Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Entre psicodelia y pop: cómo la lámpara de mesa Nesso se convirtió en un icono del diseño

Su diseño se presentó por primera vez en el salón de diseño de Milán. Hoy, 57 años más tarde, la lámpara de mesa Nesso se ha convertido en un clásico de la iluminación y ha inspirado a otras marcas a crear lámparas con la peculiar forma de seta.  

Del Salone del Mobile a la mesa  

Corrían los años sesenta, la revuelta juvenil, los Beatles, los Rolling Stones, la psicodelia y el estilo pop con Andy Warhol como abanderado. El punto de ebullición perfecto para la creación de un objeto de decoración que trascendió tanto como la música y el arte de esa época: la lámpara de mesa Nesso. Su diseño con forma de seta y el material con el que es producida, innovador para la época, hicieron de esta pieza un clásico de la iluminación que se mantiene vigente.  

lámpara moderna, lámpara de mesa naranja, lámpara Nesso

El diseño del modelo de lámpara Nesso estuvo a cargo del italiano Giancarlo Mattioli, quien, junto al equipo Gruppo Architetti Urbanisti Città Nuova, ideó una lámpara de lo más innovadora ya que estaba realizada en resina ABS mediante moldeo por inyección. El diseño, con un claro guiño al estilo pop de la época, es de líneas curvas que parecen una seta, aunque Mattioli aseguró entonces que se había inspirado en el ombligo de una mujer.  

lámpara Nesso blanco

La lámpara Nesso fue presentada en el Salone del Mobile de 1965 y participó del concurso convocado por la empresa de iluminación Artemide y la editorial Domus, haciéndose ganadora del primer puesto. El galardón y su sello vanguardista convirtieron a Nesso en un símbolo del diseño italiano y prescriptora del diseño futurista. Desde entonces y hasta la actualidad, Artemide produce y comercializa las lámparas de mesa Nesso y Nessino, su hermana pequeña. 

Una lámpara minimalista y moderna  

Su color naranja y su forma redondeada la hacen reconocible en cualquier rincón, mientras que su carácter minimalista le confiere a la lámpara Nesso un valor atemporal. La pieza fue la más emblemática entre los diseños de Mattioli y, además, es uno de los productos estrella de Artemide, ocupando un lugar privilegiado entre su colección de clásicos modernos.    

lámpara Nesso

Con una base sostenida en 21 centímetros de diámetro, una altura de 43 centímetros y una pantalla de 54 centímetros de diámetro, la lámpara de mesa Nesso está coronada con una copa del mismo material que la base, pero que en su cúpula cuenta con una hendidura, la que simula un ombligo. La lámpara proporciona una luz directa y difusa, lo que la vuelve versátil para cualquier espacio.  

Giancarlo Mattioli
Giancarlo Mattioli

Originalmente, el diseño de Mattioli se realizaba en naranja, pero en la actualidad se pueden encontrar piezas originales en blanco, mientras que Nessino también está disponible en color rojo. Fue tal el reconocimiento y popularidad de la lámpara Nesso que en la actualidad forma parte de la colección permanente del museo de arte moderno MoMa de Nueva York.  

lámpara de escritorio, lámpara Nesso

Su forma expresiva inspirada en la naturaleza ha servido de ejemplo para otras marcas de decoración que tomaron prestados diseños de la Nesso. Actualmente podemos ver en muchas marcas de diseño e iluminación lámparas de mesa con forma de semiesfera en su cúpula, con diseños para todos los bolsillos en firmas como H&M, Zara Home, Ikea o Maisons du Monde. 

Fotografías cortesía de Artemide

Artículos relacionados

Saloni juega a los extremos: gana versatilidad con formatos XL y XS en porcelánicos

Simon estrena nueva sede corporativa en el 22@ con el foco puesto en la sostenibilidad y la domótica

Seúl: metamorfosis urbana con planificación audaz y estratégica

De las luces de neón a la estética minimalista: la fórmula del interiorismo de WeWork