Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Hormigón visto y mobiliario a todo color en esta vivienda de San Sebastián

El estudio Pauzarq Arquitectos ha reformado un piso situado frente al río Urumea en San Sebastián. El proyecto actualiza funcionalmente la vivienda, según los requerimientos domésticos contemporáneos, sin que esta pierda su esencia original.

Conservar la esencia

Se estima que la vida útil de una vivienda oscila entre los 80 y los 100 años. Pasado este tiempo, es necesario actualizarla por varios motivos. El primero (y más importante) tiene que ver con la seguridad estructural y el mantenimiento de los sistemas de saneamiento, fontanería y electricidad. El segundo motivo es el funcional. No se vivía igual hace un siglo que ahora. Los criterios domésticos han cambiado y con ello los requerimientos espaciales de las viviendas. Pese a ello, es importante entender que una buena reforma no tiene siempre que transformar por completo el piso para poder actualizar estos aspectos.

Comedor de la vivenda reformada por Pauzarq Arquitectos en San Sebastián
Salón con toques coloridos gracias al mobiliario de Ondarreta

Un buen ejemplo se encuentra en este proyecto de Pauzarq Arquitectos en San Sebastián. Se trata de una vivienda situada en un edificio racionalista frente al río Urumea que conserva la esencia del proyecto original. La actualización se ha llevado a cabo mediante pequeñas modificaciones puntuales que apenas han alterado la estructura y distribución existente.

Cocina en forma de U

Una cocina abierta y vistas al río Urumea

La vivienda se distribuye longitudinalmente abriéndose a dos fachadas opuestas. Cuenta con tres dormitorios, una cocina abierta al comedor y un salón con grandes ventanales que miran sobre el río Urumea.

Plano de la vivienda
Ventanales con vistas al río

Además, destaca la tarima de madera de roble que viste el pavimento de la mayoría de estancias. Se trata de un elemento recuperado de la vivienda original que permite reconocer el antiguo trazado de la distribución.

Vista del pasillo con pavimento de madera original

Hormigón visto y mobiliario a todo color

Otro elemento significativo en el proyecto es el hormigón visto. En un ejercicio de sinceridad constructiva, se han eliminado todos los revestimientos mostrando el carácter rugoso e imperfecto del hormigón característico de la época.

Dormitorio principal

El contrapunto estético lo aportan las notas de color del mobiliario e iluminación decorativa escogidos en el proyecto. Se trata de una combinación de piezas de diseño de las firmas Ondarreta y &tradition.

Mesa con vistas al río

Fotografía: Aitor Estévez

Artículos relacionados

TAC

De clínicas dentales a centros de estética: ocho proyectos donde el interiorismo sanitario se hace relucir.

restaurante banquet barcelona

‘Banquet Barcelona’, un restaurante que apela a la nostalgia de los años cincuenta.

Gotham meets Madrid. Un piso de lujo inspirado en el universo de Batman

Más sostenible, automatizada y con espacios flexibles: radiografía del presente y futuro del diseño de oficinas.