Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Un apartamento muy personal en Madrid.

La propietaria de este apartamento a estrenar en Madrid buscaba un espacio diferente y personal que se alejase de la típica casa estándar. Para ello recurrió al estudio de interiores Deleite Design, antes incluso de recibir las llaves de su nueva casa.

También quería un vestidor y amueblar y decorar todo el apartamento a su gusto. Lara de la Mata y Daniel Povedano, de Deleite Design, han creado con estas directrices un interiorismo donde la luz y el color son los protagonistas. Un proyecto que más que en una reforma integral, busca interesantes soluciones con grandes resultados.

Vista del salón del apartamento en Madrid reformado por Deleite Design

El trabajo comenzó sobre los planos de la constructora. Explican los interioristas que pudieron ir a medir en la primera visita que hacen a los propietarios. “Esto nos permitió ganar mucho tiempo y poder ir definiendo no sólo la distribución, sino también el mobiliario y la decoración de la vivienda”.

Dar luz a la cocina y comunicarla con el salón

Apartamento personal de Deleite Studio en Madrid

La cocina era un tubo oscuro y cerrado. El trabajo de los interioristas buscó la fórmula de paliar el problema y encontró la solución abriendo una ventana al salón y añadiendo una barra para desayunar y comer. La propietaria no quería un comedor formal porque no lo iba a utilizar. En su lugar se creó esta barra con una ventana de guillotina. Esto le permite cerrarla mientras cocina.

Apartamento personal de Deleite Studio en Madrid

Papel pintado para personalizar la zona de estar

Apartamento personal de Deleite Studio en Madrid

Para la principal pared del salón Deleite Design eligió un mural de tonos blancos y grises, decorado con un suave paisaje que no condicionara el resto de la decoración, sino que la realzara. En esta pared es donde se sitúa el protagonista del salón: un aparador, de la firma valenciana Momocca. El modelo Adara de madera, con puertas ranuradas y revestido con un porcelánico blanco de Dekton en la superficie. Se ha elegido en colores claros, y a tono con la mesa de centro Exo de Kendo Mobiliario. El espacio se complementa con una String, la clásica estantería modular de diseño sueco, creada en 1949; aquí en negro. El toque de color lo aporta el sofá de terciopelo azul en sintonía con el resto de acabados, maderas y tonos suaves. Los jarrones Dual de Deleite completan el toque personal a la decoración del apartamento.

Apartamento personal de Deleite Studio en Madrid
La lámpara Cesta de Miguel Milá en la estantería modular de diseño sueco, Strinberg

Eliminar una habitación para ganar un vestidor

Vista del módulo armario que separa el vestidor de la zona de dormir

Para poder realizar el sueño de la propietaria y conseguir incorporar un vestidor a su dormitorio, el primer paso fue eliminar una de las tres habitaciones. Tras tirar los tabiques y unir los dos cuartos, se estableció la pared principal donde iría el cabecero de la cama. En la pared contraria se creó un armario de pared y otro central. Con él se marca la zona de vestidor y la divide de la de dormir. Al estar en el centro del dormitorio, tenía que ser una pieza muy especial. No llega al techo para no interrumpir el paso de la luz, ni la continuidad espacial. Tampoco está limitado con ninguna pared, sus funciones son servir de almacenaje, separar espacios y camuflar la televisión y los aparatos y enchufes de la misma.

Tonos papeles y un papel pintado en la pared del cabecero personaliza el dormitorio
El mueble armario en la pared de la zona del dormitorio, acoge la televisón. No llega al techo para no interrumpir el paso de la luz

Una sinfonía de colores

Detalle del papel pintado y de la lámpara todo diseño de Deleite Design para el apartamento en Madrid

La habitación se convierte así en una explosión de colores a través del armario, el papel pintado, los textiles y el cabecero de la cama y las cortinas. Todo esta confeccionado a medida. Sobre las mesillas de noche Monolit de Ethnicraft, las lámparas son un diseño de Deleite Design y aportan ese toque personal que pedía la propietaria, tanto al espacio como al proyecto de su apartamento en Madrid.

Vista de las mesillas de Ethnicraft y la lámpara y el cabecero diseñados por los interistas de Deleite Design para el apartamento en Madrid

La segunda habitación: trabajo e invitados

Habiación de invitados y de trabajo. El escritorio se utiliza de mesa de comedor cuando hay invitados

Por su parte, la habitación de invitados queda convertida en espacio de teletrabajo. Se realizaron unos muebles a medida en madera de roble y se empapeló la pared con un divertido estampado atemporal en tonos blancos y negros. El escritorio es una pieza práctica y versátil. Y tiene truco: se transforma en mesa de comedor cuando llegan invitados a casa.

Vista de la habitación de invitados

La iluminación a medida y personalizada

La nota de color en el salón la pone un sofá de terciopelo. La lámpara y los textiles se han diseñado a medida por Deleite Design para el apartamento

Los interioristas solicitaron a la constructora un único punto de luz por habitación. “Preferíamos realizar un plano de iluminación en base a la distribución de mobiliario – explican – así se controla la cantidad de luz que se necesita en cada espacio». Optaron por instalar focos empotrados y sin marcos, que logran que la iluminación pase inadvertida. Y para puntos concretos como las mesillas de noche o los baños, diseñaron lámparas para dar un toque más personal al apartamento.

Además, en los baños cambiaron los frentes de los muebles del lavabo que había puesto la constructora. «Creamos un diseño fresado y lacado al que incorporamos un tirador dorado. De esta forma le damos un toque diferente al baño sin hacer un gran desembolso».

Vista del baño del apartamento  en Madrid reformado por Deleite Design

En definitiva, un prueba más de cómo las soluciones bien estudiadas, el diseño personalizado y un buen estudio de la luz y el color es lo que marca la diferencia en un proyecto y le aporta personalidad.

Fotografía: Carla Capdevila

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Arranca el Design Market Barcelona 2020 en versión digital.

#FF: proyectos que huelen a verano

restaurante cocina abierta interiorismo negro

Made Studio sumerge a los comensales en la cocina del Habitual.

Happy Socks estrena nueva sede en Estocolmo.