Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Camp del Ferro añade un nuevo espacio público y deportivo a Barcelona.

Un local de reducidas dimensiones, un entorno muy denso y un amplio programa son los puntos de partida del nuevo polideportivo de Barcelona, Camp del Ferro. Tres condicionantes a priori problemáticos, que el equipo formado por AIA, Barceló-Balanzó Arquitectes y Gustau Gili Galfetti ha sabido convertir en oportunidad.

Camp del Ferro

Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti son los autores de este edificio. Un proyecto ganador del primer premio del concurso público convocado por BIMSA en 2015 y cuya construcción comenzó en 2017. Tres años después, y recientemente inaugurado, el complejo dota al barrio de la Sagrera con tres pistas polideportivas y un espacio público que mejora su accesibilidad y conexión.

Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti

Para lograr encajar el amplio programa funcional en el solar de reducidas dimensiones, los arquitectos han optado por soterrar una parte importante del complejo polideportivo. El cuidado trabajo en sección permite asegurar en todo momento la buena iluminación, la ventilación natural así como, el cómodo acceso o evacuación de las zonas inferiores.

Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti

Un espacio de relación con el barrio

Esta solución enterrada no sólo reduce el impacto visual, sino que también deja libre un espacio público que actúa como foyer urbano del complejo y facilita la circulación. De esta forma se resuelve el acceso y la complicada y densa trama urbana del entorno.

Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti

Constructivamente, el edificio se inspira en la tradición local de la cerámica, un material frecuentemente utilizado en antiguas fábricas, almacenes, talleres y naves industriales vecinas. Fieles a criterios de austeridad de recursos y medios, los arquitectos han querido que el sistema constructivo funcione también como acabado. Se eliminan así los materiales sobreexpuestos y las fachadas de obra vista garantizan un buen envejecimiento y larga duración.

Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti

Para aligerar el conjunto, las fachadas alternan llenos y vacíos, zonas opacas y transparentes, y piezas cerámicas de formatos y colores diversos.

Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti
Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti

Visible tanto en planta como en sección, el programa se distribuye en las pistas deportivas y un cuerpo central. Este último alberga las zonas de menor escala (servicios, almacenes, dependencias auxiliares…), las circulaciones horizontales y verticales, y las instalaciones.

Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti
Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti

Certificación Leed Gold

La decisión de soterrar parte de la edificación ha traído intrínsecas claras mejoras energéticas y medioambientales. No sólo por el incremento de inercia térmica que supone el reducir la superficie expuesta, sino también por la luz natural controlada que baña el interior. Esto se logra con grandes aperturas vidriadas y claraboyas protegidas por celosías de cerámica y especies vegetales. Todas ellas evitan la entrada directa de luz del sol y los deslumbramientos en las pistas.

Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti

La estudiada distribución de los espacios logra, además, que la ventilación cruzada y la estratificación funcionen como mecanismos naturales del tratamiento térmico. El uso de energías renovables, la optimización del consumo del agua, el uso racional de la energía y un diseño y construcción que reduce al máximo la huella ecológica le han hecho merecedor de la certificación Leed Gold.

Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti
Polideportivo Camp del Ferro. Albert Salazar Junyent y Joan Carles Navarro (de AIA), Antoni Barceló y Bárbara Balanzó (de Barceló-Balanzó Arquitectes) y Gustau Gili Galfetti

Fotografía: José Hevia y Simón García

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

4 comentarios

  1. roger20g32@gmail.com

    2 cosas.
    – Lastima que las piscinas proyectadas en el documento original no se han hecho.
    – Me recuerda muchisimo a la ELBPHILHARMONIE de Hamburgo

Artículos relacionados

arquitectura y naturaleza en pekín por neri&hu

Arquitectura y naturaleza en China, por Neri&Hu.

10 razones que ratifican por qué Valencia es la capital del diseño.

Acid House, el nuevo hub creativo para el diseño, la innovación y el business.

Reforma de una pequeña vivienda asomada al río Miño.