Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Gracia Cardona
13 abril 2010

Macquarie Bank en Sídney, otra manera de diseñar las oficinas de un banco.

Cuando uno piensa en el primer banco de inversión de Australia, no se lo imagina como Macquarie Bank. Si la concepción del espacio en sus oficinas centrales es realmente innovadora, su estética es sorprendentemente más informal de lo que uno espera encontrar en una entidad financiera.

Diseñadas por el estudio de arquitectura americano Clive Wilkinson Architects, las oficinas de Macquarie se han ideado como un gran organismo flexible que propicia el trabajo en cooperación. Un gran atrio que ocupa los 10 pisos del edificio organiza el espacio interior. A su alrededor se sitúan las numerosas zonas de trabajo comunes en las que más de 100 empleados, normalmente distribuidos en departamentos distintos, pueden reunirse ocasionalmente. Unas escaleras vistas hacen de arteria que une estas distintas zonas de reunión o pequeños cubículos acristalados colgantes en el atrio central. La estructura toma así forma de árbol, emblema de la relación de Macquarie con sus clientes.


Se ha tratado la distribución de los puestos de trabajo como si los distintos departamentos fuesen “vecindarios” flexibles y cambiantes. Además de las salas del atrio pensadas para reuniones de trabajo, en cada una de las plantas se han dejado pequeños espacios o “plazas públicas” para favorecer el encuentro espontáneo entre empleados: zonas de cafetería, jardín, zona de descanso…. En la planta principal de entrada se ofrecen los espacios comunes donde tienen lugar los eventos corporativos, e incluye además una gran cafetería y un restaurante.


Todo el edificio se ha diseñado con los más altos niveles de sostenibilidad y eficiencia ecológica, usando tecnologías revolucionarias para reciclaje del agua del sistema de refrigeración y para el control de la iluminación. El resultado es un consumo de energía que se ha reducido en más de un 50%. La escalera central que conecta los distintos pisos ha contribuido a este ahorro energético ya que se ha reduciendo el uso de los ascensores también en un 50%.

En octubre 2009 ya se habían mudado a las nuevas oficinas de más Macquarie más de 3.000 empleados.



Fotografías de © Shannon McGrath en www.clivewilkinson.com

Artículos relacionados

Silla Barcelona: cómo la Expo 1929 y Mies van der Rohe la convirtieron en un icono del diseño

La arquitectura española se exhibe en Colombia: Concéntrico viaja hasta Medellín.

Una vivienda de policarbonato y muchas plantas, elegida como La Casa del Año 2023 por RIBA

Grand Comfort o cómo la primera colección de muebles diseñados por Le Corbusier se convirtió en un clásico