Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Gracia Cardona
21 julio 2010

Casa Cedeira en Galicia de MYCC: prefabricada, sostenible y bonita.

Esta  casa de vacaciones situada en un paisaje gallego de impresión es un buen ejemplo de cómo fabricar -que no construir- viviendas sostenibles, baratas y, lo más difícil... habitables. Casa Cedeira es un proyecto llevado a cabo por el  joven estudio madrileño MYCC.
A pesar de ser una casa modular prefabricada, Casa Cedeira no tiene aspecto de barracón “de diseño”, ni de container reciclado, sino que simplemente parece una casa: dispone de su tejado a dos aguas (obligatorio por la normativa de la zona), sus ventanas batientes y su interior diáfano más propio de un loft urbano que de una casa de campo. Se encuentra situada en Cedeira, una población de paisaje remoto en la costa gallega, con una imponente presencia del océano en el horizonte, y rodeada de esbeltos bosques de eucaliptos y de campos de labor.

Los arquitectos de MYCC (despacho integrado por Carmina Casajuana, Beatriz G.Casares y Marcos González) han determinado que la forma de la construcción sea una geometría simplificada de la casa tradicional. El volumen resultante se ha envuelto de dos materiales que establecen un lenguaje con el paisaje del entorno: Viroc®, un prefabricado de cemento y virutas de madera de color grisáceo eucalipto en cubierta y fachadas laterales; y en las dos fachadas principales acero corten perforado según una silueta que recrea el  bosque circundante. El fibrocemento le da gran resistencia a la construcción, a pesar de ser un material ligero y de fácil transporte; las dos fachadas de corten dotan de fuerte personalidad a la vivienda gracias al poderoso juego de luces y sombras que se crea en el interior.

La casa consta de 6 módulos prefabricados en su planta principal: el primero alberga el dormitorio, en el segundo se encuentran el baño y la escalera, en el tercero la cocina, y los tres últimos forman el espacio principal de salón-comedor.  Todos los espacios se han distribuido siguiendo el esquema de planta abierta, dando máximo protagonismo al paisaje. En la planta superior se sitúa una buhardilla también diáfana de doble fachada abierta: hacia el mar en el suroeste y hacia los bosques en el noreste. Este espacio polivalente no tiene de momento un uso determinado; puede servir como dormitorio de invitados, sala de tai-chi o zona de juegos infantiles.

Casa Cedeira se ha construido tan solo en tres meses y se ha montado en dos días, impactando así mínimamente en el entorno y reduciendo al máximo los costes normales de la engorrosa construcción tradicional. Su forma ha sido determinada tanto por el programa establecido por los clientes –una casa de vacaciones con espacios diáfanos que permitiesen disfrutar del paisaje-, pero también por las necesidades de transporte y montaje de los distintos módulos que forman la construcción. Adicionalmente, la construcción se ha diseñado con unos altos estándares de eficiencia energética y equilibrio medioambiental: se controla la generación de residuos y de emisiones contaminantes.

Fotografías de Fernando Guerra/FG+SG
Planos costesía de MYCC

 

Artículos relacionados

Arte contemporáneo en un antiguo palacio barroco: así es el nuevo Centro Cultural Hortensia Herrero

Balance positivo de Feria Hábitat València y Home Textiles Premium con 45.000 visitantes

cmv-turquia-hotel-otomano-diariodesign-portada

CMV aterriza en Turquía con un hotel bañado por el mar Egeo

Seattle: ciudad esmeralda en constante evolución entre la modernidad y la tradición