Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
1-oma-design-museum

El mundo del diseño se rebela contra el Brexit.

El estudio de arquitectura de Rem Koolhaas, OMA, creó hace 15 años el “código de barras de la UE“, como símbolo alternativo y colorido de la Unión Europea. Un símbolo de optimismo, para demostrar que Europa como una podía ser algo divertido.

Un optimismo que parecía garantizado y que en este 2016 vemos cómo se desmorona: el Brexit en Reino Unido ha abierto esa brecha que ahora se plantean Países Bajos, Francia o Austria, reflexionando si el interés de las naciones individuales no sería mejor servido siendo “libres” para seguir su curso individual, sin las interferencias de Bruselas.

Esta instalación, parte de la exposición Fear and Love: Reactions to a Complex World del Design Museum, cuenta una historia diferente. Muestra una sala de estar simple: la que se podría encontrar en cualquier hogar europeo, incluyendo por supuesto Gran Bretaña. Los objetos cotidianos de la sala -mesa, sillas, sofá- tienen sus orígenes en varios países europeos. Artículos por cada Estado miembro de la UE, que juntos constituyen así un showroom de diseño europeo y, por lo tanto, inadvertidamente un símbolo de la colaboración europea.

2-oma-design-museum

Las persianas verticales, que reflejan los colores de la Unión, controlan la cantidad de luz y aseguran la privacidad. Desde la década de los 1950, se han aplicado en toda Europa como una de las formas más baratas y efectivas de cubrir las ventanas y una de las formas más comunes de protección solar. Un sistema que no es perfecto: la conexión entre el listón y el cabezal giratorio, desde el cual la lama cuelga al mecanismo, es frágil y a menudo se rompe o se desconecta. En esta sala en particular, es la lengüeta que lleva los colores de la Union Jack, que se ha roto, dejando una apertura a través de la cual vemos los remanentes desalentadores del pasado histórico de Europa.

3-oma-design-museum

Pero ahí queda la reivindicación, y pasemos a la celebración. 28 productos de diseño, uno por cada país, que defienden la colaboración y que dan resultado como conjunto. Míticos, famosos y anónimos, todos ellos funcionando como bandera de un diseño europeo. Que existe, sí.

Lámparas como la Arco de los Castiglioni (Italia), la Boa Nova de Álvaro Siza Vieira (Portugal) o la mítica Philips de mesa (Holanda). La mesas Barcelona de Mies van der Rohe (Alemania), y dos de café, de Alvar Aalto (Finlandia) y de Finn Juhl (Dinamarca). La estantería Mexique de Charlotte Perriand (Francia). La alfombra News de Martí Guixé para Nanimarquina es la representación española. Sillas Thonet (Austria), un reloj de Dieter Rams (Alemania) o la estantería Billy de Ikea (Suecia) son algunos de los más destacados representantes.

¿Quién no querría un salón así?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

1 comentario

  1. Guillermo

    Excelente artículo, sublime intención que denota lo que todos hemos pensado con el fenómeno Brexit. Los Estados Unidos de Europa, con nuestras desbordantes imaginaciones varias hubiésemos dado el ejemplo de cómo persistir en el empeño de que ver lejos es luchar contra la miopía de los políticos que usan y desusan a sus gobernados con antojo. En fín, Feliz 2017 a todos.

Artículos relacionados

Estudio Lagranja

“Estos tíos exóticos de Barcelona”: documental sobre el diseño de la Ciudad Condal

FLUVIÀ-SOBREMESA-4

Fluvia sigue recogiendo premios: dos Red Dot y un IF Design Award

1-ff-wattnott-plumen

#FF semanal: Moment Factory, Marset, Philip Johnson y Plumen.

resized_maggies_4

Paul Smith y el estudio CZWG diseñan el centro Maggie’s de Nottingham; un hospital para estar como en casa.