Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

20.000 azulejos dan forma a esta utópica tienda en Nápoles.

El arquitecto italiano Carmine Abate ha rediseñado Blessing, una tienda de moda en Castellammare di Stabia en Nápoles con una impactante estética. Espejos, neones, iconos del diseño y más de 20.000 azulejos crean un efecto óptico absorbente.

Un gran búnker de moda formado por azulejos

La tienda Blessing de Castellammare di Stabia es un auténtico culto al arte y el diseño. El arquitecto Carmine Abate ha proyectado un espacio de 170 m2 que se presenta como un gran búnker de la moda. 

20.000 azulejos dan forma a esta tienda utópica diseñada por Carmine Abate

Para ello, han sido necesarios más de 20.000 azulejos. En formato 10 x 10 y de color blanco hielo, estos se extienden a lo largo de la tienda sobre las paredes, el suelo y el techo. De esta forma, se potencia el efecto de caja inmersiva y sirven como lienzo perfecto para añadir nuevas y vibrantes tonalidades y texturas. Su junta de 5 mm ayuda a generar esa sensación cuadrada en el visitante.

Blessing es un gran búnker de moda formado por azulejos

Efecto ‘mise-en-abysme’

Carmine Abate ha materializado el concepto de ‘mise-en-abysme’. Una expresión francesa que habla de una profundidad imponente e inmensa. Así nació el escenario utópico que propone Blessing. 

En Blessing, Carmine Abate ha materializado el concepto de ‘mise-en-abysme’.

Los espejos que visten la zona de los probadores crean un efecto casi laberíntico y maximizan el espacio. Su entrada está coronada con un neón rojo que grita ‘Forever more’, un homenaje a la diva irlandesa Rósín Murphy. Como ella, Blessing es atractiva y sofisticada, pero también atrevida e irreverente.

Neón rojo en los probadores de Blessing en Nápoles

El más es más italiano

A los neones, azulejos y espejos se le suman numerosos detalles decorativos que convierten a Blessing en toda una explosión de materialidades, texturas y color. 

La tienda Blessing de Castellammare di Stabia en un auténtico culto al arte y el diseño.

Los azulejos en blanco hielo sirven para potenciar las nuevas tonalidades como el color mostaza que enmarca la entrada a la tienda, el rojo Cartier de las estanterías y el azul imperial de las largas cortinas de los probadores.

Blessing es toda una explosión de materialidades, texturas y color.

El mostrador se presenta como como una caja de madera de nogal que parece totalmente suspendida en el aire gracias a su zócalo reflectante. Además, en el centro del espacio se ubica un puf en color verde que acapara todas las miradas.

Los azulejos blancos sirven para potenciar las nuevas tonalidades.

Los expositores de accesorios están hechos de acero, terciopelo y madera; y los de calzado de troncos de madera sobre una base dorada. Este toque sofisticado lo refuerzan los iconos del diseño que completan el interiorismo de la tienda. La mesa de centro de Poliform, la silla Superleggera de Gio Ponti para Cassina o la lámpara de pie Chiara que diseñó Mario Bellini para Flos.

Carmine Abate ha diseñado los expositores de accesorios en acero, terciopelo y madera.
Carmine Abate ha rediseñado Blessing, una utópica tienda de moda en Nápoles.

Así pues, una vez más, vuelve a quedar demostrado que el más es más italiano sigue siendo todo un acierto.

Fotografía: Carlos Oriente

Blessing. Via Don Minzoni 187, Castellammare di Stabia (Nápoles)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Historia de una gran reforma que cambió sobre la marcha.

Un piso en Pamplona sencillo, coqueto y acogedor.

Atzur Arquitectura actualiza la típica casa del Eixample.

Paneles de madera, zona de teletrabajo y una bow window en Valencia.