Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Clásicos del diseño. Las reediciones modernistas de BD, Escofet y Mobles 114.

El Museu del Disseny de Barcelona nos invita a reflexionar sobre la recuperación y reivindicación de piezas míticas del modernismo. ¿Por qué a partir de los años 60-70 se empiezan a reeditar objetos y mobiliario de finales del S.XIX y principios del XX? Jordi Arnau (BD Barcelona), Enric Pericas (Escofet 1886) y Gabriel Moragas (Mobles114), junto a Pilar Vélez, directora del museo, nos dan las claves.

Una mirada atrás, donde empezó todo

La nueva exposición permanente Modernisme, hacia la cultura del diseño del Museu del Disseny de Barcelona ha sido el pretexto perfecto para celebrar uno de los debates más interesantes que nos brindó la última edición de la Barcelona Design Week. Organizado por el propio museo y moderado por Pilar Vélez, su directora, la mesa redonda Clásicos del Diseño. Las reediciones modernistas de BD, Escofet y Mobles 114 invitó a tres empresas insignia del diseño barcelonés a charlar sobre su experiencia en la reedición de piezas originales del siglo pasado.

Clàssics del disseny. Reedicions. Museu del Disseny de Barcelona.

De hecho, la misma exposición pretende evidenciar cómo el Modernisme catalán, cuyo origen se suele situar en la Exposición Universal de Barcelona de 1888, ha consolidado las bases de lo que hoy entendemos como cultura del diseño, siempre vinculado al objeto dentro del hogar.

El inicio de las reediciones

Esta recuperación y reivindicación del preámbulo del diseño, su idea, concepto, fabricación y uso, se remonta a finales de los sesenta. «En el 68 y 70 empresas como Cassina o Knoll empiezan a poner en valor estas piezas, con voluntad de mirar atrás, entender y remarcar el pósito de lo que será el diseño Moderno, reeditando a Mackintosh», explica Vélez.

Efectivamente, la empresa italiana, sin ir más lejos, cuenta en su catálogo con la línea I Maestri que reúne una selección de las piezas más simbólicas y significativas del diseño contemporáneo. En 1965 empezó a adquirir los derechos exclusivos de reproducción y a poner en marcha «la cultura de reedición». Hoy en día reeditan obras de Le Corbusier, Pierre Jeanneret, Charlotte Perriand, Gerrit Thomas Rietveld, Charles Rennie Mackintosh, Frank Lloyd Wright, Marco Zanuso… Por su parte, la empresa de diseño estadounidense fabrica desde hace años muebles de Ludwig Mies van der Rohe, Harry Bertoia o Marcel Breuer; piezas habituales del MoMA, entre otros museos.

Art Editions. BD Barcelona Design y Antoni Gaudí

En nuestro país, podríamos encontrar un símil en la línea Art Editions de BD Barcelona Design. Durante la mesa redonda Clásicos del Diseño, Jordi Arnau, director general de BD, explicó que, en su caso, «no hubo una estrategia por parte de la marca de ir atrás, buscar en el modernismo y reivindicarlo como tal; sino que el modernismo vino a BD».

Clàssics del disseny. Reedicions. Museu del Disseny de Barcelona. Banc Gaudí

«En el 75, un año después de la fundación de la marca, el cineasta Bigas Luna decidió cerrar la tienda Gris, donde vendía reediciones de Gaudí. Entonces le propuso a BD pasarle el testigo. En BD hubo partidarios y detractores, lo que demuestra hasta qué punto había arquitectos y socios del consejo que no estaban de acuerdo en reivindicar la obra de Gaudí», detalla Arnau. El proyecto tiró adelante con el soporte de una parte de los socios (entre ellos Óscar Tusquets, Mireia Riera y Xavier Carulla), convirtiéndose en la primera empresa en rescatar de la historia el mobiliario diseñado por Antoni Gaudí, reproduciéndolo en serie, de manera artesanal, con los mismos materiales y fiel a la riqueza de detalles de los originales.

Clàssics del disseny. Reedicions. Museu del Disseny de Barcelona. Banc Gaudí
Clàssics del disseny. Reedicions. Museu del Disseny de Barcelona. Banc Gaudí

Pero la cosa no quedó solo en sillas y bancos. «Otra gran colección es la de los herrajes. Se lanzó después de la exposición Gaudí Diseñador del año 77, organizada por el FAD en Les Drassanes.» Arnau explica que las comisarias «fueron directamente a la Casa Calvet y la Casa Milá para coger los herrajes.» Fue entonces cuando se cercioraron del interés que suscitaba reeditar ese tipo de piezas, que, además, se presentaron un año más tarde, en el 78, en la exposición Disueño.

