Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Mariola Montosa
22 noviembre 2012

Bufete Zapata y Herrera, por Masquespacio: cuando el diseño es una metáfora de los valores de una compañía.

El estudio valenciano Masquespacio ha logrado con su intervención en el bufete de abogados Zapata y Herrera que un espacio corporativo transmita sus valores mediante el diseño. El resultado demuestra, además, que la seriedad, la profesionalidad y la confianza propias de un bufete pueden casar con un interiorismo vanguardista, lo cual no es muy frecuente en esta clase de ambientes.

Masquespacio no quería caer en los tópicos habituales de un despacho de abogados, de modo que decidió lo contrario: “convertirlos en metáfora”, dicen. A los valores históricos del edificio, situado en una finca de finales del siglo 19 en el centro de Valencia, le han añadido los valores empresariales del bufete mediante el uso de los colores negro y gris, y los tonos naturales de la madera.

El color gris simboliza la estabilidad y el entendimiento, explica el estudio. “El negro transmite una cierta elegancia y sobre todo la seriedad con la que el bufete practica su oficio”, mientras que la madera cumple con la función de transmitir “la confianza como uno de los valores más importantes de Zapata y Herrera”.

Por cierto que las vigas antiguas de la estructura han sido restauradas para convertirlas en un elemento esencial del proyecto, siendo al final la madera una protagonista discreta en este espacio de 100 metro cuadrados.

La sala de espera es la estancia más vanguardista gracias al mobiliario de Sancal, del que destaca el sofá Float de Karim Rashid y las mesas auxiliares de Nadadora, ambos diseñados para la firma murciana.

La sala de juntas, por su parte, está protagonizada por un juego de marcos en la pared, “una metáfora de los  diplomas habitualmente expuestos en un despacho de abogados”.  La obra ha sido creada por la directora creativa de Masquespacio, Ana Milena Hernández Palacios, quien también se ha encargado del diseño gráfico y de interiores.

A la izquierda de las escaleras de acceso se sitúan los tres despachos individuales en los que como elemento central destacan las cortinas de láminas de madera –un diseño también de Hernández – con los colores que representan los valores del bufete. Estas cortinas también se han utilizado en otros espacios como la sala de espera.

En los despachos individuales el espacio se ha aprovechado al máximo utilizando mesas en forma de L, las cuales han sido posicionadas sobre los armarios de almacenamiento.

Por último, detrás de la recepción se encuentra la zona de los abogados junior. Aquí el ambiente es más informal y, definitivamente, verde gracias a las plantas de aloe vera que protagonizan el espacio y a la silla Green de Javier Mariscal para Mobles 114.

Más sobre Masquespacio en diarioDESIGN.

Fotografía: David Rodríguez, de Cualiti

 

Bufete de abogados Zapata y Herrera
Plaza San Nicolás 3
46001 Valencia



Artículos relacionados

Xipe, el restaurante que permite viajar a México sin necesidad de avión

De Cadaqués a Barcelona: el viaje del Disfrutar a través de su diseño

Del club inglés a ser el rey del salón: la historia del sillón Eames

Baño de puro diseño: trece proyectos que harán que quieras una reforma.