. Forma, el estudio fundado por el arquitecto Adrián Elizalde, las ha sabido encontrar.

Punto de partida

El objetivo principal de Forma estaba muy claro: reorganizar nuevos espacios abiertos para aprovechar al máximo la luz natural y asegurar la ventilación a la vivienda. Para ello, fue necesario comenzar por eliminar tabiques. El principal problema es que la estructura del edificio tenía las paredes de carga paralelas a la fachada, en el centro, y con pocas aberturas que oscurecían el resto del pequeño apartamento. Así que el estudio decidió practicar una gran abertura en uno de los muros de carga intermedios. De esta manera ha conseguido llevar la luz natural a todo este pequeño piso en Barcelona y a la vez mejorar su distribución.

Planos del pequeño piso de 65 m2 en Barcelona
Desde el salón, vista de la cocina y el comedor, con la puerta corredera que lleva al dormitorio y el baño de este pequeño piso en Barcelona.

El resultado es una sucesión lineal de tres grandes espacios de diferentes proporciones, según los muros de carga. Se han destinado a salón, cocina, comedor y dormitorio. Las grandes aberturas entre ellos, permiten flexibilidad, libertad de relación y amplían la sensación espacial.

El salón ocupa la mejor zona con buena luz, gracias a las ventanas que dan un bonito balcón a la calle. Es cálido, acogedor y cuenta con muebles, cómodos y funcionales. Está comunicado con la cocina, situada aparte, ya que el propietario no deseaba que estuviese integrada en su salón.

La cocina da un toque de modernidad

La cocina está realizada con madera de roble y muebles a medida con encimera de Silestone by Cosentino. El suelo se ha revestido con pavimentos de la firma sevillana Pinar Miro Mosaicos, de la colección Antique Style, pensada para los amantes de lo retro. Este detalle le da un toque muy contemporáneo.

La cocina combina muebles y paviemento de madera de roble, con un suelo de baldosas cerámicas retro
La cocina se encuentra a continuación del salón, ya que el propietario no deseaba integrarla

El comedor se ha situado frente a la cocina y se comunica con el salón

El comedor se ha situado justo después del salón y enfrente de la cocina, entre dos muros. Está conectado a la zona de estar mediante una amplia abertura, que permite el paso de la luz natural. Se le ha equipado con un práctico banco y una mesa de madera.

Vista del comedor situado junto al salón y frente a la cocina de este pequeño piso en Barcelona

Las antiguas carpinterías, molduras de los techos y los elementos tradicionales originales del apartamento han sido restaurados. Los nuevos materiales como las vigas metálicas se se han dejado vistas para enfatizar la distribución previa. Ambos, elementos tradicionales y tecnológicos, se han pintado de blanco. Así mejoran la iluminación natural y dotan al apartamento de una atmósfera más uniforme y contemporánea.

Objetivo: llevar la luz a la zona interior de dormitorio y baño

Un sistema de puertas correderas permite ampliar el espacio o aislarlo para dar intimidad a la zona más personal. El dormitorio y el baño quedan en esa parte interior que da a un patio estrecho y al que apenas llega luz. De ahí el protagonismo del blanco. Una estantería abierta, diseñada a medida, sustituye en parte el tabique para dejar pasar la luz y dar amplitud visual al dormitorio, que cuenta con zona de armarios y vestidor.

El dormitorio y su zona de armarios. Una estantería abierta diseñada a medida da amplitud visual y permite el paso de la luz

En el cuarto de baño, la ventana superior permite el paso de la luz natural y da amplitud al espacio. El lavamanos de Silestone negro, contrasta con la madera. De esta forma se crea un ambiente elegante que alterna los tonos blanco y madera con un suelo de baldosas hexagonales de cerámica.

En el baño de este pequeño piso en Barcelona, una ventana superior deja paso a la luz y da amplitud visual

La madera de roble es la gran protagonista

En la reforma de este pequeño piso de Barcelona se han cuidado al máximo todos los detalles. Según cuenta el arquitecto Elizalde, juegan un papel fundamental en la estética final de la obra. La madera de roble natural es el material principal de puertas, muebles y también del pavimento, que aporta textura y calidez. Además, actúa como una capa continua que unifica los espacios. La iluminación está también muy cuidada y realizada a base de guías y focos dirigibles o lámparas de suspensión para iluminar zonas puntuales. En cuanto a la decoración, está compuesta por pocos muebles, todos muy funcionales y en tonos naturales o blancos para optimizar cada metro y aumentar la luminosidad. Sin duda, un cambio, espectacular.

Fotografía: Adrià Goula

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. Cristian

    Muy bonito proyecto

Artículos relacionados

Michelet: la casa que crece con sus habitantes.

Cambio de look completo para un hotel transformado en un moderno resort.

Un repaso por los concursos de arquitectura y diseño que están en marcha.

Lo último en baños es el total look monocolor.