Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

La Buchli vuelve a brillar.

Construida en 1969 como residencia privada de la familia Schärer, propietaria de USM, la casa Buchli supuso un hito para la arquitectura modular. Su arquitecto, Fritz Haller, aplicó el mismo concepto constructivo que el famoso sistema mobiliario del fabricante suizo basado en estructuras de acero. Tras una laboriosa rehabilitación integral, USM le ha devuelto todo su esplendor.

El preámbulo de las casas modulares

Podría considerarse la antesala de las actuales y exitosas casas modulares. O también algo así como «la maximización» del sistema de mobiliario modular USM Haller. En cualquier caso, lo que es irrefutable es que la Casa Schärer, o «la Buchli», como se conoce popularmente, significó un toda una revolución en el mundo de la arquitectura de posguerra, así como un cambio radical en los ideales sociales y familiares. Una suerte de edificación que USM ha decidido rehabilitar con total fidelidad, manteniendo sus principios constructivos y estética. El mejor regalo para conmemorar su 50º aniversario.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Arquitectos y propietario poco después de finalizar las obras, 1969.

Cómo se concibió

La historia de la Buchli se remonta a la década de los sesenta y a la fructífera amistad entre el ingeniero y empresario Paul Schärer Jr (propietario de USM, nieto del fundador y padre del actual CEO) y Fritz Haller, uno de los arquitectos suizos más influyentes del siglo XX, representante de la arquitectura industrial moderna. Por aquel entonces, a Haller ya le rondaba la idea de crear un sistema de construcción modular para edificios. Lo bautizó con tres nombres distintos según la envergadura de su aplicación. MINI para residencias privadas y oficinas; MIDI para para construcciones verticales (tipo centros educativos); y MAXI para grandes complejos industriales.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Dos amigos con una visión clara: Fritz Haller y Paul Schärer. © Oscar Wiggli
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Fritz Haller

Por su parte, el empresario se entusiasmó con esta revolucionaria visión y juntos se embarcaron en varios proyectos. Primero, una nave de fabricación, en 1963; después, un nuevo edificio administrativo en 1965; y, finalmente, en 1969, la residencia privada de la familia.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Vista desde la carretera de acceso, década de 1970.

La Buchli, de dos plantas y un sótano, se construyó siguiendo el principio MINI, que posteriormente sirvió como prototipo para futuras aplicaciones de diseño de USM. Asimismo, representó el primer proyecto residencial de Fritz Haller basado en componentes prefabricados. Su edificación se llevó a cabo sobre la cima de una pequeña colina en Münsingen (Suiza), con impresionantes vistas panorámicas sobre la cuenca del río Aare y cerca de las oficinas de USM.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Plano original de Fritz Haller, 1968

Edificación sobre pilares

Precisamente, debido a las características de la parcela, la construcción de la residencia no fue nada fácil. El propio Fritz Haller explicó en 1978 que se trataba de un terreno accidentado y «extremadamente complejo». Por este motivo, encontró una ingeniosa solución al erigir la planta sobre pilares. La enorme capacidad de transformación del sistema y la libertad de interpretación en el plano constructivo refuerzan la sensación de transparencia y ligereza de la obra.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
La estructura de acero prefabricada estaba acabada tras dos semanas de obras. Remate, 1969.

Contó con una estructura de soporte, pavimento, tejado y pared exterior. Los cimientos, el sótano y el equipamiento interior se realizaron a medida. La estructura portante de pilares y vigas permitía ampliarse en cualquier dirección. De hecho, todos sus elementos son desmontables y pueden intercambiarse dentro de la propia disposición modular. Y, tal y como ocurre con las actuales casas prefabricadas, los plazos de construcción de la Buchli también fueron más cortos que los habituales.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
La casa «Buchli» (1969) de Fritz Haller, residencia de la familia Schäre

