Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Redacción
7 septiembre 2011

Apple Headquarters: del garaje de Jobs a un edificio-ovni ideado por Norman Foster.

Apple, el gigante tecnológico que ha hecho del diseño de sus productos y sus tiendas su ADN fundacional, nunca ha disfrutado de una sede espectacular, expresamente diseñada "ad hoc" por un estudio de arquitectura estelar. Pero este hecho está llamado a cambiar: pocos meses antes del anuncio de su retirada al frente de Apple, Steve Jobs presentó los planes de su nuevo campus que acogerá a los 12.000 empleados en Cupertino (California), actual ubicación de la compañía.

En su particular estilo, directo y casual, Jobs avanzó los planos de la futurista sede central de Apple diciendo: “los estudiantes de Arquitectura van a venir aquí a ver esto».

Jobs explicó que el nuevo edificio tendrá cuatro alturas y un aparcamiento subterráneo de cuatro pisos y será completamente circular. Tendrá un área central de esparcimiento, lo que da al edificio el aspecto de una rueda o platillo volante. Se trata de un edificio a escala humana que busca fomentar la comunicación.

«Es como si una nave espacial acabara de aterrizar», señaló el ejecutivo de Apple en su presentación. “No hay un solo tramo recto en este edificio de cristal. Todo es curvo«.

El nuevo edificio tendrá capacidad para unos 12.000 empleados. Ello permitirá a la empresa tecnológica agrupar en una sola zona a sus trabajadores, que ahora se encuentran esparcidos en diferentes edificios de alquiler. Sus instalaciones actuales solo pueden albergar a 2.800 personas.

Situado en una parcela de aproximadamente 708.200 m2, la nueva sede albergará también un centro de construcción, investigación y desarrollo, un auditorio con capacidad para 1.000 personas y una planta de generación de energía. Que el edificio sea respetuoso con el medio ambiente ha sido una de las prioridades del proyecto. Asimismo, se plantarán 6.000 árboles frutales y la nueva urbanización supondrá ganar un 60% de zonas verdes.

Se da la paradoja que esta nueva sede ocupará en gran parte los terrenos que Apple compró a Hewlett-Packard en 2010. El ayuntamiento de Cupertino decidirá si aprueba el proyecto este otoño, tras lo cual Apple podrá solicitar los permisos de obra y comenzar los trabajos, que se espera finalicen en 2015.

Información de diferentes fuentes. Imágenes © Foster + Partners, ARUP, Kier + Wright, vistas en archdaily.com.

Puedes leer más sobre Apple en diarioDESIGN aquí.

Artículos relacionados

La Masia se transforma de la mano de ABR Arquitectes Barcelona Rio

villacaproig-costabrava-diariodesign-portada

Villa Cap Roig, un soplo de luz en el corazón de la Costa Brava

Rem Koolhaas: alma multifacética para reinventar el paisaje urbano moderno

salamanca-almacen-vivienda-diariodesign-portada

El almacén salmantino que añoraba transmutar