Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Mariola Montosa
7 febrero 2014

El estudio del pintor Arranz-Bravo, un espacio abstracto al servicio del artista, diseño de Garcés-De Seta-Bonet.

Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 1 (Copiar) Un estudio de arte tiene su propio lenguaje. Es el lugar donde el artista y la creatividad se encuentran. Necesita ser solitario. Que nadie ni nada –inclusive la naturaleza o el diseño– interrumpa el proceso. Así lo han interpretado el pintor Eduard Arranz-Bravo y el estudio catalán Garcés-De Seta-Bonet para el espacio de trabajo del primero. Un monolito que intenta no molestar a su entorno y viceversa.

Ubicado al lado de la vivienda del pintor, en Vallvidrera, en plena montaña del Tibidabo (Barcelona), la sencillez de la construcción comulga con el objetivo de la estructura: allí sólo se crea. Es por ello que el diseño corresponde a un volumen compacto, de interior abstracto y prácticamente sin vistas en algunas de sus partes.

Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 3 (Copiar)

Las características del solar, sobre un terreno en pendiente, son de los pocos elementos que impacta en el diseño. En este caso, el desnivel ha permitido que el edificio cuente con dos alturas, ambas con acceso al exterior. En la planta superior, de 12 x 13.5m, está el estudio de pintura propiamente dicho. La planta inferior, más pequeña y también con menos altura, se ha destinado a taller de escultura y almacén. Una escalera lateral conecta las dos plantas en el interior.

Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 4 (Copiar)

El exterior se presenta como un volumen geométrico de forma irregular y con una cubierta de cuatro planos. Es un monolito uniforme. Un único color y una continuidad sólo interrumpidos por las puertas de acceso y la fachada de la planta inferior, completamente acristalada.

Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 5 (Copiar)

El interior es, simplemente, una cavidad de hormigón. Los espacios están vacíos. Las paredes, desnudas.

Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 6 (Copiar)

En el estudio de pintura sólo hay un punto de entrada de luz natural, a excepción de la puerta. Lo hace a través del lucernario del techo, situado en el punto donde convergen los planos de la cubierta. Aquí, por tanto, no hay vistas al exterior. En la planta inferior, en cambio, la iluminación y las vistas son generosas gracias a la gran apertura frontal.

Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 7 (Copiar) Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 8 (Copiar) Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 9 (Copiar) Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 10 (Copiar) Estudio Arranz Bravo de Garces_De Seta_Bonet 11 (Copiar)
Fotografías: Adrià Goula y Garcés-De Seta-Bonet Arquitectes.

 

 

Artículos relacionados

Anne Lacaton: arquitectura resiliente para la Medalla Soane 2023

isern serra casa decor 2023

Isern Serra presenta en Casa Decor un espacio inmersivo inspirado en el metaverso.

El mayor edificio Passivhaus de Europa está en España: abre en Vitoria el coliving Kora Green City.

De la Sierra Madrileña al caso antiguo de Pamplona: un paseo por las nueve mejores casas pasivas de España