Distribución de la casa

La que fuera la residencia privada de la familia Schärer se erige sobre una estructura cuyos puntos de apoyo siguen el ritmo 2:5:2:5:2. El acceso principal se realiza por la planta superior. Abajo se encuentra el aparcamiento cubierto y el vestíbulo; y en el sótano, un estudio y la habitación de invitados. Una escalera de caracol metálica no apta para torpes sube a la planta de arriba, elevada sobre pilares. Allí se encuentra la zona social, la cocina y tres dormitorios con baño tipo suite.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
La cocina se abre a la sala de estar, 1969.
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Vista de la oficina de Paul Schärer en el sótano, década de 1970, con obras de los contemporáneos Oscar Wiggli y Jean Tinguely

Los armarios empotrados y el cuerpo central de la cocina fueron diseñados por Haller; el resto del mobiliario interior, incluyendo la chimenea independiente, se construyó con el sistema modular USM Haller. Todo encaja a modo de cuadrícula.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Plano dimensional de la casa Schärer con mobiliario, 1994.
Dibujo de Bruno Krucker, profesor Rüegg, ETH Zúrich.
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Plano original de 1968, con la cuadrícula básica de 1,2 x 1,2 m sobre la que se disponen las estancias y los elementos de mobiliario.

Se percibe una clara influencia de los gustos y referentes arquitectónicos de Schärer, quien sentía admiración por la obra de Mies van der Rohe y Le Corbusier.

La Buchli sigue la misma línea estética formada por una estructura de acero y vidrio con espacios abiertos (sus grandes ventanas rectangulares alcanzan los 1.20 m de ancho) que, por ejemplo, la famosa Farnsworth House, construida en Plano (Illinois) en 1951 por van der Rohe.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
© Maris Mezulis
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Vista de la zona de estar diáfana. Las estancias incluyen paredes acristaladas para disfrutar del paisaje alpino. El mobiliario actual es muy parecido al original. Los planos originales ya muestran la elección y la ubicación de los sillones y sofás de Le Corbusier.
© Maris Mezulis
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Zona de comedor con cocina abierta y chimenea, todo en línea con la cuadrícula básica.
© Maris Mezulis
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
El mobiliario actual es muy parecido al original. © Maris Mezulis
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
© Maris Mezulis
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Zona de entrada renovada con la escalera típica de Fritz Haller. Conecta la planta baja
con el piso superior residencial por un lado y el sótano técnico y de oficina por otro.
© Maris Mezulis

Jardín y piscina

Años más tarde, en 1986, se añadió la piscina y un pabellón anexo de planta única, construido con el sistema de acero MINI-MINI. Siguió la misma estética que la casa. Su planta cuadrada presenta secciones de 6×6 semiabiertas, que forman una terraza cubierta encarada a la piscina.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
© Simon Opladen
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
© Simon Opladen

La Buchli, 2019

La remodelación integral duró unos cuatro años, entre 2015 y 2019, cuando, coincidiendo con el 50 aniversario de su construcción, USM le devolvió todo su esplendor.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
© Maris Mezulis
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Los sistemas de muebles USM se adaptan perfectamente a la residencia de diseño modular, como arquitecturas en miniatura. © Maris Mezulis
USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
© Maris Mezulis

Hoy la casa Schärer, la Buchli, vuelve a brillar tanto o más que el primer día y aloja a los afortunados invitados de la compañía. Una compañía cuyo exitoso mobiliario parte del mismo concepto arquitectónico que la visionaria vivienda.

USM reforma la Casa Schärer (la Buchli), construida en 1969 por Fritz Haller y convertida en todo un referente de la emergente arquitectura modular.
Invierno de 2020. © Simon B. Opladen

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Lo mejor de marzo 2021.

Casa del Limonero: una reforma en Valencia que capta la esencia de la luz mediterránea.

Lo más leído: un ático en Sarriá, lo último de Camper y una cocina turquesa.

La ingeniosa cubierta en forma de V que inunda de luz esta vivienda en Osona.