Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Hotel Sana en el centro de Berlín; elegancia y sobriedad definen el nuevo trabajo de Francesc Rifé.

Elegante y austero son los dos adjetivos que mejor definen el nuevo trabajo del interiorista catalán Francesc Rifé. Situado en el centro de Berlín, el Hotel Sana ocupa un edificio de nueva planta de 15.710 m2, distribuidos entre espacios comunes, 159 habitaciones dobles, 13 suites y 42 apartamentos.

Para ocupar de forma neutra, sobria y elegante su emplazamiento en una ciudad donde la vanguardia y los continuos cambios marcan lo más cool de toda Europa, se escogió el granito negro. Este material y su despiece marcarán todo el diálogo con el interior, en consonancia con la misma filosofía de integración que tanto identifica a este estudio barcelonés. Toda la distribución del aplacado de la fachada viene dada por la situación de las aberturas, que están apoyadas estratégicamente por unos módulos retroiluminados en color verdoso, que siluetean todo el contorno del edificio.

La planta baja, donde se sitúan lobby y restaurantes, se ha mantenido con un cerramiento acristalado para dar transparencia a la zona pública del hotel. Únicamente en el área de acceso, concretamente en la puerta giratoria, se ha utilizado cristal verde, similar a la luz de la fachada y haciendo referencia al revestimiento interior del lobby y resto de zonas públicas.

El lobby, proyectado a doble altura, se ha tratado de forma especial mediante la utilización de chapa expandida con un acabado de cadmio, que le da esa textura y ese color verdoso tan personalizado. Su despiece, de gran movimiento, quiere imitar a la fachada exterior pero con un tratamiento en tres dimensiones.

Su desarrollo de curvas, en planta, quiere fusionar las sílabas “BER” de Berlín con las de “BAR” de Barcelona. La sinuosidad de la curvatura de los paramentos verticales irá introduciendo a los dos restaurantes, situados a ambos extremos del edificio, y a los bares y pubs situados en la parte continua al lobby y zona posterior de ascensores.

Su monotextura hace el espacio único y sencillamente elegante, un ejercicio que Francesc Rifé siempre busca en sus proyectos. Su color, que conceptualmente imita al de la cerveza, se consigue con diferentes procesos de baños en cadmio, que le da el tono tan particular y parecido a ese líquido tan asociado a Alemania. Todas las zonas que conviven con esta malla se han resuelto en madera teñida negra, para seguir dándole protagonismo a la zona frontal de chapa plegada. Una interesante terraza remata la zona posterior, la cual cobrará protagonismo a partir de la primavera, por su emplazamiento y su juego de luces y proyecciones.

Sin abandonar el vestíbulo, unas zonas bajas, amuebladas con la tapicería modelo SSAM de Ziru, se distribuyen por toda la sala principal y dan entrada a la zona de ascensores. Éstos están tratados como una caja invisible ya que, al estar revestidos con espejo fumé y reflejar toda la madera negra, desaparecen como obstáculo visual. La recepción, diseñada como prolongación de una de las curvas de malla, se integra totalmente en la estructura del revestimiento estrella en la parte posterior a ésta, despachos y zonas de servicios.

En los pasillos, también de concepción simple, se ha evitado una iluminación estridente. Se ha planteado una distribución similar a la de la fachada mediante foseados en el propio techo, como en las superficies verticales. La señalética también forma parte de la arquitectura visual de estas zonas de paso. Su textura, más bien oscura, conducirá a los clientes hacia unas habitaciones generosamente iluminadas, tanto por el juego de luz artificial, como por la luz natural que entra por los grandes ventanales.

Las habitaciones se han diseñado utilizando dos acabados diferentes: el lacado claro brillante, y el roble, para que el huésped que se aloje varias veces en el hotel tenga la opción de variar el ambiente que desee en cada nueva estancia.

Las habitaciones destacan por dos elementos importantes: uno es el baño, delimitado parcialmente en cristal laminado fumé, con un registro integrado de espejo en forma circular, que permite visualizar el exterior del baño y dependiendo de la luz utilizada en su interior, ser muy poco visto. Este aspecto permite dar al dormitorio una sensación de mucha más amplitud. Evidentemente, el inodoro, se ha ubicado de forma independiente a esta zona abierta.

El otro elemento es el módulo-contenedor longitudinal, enfrentado al baño y a la cama. Éste módulo, variable en acabado, permite integrar en todas las habitaciones el armario ropero, la televisión, mediante un sistema de cristal espía que esconde por completo el aparato “feo”, y el escritorio. Su despiece sigue los mismos parámetros que la fachada o el lobby. Un despiece irregular pero a la vez ordenado, que permite, en cada habitación, poder distribuir las zonas parciales según convenga a la arquitectura del interiorismo.

Los acabados de los pavimentos son en moqueta para la zona de la cama y madera o piedra para baño y pasillo longitudinal paralelo al módulo-contenedor. Una butaca acompañada de su mesita acaban de complementar el equipamiento de la habitación tipo.

En la última planta, se encuentra uno de los espacios destacados del proyecto: el Gym/Spa. Esta zona, orientada a un gran ventanal que da a la calle principal, dispone de una piscina sobreelevada de importantes dimensiones. El espacio se ha revestido con madera de ipe, tanto en pavimento como en paramentos verticales. Otro espacio destacable, es el parking, en un color que imita a la malla del lobby y con una gráfica que se convierte en la verdadera protagonista del espacio. ¡¡¡Hay que ir en coche!!!

Fotografías Fernando Alda

 

Más sobre Francesc Rifé

La carrera profesional de Francesc Rifé (Sant Sadurní d’Anoia, 1969) se inicia durante su periodo de formación y, tras colaborar con varios estudios de diseño y arquitectura, funda su propio estudio en Barcelona, en 1994. Sus proyectos abarcan desde el diseño industrial al de interiores, tanto en el ámbito privado como en el comercial. Durante su trayectoria ha recibido varios premios de diseño como los Contract World Awards, ICFF Editors Awards, Premios FAD y Premios Ascer. Sus trabajos han sido publicados en distintos libros especializados, las mejores revistas del sector y otros medios. Actualmente compagina su trabajo con la docencia.

Información e imágenes facilitadas por Francesc Rifé Studio. Este reportaje ha sido realizado por María José F. Prados, cuyo blog Interiores Minimalistas te recomendamos desde diarioDESIGN.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Bastiaan Jongerius_hofgevel-lijnbaanstraat_fotograaf-milad-Pallesh

Bastiaan Jongerius diseña un condominio para seis familias en el centro de Amsterdam.

Mariscal-green

“Prefiero que mi trabajo hable por sí solo, yo a veces soy un poco bocazas” – Javier Mariscal responde a vuestras preguntas.

MINI presenta su nuevo scooter durante el London Design Festival.

bardesignawards

Ampliado el periodo de inscripción de los International Restaurant & Bar Design Awards hasta el 19 de abril