Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Grand Comfort o cómo la primera colección de muebles diseñados por Le Corbusier se convirtió en un clásico

Un sillón tubular que dejaba la estructura a la vista o suplantar la madera con el acero fueron las claves que hicieron de Grand Comfort piezas clásicas que perduran hoy, cien años después de su creación.  

El sello de un genio  

Si hubo un arquitecto que se destacó entre los grandes fue Charles Édouard Jeanneret-Gris, o más conocido como Le Corbusier. Famoso por fomentar la construcción estandarizada y la funcionalidad de los espacios, el arquitecto suizo nacionalizado francés Le Corbusier también desarrolló con éxito su faceta de diseñador.  

sofá LC3

Fue en el año 1925 cuando la colección Grand Comfort cobró forma con motivos de la Exposición de Artes Decorativas de París. Para el evento, Le Corbusier con su primo Pierre Jeanneret y la diseñadora Charlotte Perriand diseñaron una serie de muebles para el pabellón del Espíritu Nouveau. Los primeros diseños correspondían a sillas de acero cromado y tubular.  

Le Corbusier

Pero el que más se popularizó y trascendió en el tiempo fueron los sillones y los sofás de Grand Comfort. En concreto, el modelo de sillón LC2 o Cube Chair fue la versión Petite Modele de la serie, mientras que el sofá de tres cuerpos correspondía al Grand Modele.  

La Bauhaus, como inspiración  

Le Corbusier, considerado el maestro del movimiento moderno en arquitectura, tomó la Bauhaus como inspiración para su línea de mobiliario Grand Comfort. El sillón LC2, de caño tubular metálico con terminación cromada, es un homenaje a los modelos del taller de la Bauhaus, pero con alcochado tanto en su respaldo, asiento como en los reposabrazos.  

Lo innovador de esta serie de sillones y sofás de Le Corbusier fue que la estructura de los muebles quedaba a la vista a modo de marco físico y metafórico. Además, los caños de acero cromado y su contenido acolchado abrazan a todo aquel que se siente en uno de ellos.  

Concretamente, el sillón LC2 de la serie Grand Comfort cuenta con 64 centímetro de alto, 60 de ancho y 65 de profundidad, dando como resultado una pieza de mobiliario cubista además de minimalistas. En cambio, el modelo LC3 es un poco más bajo. Para ambos diseños, Le Corbusier realizó un estudio exhaustivo sobre el cuerpo humano para garantizar el máximo confort.  

Editados por Cassina  

Originariamente, los sillones y sofás de Grand Comfort estaba rellenos de plumas de ganso, que luego se cambiaron por espuma de poliuretano y fibra de poliéster para obtener un diseño más compacto. Hoy en día, los modelos están disponibles en varios colores y acabados, además que el modelo LC3 puede ser de tres, cuatro y hasta cinco plazas.  

Desde hace unos años, la italiana Cassina es la única editora de las piezas de Le Corbusier, Jeanneret y Perriand. La firma lanzó LC Collection en honor al aniversario cincuenta del fallecimiento del genio suizo francés. La colección se compone de una renovación del diseño original con nuevos materiales y enfoques, pero manteniendo la esencia.  

En Cassina están disponibles no sólo los sillones LC2 y LC3, sino también otro diseño mítico de Le Corbusier como el chaise longue LC4 à Reglage Continu o la silla de estructura cromada y asiento de piel. Los precios de las piezas van desde los 5.000 euros.  

Artículos relacionados

aida colmenero

Sevilla se convierte en el epicentro del talento artesano con la exposición ‘Maestros del futuro’.

Reconstruir, rehabitar y repensar. La Bienal Mugak replantea el papel de la arquitectura en tiempos de inflexión

Cómo tapizar un sofá Chester (y no morir en el intento).

El ritmo de los sesenta inspira a Cuarto Interior para firmar el interiorismo de Hard Rock Hotel Marbella.