Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
elequipo-creativo-barcelona-restaurante-diariodesign-portada
Albert Berrocal
28 noviembre 2023

De un golpe de suerte a la internacionalización: la fulgurante historia de El Equipo Creativo

Oliver Franz Schmidt, Natali Canas del Pozo y Lucas Echeveste Lacy forman un estudio de arquitectura y diseño de interiores a tres voces. Los hermanos Adrià impulsaron una colaboración que, a día de hoy, trasciende las fronteras nacionales.

Un golpe de suerte (o algo más)

El Equipo Creativo surge por casualidad, sin planes de negocio o planteamiento de organigramas. Oliver Franz Schmidt, Natali Canas del Pozo y Lucas Echeveste se encontraron en Barcelona y, desde entonces, no han dejado de crear los interiores de algunos de los mejores restaurantes del mundo. Tras un diseño atrevido que basa toda experiencia en la escucha concreta de sus clientes, este trío formado por dos vascos y un alemán deja atrás la glorificación como firma para adaptar su trabajo al molde que transmita la identidad de las propuestas que llegan a su taller.

La casualidad llegó como golpe de suerte, pero el primer proyecto que les hizo coincidir ya confirmó el fulgurante futuro que le esperaba a la firma durante la década siguiente. Meses antes del cierre de El Bulli, Albert Adrià lanzaba Tickets, un local de alta gastronomía que expresaba la cocina del reconocido chef a través de sus tapas contemporáneas y tradicionales. Los hermanos Adrià contactaron con Schmidt para desarrollar la decoración del local, y para la creación del equipo, el arquitecto alemán contactó con Canas y Echeveste.

elequipo-creativo-barcelona-restaurante-diariodesign-interior

El proyecto tuvo “una gran envergadura mediática”, recuerda Canas. A partir de ese momento, su nombre empezó a sonar en las agendas de los principales actores de la industria y las ofertas de trabajo no dejaron de llenar sus buzones. De hecho, fue en ese mismo momento donde surgió la idea del nombre: “nos llamaban el equipo creativo y decidimos adaptar ese apelativo para los siguientes trabajos que hicimos juntos”.

El pasado arquitectónico de los tres protagonistas del estudio transforma su manera de enfrentarse al diseño de interiores. El principal objetivo, tras la experimentación de materiales y colores, persigue crear una “atmósfera envolvente” que atrape al comensal y consiga trascender la experiencia gastronómica que propone el establecimiento. La comida debe mezclarse con un local “hecho a medida para la experiencia, con unas paredes que tengan en cuenta la comunicación que puede desplegar el comensal cuando entre en contacto con el proyecto”, según señala Canas.

elequipo-creativo-barcelona-restaurante-diariodesign-colores

El sentido lúdico del taller de Poblenou

Aunque aseguran no tener una metodología establecida, ya que el primer impulso nace del deseo particular que anhela cada cliente, el estudio se distingue por “buscar la complejidad y el riesgo para que la obra se defina desde la intensidad”. Tras la colaboración con artesanos e industriales locales, que representan un pilar fundamental del proceso creativo de la firma, el germen del primer esbozo surge del rasgo espontáneo e inesperado de cualquier mínima expresión personal.

El crecimiento de la empresa ha sido exponencial, y los proyectos internacionales se acumulan en sus vitrinas. Canas subraya que hace pocas semanas que han dado por finalizado un restaurante en Washington, que se suma a los proyectos desarrollados en Ámsterdam, Paris, Londres o Corea. En todos estos espacios buscan escuchar la tradición que esconde la memoria de sus clientes, y en cada uno de ellos consiguen crear una experiencia única que se define desde el carácter local de su voz.

elequipo-creativo-barcelona-restaurante-diariodesign-lámaparas

La experimentación y el sentido lúdico es fundamental. Mediante una organización prácticamente horizontal en la que los tres socios están muy involucrados, el taller de Poblenou en Barcelona mezcla todos los vestigios que han ido dejando huella en la década larga de historia que acumula el estudio a sus espaldas. La internacionalización del proyecto, que se ha materializado a pasos agigantados, se ha basado en esta manera de entender la disciplina.     

El estudio no ha dejado de cosechar premios durante estos últimos años. Algunos de los más sonados son el reconocimiento a mejor empresa de diseño de interiores de los Premios Architizer A+, la práctica de interiores del año de los Premios Win o el galardón a mejor empresa del año del Premio de Arquitectura Estadounidense. Un golpe de suerte, cierto, pero una obra que no han dejado de sembrar (y cocinar) durante sus más de doce años de historia.

Artículos relacionados

Lujo al aire libre: los muebles exteriores de Royal Botania toman impulso con nuevos showrooms

Moda e interiorismo vuelven a conjugarse con el lujo: llega a Marbella Design Hills Dolce&Gabbana.

Top 10 mueble del futuro diariodesign

Las empresas del sector del mueble destinan 52 millones de euros a la innovación

Andrew World inaugura un nuevo ‘showroom’ en Londres