Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Hotel Somiatruites: una propuesta sostenible para el Rec de Igualada.

Materiales como la piel y la madera reinterpretan la tradición vernácula en este hotel ubicado en una antigua curtiduría de la localidad barcelonesa.

El nuevo Hotel Somiatruites de Igualada es el resultado de la estrecha colaboración de los hermanos Andrés: Xavier (arquitecto) y David (chef). El establecimiento se sitúa en una curtiduría del siglo XIX, encima del restaurante inaugurado en 2013, y también fruto del trabajo conjunto de ambos hermanos igualadinos.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign rec

El proyecto trata de contribuir a la regeneración del barrio del Rec de Igualada. Esta zona, situada entre las murallas y el río, destaca desde hace más de 500 años, por su tradición de fábricas curtidoras de pieles. Sucesivas crisis han ido mermando poco a poco su patrimonio arquitectónico, aunque todavía sobreviven tenerías que producen pieles de alta calidad, muy apreciadas a nivel internacional. El hotel Somiatruites surge para ofrecer a estas empresas un espacio de alojamiento y de reunión para sus clientes.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign fachada

El hotel busca integrarse en la arquitectura del barrio de forma sostenible. La intervención se apoya en una estructura metálica ligera, que permite conservar la fábrica original en su estado original. Elementos característicos de las construcciones de la zona del Rec de Igualada, como los secaderos de pieles, se reinterpretan como celosías en la fachada.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign celosias

En el interior dominan la piel y las maderas autóctonas (roble, pino, haya, nogal y castaño), utilizadas como revestimiento o para la fabricación de esculturales luminarias o muebles.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign recepcion
hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign escalera
hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign pieles

El establecimiento cuenta con siete habitaciones dobles, cinco orientadas al sur y dos al norte, todas con una terraza. Debido al hecho de que una gran parte de los clientes sean de negocios, las habitaciones se han concebido también como posibles salas de estar y de reunión.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign habitacion

Para lograr este objetivo se ha diseñado una cama – que se puede levantar hasta el techo a través de un mecanismo manual -, así como una mesa  – que se pliega contra la pared -, que al retirarse dejan un gran espacio libre que da polivalencia a las estancias.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign cama levantada

Para los baños, Xavier Andrés ha recreado un ambiente íntimo y tranquilo, con una bañera de obra a nivel de suelo.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign bano

Sin embargo, el arquitecto ha querido dar un paso más para establecer un diálogo con la historia del lugar. Los pequeños huertos que se ubicaban entre las fábricas de curtidos eran otro de los elementos característicos de este barrio cuyos orígenes datan del siglo XIII. Para ello ha convertido la cubierta de 400 m2 en un huerto que abastece al restaurante de productos de total proximidad.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign huerto

El terreno es abonado por las gallinas del gallinero situado también en la propia cubierta, alimentadas a su vez con los restos del restaurante… y es regado por las aguas de los pozos freáticos que se encuentran bajo la edificación. De esta manera, se ha creado un circuito cerrado que genera un residuo cero.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign gallinero

El huerto sirve al mismo tiempo de aislamiento térmico. Otro aspecto que refleja la sostenibilidad del proyecto es el control solar de las estancias. La luz penetra en las habitaciones a través de unos lucernarios interiores y de un gran ventanal, protegido por una celosía.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign control solar

El despiece triangular de este elemento permite que en invierno, cuando el sol está más bajo, entre la luz y se aproveche el calor, mientras que en verano, cuando el sol es más alto, haga sombra a las habitaciones y, por tanto, se mantenga una temperatura más fresca.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign despiece triangular

Esta solución permite un gran ahorro energético durante todo el año y establece una conexión con la tradición local: las curtidurías ya utilizaban este tipo de celosías en los secaderos, para que el sol entrase y secase las pieles en invierno y evitar que se resecasen en verano, por estar demasiado expuestas al sol.

hotel somiatruites xavier andres adria goula diariodesign igualada

El Hotel Somiatruites forma parte de una serie de iniciativas – como el festival de moda Rec.0 Experimental Stores – para revitalizar este emblemático barrio, que se está convirtiendo en una pieza clave en la reformulación urbanística de la ciudad.

Fotografías: © Adrià Goula

Hotel Somiatruites – Rec de Igualada

Carrer del Sol, 19
08700 Igualada, Barcelona

somiatruites.eu/

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. Josep M Cortina

    Coneixia el magnífic restaurant però aquest projecte d’hotel sembla que encara el pot superar.

Artículos relacionados

El Camerino: viaje a las entrañas de un teatro.

El inconfundible sello de Chu Uroz en la Jané Winestore.

Villa Clementina, el hotel más encantador de Navarra.

papel pintado coordonné mercedes bellido diariodesign

40 años de Coordonné: viva el papel pintado.