Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Es Pou, una pequeña casa de campo en Formentera.

El arquitecto Marià Castelló firma el proyecto de esta pequeña casa de campo con la que rinde homenaje a la arquitectura vernácula de Formentera. La vivienda, de 70 m2 y un porche de 24,  está enclavada en Mas Pou, una finca tradicional, en el centro de la isla, rodeada de cultivos de trigo y avena.

Es Pou, Formentera

Es Pou de Can Marianet Barber es un topónimo histórico del interior de la isla de Formentera. Una parcela rural en la que se ha enclavado esta pequeña casa de campo. La intervención se ha realizado en la zona oeste de la finca. Está orientada a sur y protegida del sol de poniente por una masa de vegetación. Libera así la zona más fértil para mantener la actividad agrícola. Junto a la casa, destacan las trazas de los clásicos muros de piedra seca centenarios, orientados hacia el sur. También un área preparada para recuperar el agua de lluvia en un aljibe.

Vista de la pequeña casa de campo en Formentera con los campos de labranza y el mar al fondo
Vista aéresa de la casa de campo construida en tres volúmenes, el cuarto alberga el aljibe que la abastece de agua

Una construcción blanca, horizontal y en tres volúmenes

Este último proyecto de Marià Castelló, dirigido junto su socia, Lorena Ruzafa, se caracteriza por su sencillez, su apego a la tierra y a la vida slow, que matiza con una mirada contemporánea. Los dos arquitectos nacidos en Formentera, conocen perfectamente la isla, sus singularidades climáticas y su arquitectura. A la que se pliegan, admiran, respetan y suman un plus de eficiencia técnica y alta tecnología. Aunar vanguardia y tradición va implícito en el espíritu del estudio.

Planos de los tres volúmenes y comunicados y el cuarto, enterrado, que acoge el aljibe y se usa de terraza

Esto se refleja en la construcción realizada mediante tres volúmenes que, ordenan el programa para reducir la escala e integrarla en el paisaje balear. Blanco y horizontal, como mandan los cánones. De sur a norte, el primer cuerpo aloja un porche que ofrece la protección solar. En el segundo se ha situado la parte común y social, orientada al sur, con el acceso y las mejores vistas desde el porche. Y el tercer volumen, orientado hacia el norte, acoge a los dos dormitorios. Entre ellos, franjas transversales que separan físicamente los volúmenes, aportan ventilación y luz natural. También los dotan de servicios y conexiones, además de separarlos del área común.

Vista de los volúmenes en los que se ha divido esta pequeña casa de campo en Formentera, delante el aljibe que sirve de terraza
Vista de la celosía de cerámica que comunica los espacios y sirve de ventilación a la pequeña vivienda

Una preciosa celosía hecha con azulejos de cerámica crea geometrías de luz y sombra en la zona intermedia, que a acoge el cuarto de baño y el patio de ventilación. Queda un último volumen, situado delante del porche, más al sur, que se encuentra bajo tierra. Alberga al aljibe que abastece de agua a la casa y tiene una terraza en la parte superior que se suele utilizar como solárium.

Luces y sombras en el interior gracias a la celosía de cerámica

El color de la tierra y los tonos de almendros e higueras se trasladan al interior de la vivienda

Tanto el porche como el interior brindan interesantes perspectivas hacia el llano paisaje de campos de trigo y avena, en los que predomina el suave y cálido color de la tierra y los verdes apagados de los almendros e higueras. La luz y el color del exterior se adentran en el interior de la casa de la mano de la cerámica y la madera. Dos materiales nobles que el proyecto de arquitectura ha combinado de una forma exquisita, sutil y atemporal.

Vista del porche decorado con piezas diseño de los arquitectos para Diabla y sillas Tom Vac de Ron Arad que edita Vitra

El apego a la tierra de Formentera y su estilo de vida libre y natural se aprecia en la forma en cómo se ha construido esta pequeña casa de campo. Los materiales son todos sostenibles y en armonía con el paisaje de la isla. Bloques de termoarcilla, la madera de pino, piedra caliza y los morteros de cal que quedan a la vista, como acabados, dan forma a soluciones constructivas que aportan calidez y espontaneidad.

Sillas Tom Vac de Ron Arad para Vitra, mesa D12, diseño de Marià Castelló para Diabla y una BKF, silla Butterfly, junto a una lámpara Cestita de Miguel Mila para Santa&Cole

La calidez de la tierra se plasma en el techo y los pavimentos, resueltos mediante bovedillas cerámicas de tipo mallorquín y baldosas de terracota prensada. Las baldosas el suelo, de cerámica la Andaluza, se utilizan también como revestimientos de fachada, acabado de cubierta, en el cuarto de baño o el cabecero de obra del dormitorio principal. La arcilla, como tierra cocinada, da cuerpo a muebles y elementos singulares. Se alterna con piedras y grava, que se han hecho triturando los ladrillos sobrantes de la obra.

