Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
salon tonos beiges

Tras una cuidada reforma, esta casa de estilo nórdico destaca por su luminosidad y calidez.

Las casas también necesitan cuidados; a veces solo hay que cambiar algunos muebles, pero en otras ocasiones, necesitan un lavado de cara a modo de reforma integral para seguir ofreciéndonos lo mejor de ellas mismas. Este fue el caso de casa de estilo nórdico en Barcelona, que tras una transformación hecha con mimo por la interiorista Laura Martínez, está preparada para vivir la mejor de sus vidas posibles.

Una casa «vivida» en la que poder seguir viviendo (no, no es un juego de palabras)

Con grandes dosis de luz natural, esta vivienda diseñada por la arquitecta Laura Martínez desprende calidez, serenidad y ha conseguido que una pareja vuelva a enamorarse de su casa después de vivir en ella toda la vida. El antes y después de este piso es sencillamente espectacular.

salón en tonos claros

Se trata de una reforma integral en este piso urbano, ubicado en el barrio de Les Corts (Barcelona). Sus propietarios, una pareja de recién jubilados, querían reformar su casa para poder disfrutar de esta nueva etapa. Con la intervención se ha conseguido transformar un piso oscuro y muy anticuado en una vivienda que destaca por su luminosidad.

La fórmula secreta aplicada por la interiorista Laura Martínez no es otra que una correcta selección de materiales y una buena iluminación como base, combinada con una paleta de colores suaves en tonos beiges y un mobiliario de líneas puras.

pasillo y paredes de palillería

Mayor amplitud con la zona de día abierta

La nueva distribución se ha planteado con una apertura de la zona de día, cuya forma rectangular permite que la luz natural fluya desde el comedor, pasando por el salón, la cocina e incluso el recibidor, donde un paramento en cristal y madera genera privacidad, a la vez que aporta mayor sensación de amplitud.

casa estilo nórdico

La apuesta por la pulcritud de las paredes en un blanco flor de loto (de Valentine) permite potenciar los rodapiés, las puertas y muebles lacados en blanco. Se combinan con otros muebles en maderas de roble muy claras, tejidos en tonalidades neutras en sofá, alfombra, cortinas… y algunos detalles en negro, como un gran espejo en forma de ventana que, además de luminosidad y amplitud, genera un contraste interesante.

El dominio del blanco y la madera de roble, con detalles en negro, también está presente en la cocina. Destaca una mesita para dos, ideal para desayunar, que se ha aligerado con una vitrina cuyos cristales oscuros permite ver el menaje que almacena en su interior. En el mobiliario de cocina predomina el blanco en la parte baja, con encimera en gris, y se apuesta por una tonalidad de madera clara en la parte superior, muy en sintonía con el estilo del resto de la vivienda.

Una vivienda con marcado estilo nórdico

La vivienda cuenta con 4 habitaciones: la principal, un despacho y dos habitaciones juveniles. El minimalismo ayuda a generar la atmósfera de serenidad buscada en la habitación principal. Pocos elementos y muy bien escogidos para ayudar al descanso más placentero: madera en un tono claro para dar calidez, tonalidades crudo para tejidos de la ropa de cama y cortinas, mesitas de noche y cabecero a medida en blanco y luminarias de lectura en negro (modelo Tolomeo, de Artemide). En la pared, la textura del papel pintado en espiga en blanco aporta un ambiente sofisticado y acogedor.

Las habitaciones juveniles, para los días que los nietos pasan un tiempo en la casa, se han resuelto con mobiliario a medida, para ubicar espacio de almacenamiento y una mesa de estudio lo más amplia posible.

Por otra parte, la pareja de propietarios, jubilados pero muy activos, está estudiando un master, así que la vivienda dispone de una habitación destinada a despacho. La zona de trabajo en forma de L permite aprovechar todo el espacio disponible para que dos personas puedan trabajar a la vez. El color blanco con madera clara permite no oscurecer la estancia y disponer de una zona confortable, con mayor sensación de amplitud.

baño en tonos blancos con mueble de madera

En definitiva, la interiorista Laura Martínez ha transformado esta casa de estilo nórdico se ha convertido en un hogar luminoso, acogedor y muy funcional, con un marcado estilo nórdico. Una reforma que facilita todas las actividades diarias de la nueva vida de sus propietarios.

Artículos relacionados

galiñanes-solmara-sanxenxo-diariodesign-portada

Paco Galiñanes Estudio rediseña una vivienda de los años 90 en pleno corazón de Sanxenxo

Rafael Moneo: el primer Pritzker español detrás de Atocha, el Kursaal y el Museo del Prado

Seúl: metamorfosis urbana con planificación audaz y estratégica

ilmo-hotel-granada-alhambra-diariodesign-portada

Ilmiodesign busca en la Alhambra la inspiración del nuevo hotel de Barceló