Desde entonces, la línea BD Art Editions ha ido incorporando nuevas reediciones. La última el año pasado: el Colgador Calvet.

Escofet 1886 y el Panot Gaudí

Por parte de Escofet, Enric Pericas, director de diseño de la División de Elementos Urbanos de la marca, explicó el caso del Panot Gaudí. La compañía se fundó en 1886, así que coincidió con el nacimiento del modernismo. «Todos los arquitectos y diseñadores de la época trabajaban para Escofet. Desde Gaudí, hasta Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner o Josep Maria Pericas. No faltaba ninguno», explica. Y, entre todos estos diseños maravillosos, ¿por que el de Gaudí se siguió produciendo hasta los años 60? Pericas lo tiene claro «Pues porque Gaudí concibió su panot como un producto industrial. Se apartó de la artesanía, de la cosa laboriosa; es un pavimento económico, industrial.» Y añade «en los años 60 ganó un Delta de Oro y, paradójicamente, se dejó de producir hasta su reedición en 1997».

El panot tal y como lo conocemos hoy en día (y que vemos y pisamos a lo largo de todo el Paseo de Gracia) es una versión mejorada del original, que había concebido para la zona de servicio de la Casa Milà. «La pieza actual se ha adaptado a los nuevos usos. La tecnología no es la misma. El acabado tiene un relieve invertido y biseles que hace que las juntas sean más visibles», detalla Pericas. El actual está adaptado para uso exterior y es mucho más resistente. Ambos se pueden ver en la colección permanente del Museu del Disseny.

Classic Collection de Mobles 114

En tercer lugar, el socio y co-director de Mobles 114, Gabriel Moragas, habló sobre la Classic Collection de la compañía y, en concreto, sobre la mesa Jujol 1920. «Es una pieza muy singular. Yo la alejaría del Modernisme; se escapa totalmente de la cosa floral y del Art Nouveau. Tiene una parte de constructivismo y también de racionalismo» explicó Moragas. De hecho, «en las reediciones de 114 no hay ninguna procedente del Modernisme, pero sí es cierto que a lo largo de la historia de la marca se han reeditado piezas antiguas, como la butaca Torres Clavé de 1934 (Modelo GATCPAC), claramente con una línea moderna.»

A diferencia de las piezas de Gaudí reeditadas por BD y Escofet, Mobles 114 recuperó la mesa Jujol «porque no era modernista», explica Moragas. «La línea editorial inicial quería que todos los productos tuviesen vigencia actual, que pudieran parecer haber sido diseñados hace pocos días. En nuestro caso hablamos de un estilo racionalista. Es una mesa con dos ovales, patas cruzadas, poca floritura, líneas muy rectas…»

A diferencia de otras piezas, como la butaca Torres Clavé, la mesa Jujol no fue diseñada para ningún proyecto concreto. «No había dibujos, ni instrucciones. Es una mesa hecha en casa, por uno mismo, con la ayuda de un carpintero. Está hecha estilo maqueta y bricolaje.» Precisamente por este motivo, la nueva edición tuvo que adaptarse a un sistema de producción industrial. «Se tomaron las medidas de la pieza original del museo (MNAC) y se adaptó a una fabricación en serie; obviamente con un control numérico. Se tuvieron que cambiar algunos detalles de la mesa original para hacerla más resistente. Lo hicimos siempre poniéndonos en la piel del propio Jujol y preguntándonos qué hubiese hecho él si hubiese tenido que producirla en serie».

¿Por qué se están reeditando piezas antiguas?

Jordi Arnau lo tiene claro «porque ahora hay un canal de ventas que lo permite. Hemos separado las reediciones en una nueva marca de piezas muy únicas. Ahora hay demanda. Hay muchas galerías de arte que están exponiendo muebles de autor únicos».

Por su parte, Gabriel Moragas apuntó que «en nuestro caso no lo considero obras de arte. Son series industriales. El tejido de las sillas sí es artesanal. Se pueden admirar como obras de arte, pero no lo son porque están fabricadas mediante procesos industriales«.

La mesa redonda Clásicos del diseño. Las reediciones modernistas de BD, Escofet y Mobles 114 está ya disponible en el Canal YouTube del Museu del Disseny de Barcelona.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

La trayectoria de Expormim recompensada con el Premio Nacional de Diseño 2021.

Diseñando futuros en tiempos de emergencia.

La elegancia de Balenciaga toma el Museu del Disseny.

Producto Fresco nos acerca al mejor diseño madrileño de la última década.