Es Pou. Formentera. Marià Castelló

El interiorismo: sencillo, sostenible y diseñado a medida en sintonía con iconos del diseño

Es Pou. Formentera. Marià Castelló. Casa de campo

Esta filosofía con un enfoque artesano ha llevado a Marià Castelló a ocuparse directamente del interiorismo. Y a diseñar gran parte del mobiliario a medida que se integra dentro de la propia arquitectura. Algunas piezas icónicas como la butaca Torres Clavé, de 1934, o las sillas Wishbone creada por Hans.J Wegner en 1949 que edita Carl Hansen & Son, en el comedor. Se conjugan con las sillas tradicionales típicas de Formentera, un homenaje a la tradición artesanal mediterránea. Otras piezas más contemporáneas como la mesa de comedor y mesitas de la serie D12 diseñadas por Marià Castelló y Lorena Ruzafa para Diabla Outdoor, aportan un ligero contrapunto material al conjunto.

Destacan igualmente las obras de la artista Elena Vinyarskaya, residente en Formentera. Otras piezas míticas como las sillas BKF, también conocida como Butterfly, o la butaca Tom Vac de Ron Arad, que edita Vitra, decoran el porche, junto a la lámpara Cestita de Miguel Mila, editada por Santa&Cole.

Vista del comedor y la cocina , la mesa es la D12 de Diabla, junto a las sillas Wishbone de Wagner que edita de Carl Hansen & Son
La cocina con mobiliario de madera, y encimera de Corian. El techo de bovedilla mallorquin y el suelo de baldosas de terracota prensada

La cocina, equipada con una encimera de Corian y mobiliario hecho a medida de madera, y el sencillo comedor comparten un espacio común y desahogado.

Detalle del techo de bovedilla mallorquin

El austero y sencillo dormitorio armoniza con los tonos terracota

En el el dormitorio se ha realizado un cabecero de obra con baldosas cerámicas y luminarias, diseño de Marià Castelló integradas

Esta coherencia y armonía de materiales, ha llevado estudio de Marià Castelló a utilizar mecanismos eléctricos de porcelana blanca de Cerámicas Ferrés, y a integrarlos en el cabecero del dormitorio principal, así como en portalámparas y sanitarios. También han diseñado específicamente para este proyecto un conjunto de luminarias y piezas especiales, unas esculturas, realizadas artesanalmente con encofrados en el estudio, que buscan su integración cromática y dimensional en los revestimientos.

Una pieza de la colección D12 creada por Marià Castelló y Lorena Ruzafa para Diabla. La lámpara es diseño del arquitecto
Detalle de la luminaria diseñada exprofeso para la pequeña casa de campo y que se integra en el cabecero

Las luminarias escultóricas con motivos arquitectónicos de la isla, que firma Marià Castelló, se integran dentro del cabecero del dormitorio realizado con baldosas cerámicas. Los mecanismos eléctricos de cerámica vitrificada blanca armonizan con el conjunto. Todo el mobiliario se ha realizado a medida, excepto la pieza de la colección D12 diseño de Marià Castelló y Lorena Ruzafa para la firma Diabla Outdoor.

En el domitorio, armarios realizados a medida e integrados en la arquitectura

El verde de la vegetación isleña protagoniza el cuarto de baño

El frescor y el verde asociado al color de la vegetación protagonizan la zona de ducha del cuarto de baño, así como algunos paramentos verticales que se han revestido con la baldosa cerámica vitrificada de color verde diluido de idénticas dimensiones que el resto de piezas. La luz se tamiza hacia el interior a través de su paso por las celosías cerámicas, de Cerámica Mano Alzada, que generan un continuo baile de luces y sombras.

El cuarto de baño, está protagonizado por la cerámica verde
vista de la zona de ducha del cuarto de baño de la pequeña casa de campo den Formentera

Soluciones técnicas y acabados artesanos

Detalles de las luminarias creadas por Marià Castelló para esta pequeña casa de campo en Formentera

En definitiva, la idea de respetar el medio ambiente, intentar minimizar la huella y el proceso de la construcción son los pilares que definen este singular el proyecto en Formentera. Todo enfocado desde una mirada contemporánea con soluciones tan sostenibles como técnicas. El origen de algunas de ellas están estrechamente vinculadas a otro de trabajos del estudio, el proyecto artístico Fragments d’Arquitectura desarrollado en paralelo. Se trata de piezas modeladas en cemento y yeso de siluetas y detalles de edificios míticos de la isla que el estudio de Marià Castelló ha intervenido. Así rinde homenaje a su patrimonio arquitectónico histórico y contemporáneo.

Vista exterior de la vivienda y de los tres volúmenes que la componen

Fotografía: Marià Castelló

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

De antigua oficina a vivienda cálida y moderna.

CASA SEAT diseña la movilidad del futuro.

Molteni estrena flagship store en la zona alta de Barcelona.

Casa Dos Irenes, neoplasticismo cotidiano en los Bloques de Bernal.