Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Todo lo que necesita tu casa está en la nueva colección de Masquespacio para Monoprix.

La mítica cadena francesa Monoprix lanza una colección exclusiva con Masquespacio. El estudio valenciano ha sido el último en sumarse a Createurs&Monoprix, una línea de colaboraciones con los mejores diseñadores e interioristas del mundo creando 50 objetos como jarrones, vajilla, manteles y mobiliario que nos trasladan a una primavera feliz y llena de vitalidad.

Diseño para todos: las colaboraciones de Monoprix con los mejores diseñadores del mundo

«Lo francés» es un conjunto de gestos, eventos, y, por supuesto, una manera chic de ser y estar en el mundo. No hay francés que no esté orgulloso de su gastronomía, de sus paisajes, de sus ciudades o de su historia. Y quizá deberíamos añadir un nombre propio a la lista: Monoprix. No hay nada más francés que esta cadena comercial, que dentro de diez años cumplirá un siglo de vida y que hace diez decidió renovarse con la línea Createurs&Monoprix, colaborando con marcas y diseñadores y lanzando colecciones exclusivas que se han convertido, nunca mejor dicho, en el objeto de deseo no solo de los franceses, si no de compradores de todo el mundo.

Salón violeta con sofás y mesa con flores, masquespacio monoprix

Color y formas orgánicas, la propuesta de Masquespacio para Monoprix

El estudio Masquespacio, basado en Valencia, ha sido el último en sumarse a la nada desdeñable lista de diseñadores que han concebido objetos o prendas de vestir para la cadena. India Mahdavi, Vincent Darré, Bela Silva o Pierre Marie (con una colección de hogar y textil actualmente a la venta) son algunos de ellos. En esta ocasión, el dúo formado por Ana Hernández y Christophe Penasse presentan el proyecto como Mas Creations, la marca de Masquespacio a través de la que desarrolla interiores y productos de forma independiente, en el que hay un enfoque claro en su universo de colores, materiales, formas y texturas.

puertas violetas con salón y plantas, taburete rosa y mesa naranja masquespacio

La colección para Monoprix se podrá adquirir en sus tiendas a partir del 15 de marzo, justo a tiempo para recrear un brunch primaveral, colorido y vitalista, rodeado de colores y formas alegres. Jarrones, vajilla, manteles y mobiliario que incluye mesas y sillas, además de proponer un look repleto de colores pastel y flúor en prendas de vestir. La filosofía de Masquespacio pero aplicada a objetos y personas en vez de a espacios.

objetos de diseño de color verde y rosa, masquespacio para monoprix

El resurgir de Monoprix, la cadena comercial que quería ser mucho más que un supermercado

Monoprix es el símbolo del comercio de proximidad en el 85% de las ciudades francesas. Su nombre lo dice todo: precio único (aunque después de 90 años de vida las cosas han cambiado, el nombre se mantiene).

El primer establecimiento se contruyó en 1932. Su fundador, Max Heilbronn dit Harrel, alias «Hennequin», venía de dirigir las Galerías Lafayette (era yerno de Théophile Bader, fundador de las galerías). Pero todo cambió con la llegada de los nazis a París. Se unió a la resistencia francesa, llegó la deportación a un campo de concentración y los duros años de la posguerra. Monoprix es testigo del devenir vital de su fundador, y también de su espíritu resiliente. Ha conseguido pasar de ser el «super» de confianza de cada pequeña ciudad en Francia a ser un símbolo de buen hacer y de la evolución del comercio, y así lo demuestran las colecciones que forman parte de Createurs&Monoprix.

dos mujeres sentadas en sofás rosas y mesa violeta, vestido de colores de diseño

La cadena ha conseguido un status y un reconocimiento al alcance de pocos establecimientos. Y no es solo porque haya sido testigo directo de los numerosos cambios sociales que ha vivido Francia en casi un siglo. Tampoco por sus precios populares. Sin duda, Monoprix se caracteriza por algunas buenas decisiones con el diseño como protagonista. Desde los años sesenta, las piezas de decoración, la gráfica de su publicidad, sus muebles y expositores o la producción de objetos cotidianos en masa nunca han dejado de ser modernos, funcionales y bellos.

Precisamente este año el Musée des Arts Décoratifs de París le dedicó una exposición junto a Prisunic (otra cadena comercial, primero competidora y más tarde socia). Bajo el título «Diseño para todos: De Prisunic a Monoprix, una aventura francesa», ha sido la primera gran muestra dedicada a la gran distribución. Contó con India Mahdavi (que ha trabajado con Monoprix en dos ocasiones) como escenógrafa de lujo.

escaleras verdes en esquina y mesita violeta con cristal rosa y jarrón violeta con flores

Masquespacio, de Valencia al mundo

Masquespacio lleva desde 2010 buscando la innovación en cada proyecto. Proyectos de interiorismo tan sorprendentes como la cadena de hamburgueserías Bun, la tienda de Mango Teen en Barcelona y otros locales de restauración en todo el mundo han puesto patas arriba las tendencias de decoración en el sector hostelero. Su particular enfoque ha sido reconocido con numerosos y relevantes premios internacionales. Es de esperar que la colección Masquespacio para Monoprix sea tambi´en un éxito de ventas, así que apunten la fecha en su calendario. Larga vida a este estudio que tantas y tan buenas sorpresas está dando al mundo, donde la creatividad es más necesaria que nunca.

diseñadores masquespacio con alfombra, sillón y mesas

Fotografía: Luis Beltrán / Cortesía de Monoprix

Artículos relacionados

Vondom pone rumbo a Latinoamérica: desembarca en México con su showroom más grande

Moda e interiorismo vuelven a conjugarse con el lujo: llega a Marbella Design Hills Dolce&Gabbana.

masquespacio-milan-salon-belleza-diariodesign-portada

Masquespacio presenta su nuevo proyecto en Milán

Talento ‘in house’ o estudios de interiorismo: quién diseña los templos del ‘fast fashion’