Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Líneas depuradas y carácter escultórico, así es la nueva oficina de Febrero Studio en Madrid.

Febrero Studio estrena oficina en un edificio clásico situado en el barrio madrileño de Justicia. Esta reforma integral, que divide el espacio en dos zonas diferenciadas, ofrece un espacio de trabajo funcional que destaca por el empleo de materiales nobles.

Utilitas, firmitas, venustas

El arquitecto romano Marco Vitruvio proponía, hace más de 2.000 años en su tratado De Architectura, que la arquitectura debe responder a tres principios básicos: la utilitas (utilidad), la firmitas (firmeza) y la venustas (belleza). Pese al paso de los años, este mantra parece conservarse en algunos proyectos contemporáneos, demostrando la validez de estos principios.

nueva oficina de Febrero Studio en Madrid

Buen ejemplo de ello podría ser la obra de Febrero Studio. Fundado por los arquitectos e interioristas Mercedes González Ballesteros y Jesús Díaz Osuna en 2016, ellos mismos sostienen que un buen diseño debe regirse bajo esos tres principios. De hecho, si atendemos a su último proyecto -su propia oficina- responde claramente a criterios funcionales pero sin olvidar la dimensión estética.

nueva oficina de Febrero Studio en Madrid
nueva oficina de Febrero Studio en Madrid

Dos zonas diferenciadas

El proyecto se sitúa en un edificio clásico del madrileño barrio de Justicia, concretamente en la calle Conde de Xiquena. Tras una reforma integral, el espacio resultante de esta oficina de 200m2 de superficie se divide en dos zonas diferenciadas que responden a los usos requeridos por el programa funcional. De este modo, la primera se destina a la recepción y sala de espera, mientras que la segunda corresponde al espacio de trabajo.

nueva oficina de Febrero Studio en Madrid

Formalmente, el primer espacio emana una sobriedad formal materializada en lineas depuradas y aspecto minimalista, casi escultórico. El segundo espacio, que corresponde a la zona productiva, se muestra más doméstico y amable para poder acoger el uso diario del estudio.

nueva oficina de Febrero Studio en Madrid

Ambos espacios se complementan y relacionan gracias a unas embocaduras materializadas en madera de roble en el muro que los separa. De este modo, el espacio se entiende como una unidad pero se pueden diferenciar los usos.

nueva oficina de Febrero Studio en Madrid madera de roble natural
nueva oficina de Febrero Studio en Madrid chimenea

Microcemento, lino y mármol portugués

La riqueza del espacio interior se ve reforzada por los materiales que visten paredes, suelos y mobiliario. Destaca el empleo de microcemento para sectorizar la zona de acceso y recepción y separarla materialmente de la zona de trabajo, en la que se ha utilizado una moqueta de fibra natural para cubrir el pavimento.

nueva oficina de Febrero Studio en Madrid

Completan el proyecto cortinas de lino, mobiliario de roble tintado, superficies de mármol portugués y sanitarios con piedra de Campaspero.

mesa de mármol sillas madera mimbre natural
lavabo en oficinas

Fotografía: Germán Sáiz

Artículos relacionados

Interiorismo y diseño biofílico: así son las plantas artificiales de Bossvi que decoran hoteles y restaurantes.

mobalpa-vivienda-annecy-saboya-diariodesign-portada

Mobalpa y un refugio con vistas al lago Annecy

sillas y mesas espacio de debate

9 proyectos de espacios compartidos donde vivir y trabajar en zonas comunes bien diseñadas.

Reordenar las zonas de día y colocar ventanales: las claves para transformar este bajo en Barcelona.