Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
redacción
22 diciembre 2009

Casa Cubo en Brasil, diseñada por AR Arquitetos.

Los propietarios querían una casa grande, espaciosa y bien iluminada en un pequeño solar de 92 m2 encajado entre edificios. Pero Juan Pablo Rosenberg de AR Arquitetos y Marina Acayaba aceptaron el reto y consiguieron dar una magnífica solución a la joven pareja que iba a vivir en Casa Cubo, una nueva vivienda en el barrio de Pompeia, São Paulo.

Un solar de fachada de 6,6 m de ancho y 14 m de profundidad, encajado entre edificios altos y en una estrecha calle de tan solo 2,6 m. Con este difícil punto de partida, los propietarios solicitaron una casa de 3 habitaciones donde pudieran vivir con sus futuros hijos, una cocina que fuera el centro de la casa y estuviera integrada con el living, un despacho con biblioteca donde trabajar, una habitación para invitados y algún espacio exterior hecho de tal modo que no les quitase privacidad. Sin duda, un programa algo contradictorio.


La primera idea fue cerrar la casa a la calle y abrirla hacia el interior del solar. Se estructuró el volumen de la vivienda en forma de dos cubos superpuestos que creaban así dos patios interiores. En la base de la construcción se conservó un semisótano de la antigua edificación ya demolida, y allí se instaló la oficina para trabajar y estudiar. En este espacio se incluyó una amplia librería y un baño completo para que pudiera usarse ocasionalmente como habitación de invitados. Ahora, la luz de la calle ilumina la habitación de forma casi cenital, y el cielo puede verse desde el escritorio.

Sobre el sótano se superpusieron dos cubos, uno de 6 x 6 x 6 m situado en el centro del solar y otro descubierto de 3 x 3 x 3 m que completaba el volumen de la casa. Con esta estructura se cerró la casa al exterior y se abrieron dos patios interiores, uno delante y otro detrás, alcanzando el máximo uso permitido del solar a la que vez que se consiguió preservar la privacidad respecto de los vecinos cercanos.

En definitiva, los arquitectos han conseguido en Casa Cubo una casa grande en un solar pequeño, donde el cubo principal acoge los espacios sociales de la casa, que no interfieren con las actividades más íntimas o de trabajo. El volumen menor comprende espacios de servicio, como el garaje, un espacio de almacén o un lavadero, además del jardín que se extiende a la sala.

Fotografías de Maíra Acayaba. Visto en www.archdaily.com

Artículos relacionados

lobster-optica-born-diariodesign-portada

Lobster reconfigura su imagen con una nueva apertura en Barcelona

saint-gobain-oms-diariodesign-portada

El diseño de oficinas: fundamental para el rendimiento de los trabajadores

casa-heras-palacio-barroco-isern-diariodesign-portada

La transformación del palacio barroco Casa Heras en un hotel boutique de lujo

Baño de puro diseño: trece proyectos que harán que quieras una reforma.