Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Un tríplex de 90 m2 y planta triangular que derrocha amplitud y luminosidad.

En el casco histórico de la localidad costera de Vilanova i la Geltrú, se ubica esta vivienda de tres pisos y planta triangular. En sus escasos 90 m2, el estudio Forma rinde un verdadero homenaje a las infinitas posibilidades de la verticalidad.

Maximizar la luz y el espacio

Cuando el estudio Forma planteó la rehabilitación de este tríplex de pequeñas dimensiones y planta triangular lo tuvo claro. La desigualdad de su estructura suponía una oportunidad y un gran reto para convertirlo en una vivienda única y totalmente confortable.

En el casco histórico de la localidad costera de Vilanova i la Geltrú, se ubica este tríplex de planta triangular

Para ello, han jugado con su distribución con gran acierto a través de la simplificación y la búsqueda del equilibrio entre los espacios. La planta baja se ha destinado a los espacios comunes que potencian la vida familiar. A la entrada, se abre una gran zona abierta que integra la cocina, el comedor y el salón. Una solución que dota de gran profundidad y amplitud visual a toda la planta.

Un tríplex de 90m2 y planta triangular que derrocha amplitud y luminosidad.

En la segunda planta, se ubican los dormitorios. Se trata de estancias con poca iluminación natural, ya que únicamente cuentan con una ventana.

La última planta alberga un coqueto descansillo vestido por grandes armariadas y una impresionante terraza que se une a la vivienda a través de un ventanal. 

La última planta alberga un coqueto descansillo vestido por grandes armariadas y una impresionante terraza que se une a la vivienda a través de un ventanal.

La terraza entendida como lucernario

El gran ventanal que conecta la terraza con la vivienda no funciona únicamente como acceso. Forma ha planteado esta azotea como el lucernario perfecto para arrojar iluminación natural a todas las plantas de la casa a través de la escalera. 

La terraza articula el espacio mientras logra capturar la luz y bañar de luz los espacios más sombríos del interior de este tríplex

De esta manera, la terraza articula el espacio mientras logra capturar la luz e iluminar los espacios más sombríos causados por su planta triangular. Una auténtica lección de cómo aprovechar la verticalidad en la arquitectura.

Materiales y colores mediterráneos para ganar calidez

Sin duda, el interiorismo de la vivienda bebe de la localidad en la que se encuentra. Vilanova i la Geltrú es un pueblo costero cercano a Barcelona y con una importante tradición pesquera. Por ello, Forma ha querido evocar en la paleta de colores su privilegiada ubicación. Tonos blancos, tierra y arenosos imperan en las tres plantas de la casa, ubicada en el centro histórico del pueblo.

Tonos blancos, tierra y arenosos imperan en las tres plantas de esta casa ubicada en el centro histórico de Vilanova i la Geltrú

En cuanto a la materialidad, la madera ha jugado un papel determinante. Gracias a su calidez, neutraliza la frialdad del mármol recuperado que viste el suelo, o de la pintura blanca de las paredes que, al gozar de poca iluminación natural en el interior del espacio, se convierte en fría. De esta manera, la combinación de materiales genera una atmósfera cálida, minimalista y muy mediterránea.

La calidez de la madera genera una atmósfera cálida, minimalista y muy mediterránea.

Mobiliario atemporal

La mayor parte de muebles que decoran el espacio han sido diseñados a medida por el estudio de arquitectura. Estos se combinan con algunas piezas recuperadas como el mueble exento de la cocina o el cabecero de la cama, los cuales provenían de la antigua casa de la propietaria y emanan historia. Así pues, se genera un interesante diálogo entre el mobiliario preexistente y el nuevo con un lenguaje estético y un diseño atemporal compartidos

Mobiliario vintage en este tríplex que emana historia.

La iluminación es la clave

A través de un ejercicio de empatía, Forma ha conseguido crear rincones únicos en los que desarrollar las rutinas del día a día. Para ello, la elección de la iluminación ha sido clave. La colocación de fuentes lumínicas a base de bombillas y opales propone múltiples atmósferas e infinitas maneras de disfrutar del espacio. Puntos de luz que no pretenden pasar desapercibidos, sino presentarse como muebles en sí mismos.

La colocación de fuentes lumínicas a base de bombillas y opales propone múltiples atmósferas e infinitas maneras de disfrutar del espacio.

Fotografía: José Hevia

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Puerto y Martín convierte un piso de 90m2 en Madrid en una vivienda moderna y funcional.

Diseño enérgico y sabroso para una hamburguesería en Valencia.

Blanca Miró: «Mezclé mi primer USM con piezas vintage de los 60, 70 y 80»

Lo más visto en mayo 2022.