Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Una misteriosa casa en las montañas mexicanas.

Este enigmático volumen se reviste del color de la tierra y aparece encerrado entre las montañas. Aquí, los habitantes pueden disfrutar de las vistas increíbles de la región de El Jonuco y convivir directamente con la flora y la fauna del noreste de México. La vivienda nace con la voluntad de mimetizarse y respetar el entorno, al mismo tiempo que potencia las vistas a los cerros circundantes.

De un vistazo

Quién vive aquí: Un matrimonio
Situación: El Jonuco, Nuevo León, México
Superficie: 750 metros cuadrados
Arquitecto: David Pedroza Castañeda, de P+0 Arquitectura: un joven despacho con sede en Monterrey, México

Vista desde la distancia, la vivienda se muestra llena de misticismo, en un homenaje sutil a los varios pueblos mexicanos delimitados por valles y zonas montañosas. El conjunto parece un accidente geológico más, que obtiene su textura de la piedra del lugar, pero que contrasta con la forma de las montañas y el valle, como si de una roca que se implanta dentro de este magnífico paisaje se tratase.

CASA NARIGUA

La gran cantidad de cedros existentes hacía imposible utilizar un sistema constructivo tradicional. Por eso, la casa se ha diseñado a base de volúmenes en voladizo, logrando así salvar árboles de hasta 10 metros de alto. De este modo, gracias a la superposición de volúmenes y su posición en el terreno, la planta superior puede tener vistas sin ningún tipo de interrupciones.

CASA NARIGUA

Respondiendo al contexto en el que se encuadra, la casa se divide por zonas. La idea es conservar el máximo número de árboles. Las dos plantas, de origen muy diferente entre sí, solucionan condiciones distintas del terreno y de uso de la manera más simple posible.

CASA NARIGUA

La paleta de materiales busca imprimir en el proyecto un carácter rústico, pero al mismo tiempo un sentido de temporalidad, definiendo de manera clara y precisa los espacios y acentuando su longitud y horizontalidad.

CASA NARIGUA

.El área social se enriquece con piezas y adornos contemporáneos, así como cuadros, máscaras y esculturas de diversas épocas y culturas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Bjarke Ingels presenta West 57th, su primer proyecto en Nueva York.

El ático azul de Dariel Studio, una vivienda con carácter que mezcla lo clásico con lo actual.

El Colegio de Arquitectos Británicos se amplia con un nueva sede, de Theis+Khan.

Obras de arte y muebles de los ’60 en una gran masía del Empordà.