Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Seúl: metamorfosis urbana con planificación audaz y estratégica

La capital de Corea del Sur ha potenciado diferentes áreas con el fin de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Como resultado, Seúl ha renacido urbanísticamente gracias a sistemas de transporte público integrado y la mejora de los espacios verdes.  

Un mosaico en plena transformación  

Podríamos decir que la metamorfosis de Seúl comenzó hace algunas décadas, pero la verdad es que la ciudad asiática sigue aún en constante transformación. Una visión audaz sobre su urbanismo y una planificación estratégica han llevado a la capital surcoreana a posicionarse como un ejemplo de urbanización acelerada.  

Para comprender la trama arquitectónica de Seúl es necesario conocer su historia. Actualmente, la ciudad cuenta con un espacio urbano fuertemente centralizado y con un alto nivel de habitabilidad, acogiendo a más de la mitad de la población de todo Corea del Sur. Tras la Guerra de Corea, gran parte de los coreanos se trasladaron de las zonas rurales hacia la capital en busca de progreso y oportunidades. Es por ello que Seúl sufrió un notable incremento de su población, periodo que se conoce como el milagro del Han (río que atraviesa la ciudad).  

De hecho, Seúl fue la primera ciudad del este de Asia en contar con electricidad. La acelerada expansión económica que atravesó la ciudad estuvo acompañada de una alta demanda en la vivienda, sumado a una obligada transformación urbana. Entre las décadas de los sesenta y los noventa se desarrollaron con fuerza polígonos residenciales alrededor de la capital, consolidando un sistema que estandarizó la construcción de la ciudad.  

El crecimiento demográfico de Seúl coincidió también con gobiernos militares que utilizaban el planteamiento urbano como un instrumento orientado al crecimiento económico. A pesar de la buena dinámica de la ciudad, las consecuencias negativas llegaron en forma de contaminación, pobreza urbana y viviendas y medios de transporte precarios.  

Movilidad eficiente y espacios verdes 

¿Cómo logró Seúl resurgir de los escollos de las últimas décadas del siglo pasado? La ciudad comenzó apostando por mejorar su sistema de transporte público, integrando tanto el metro como los autobuses y las bicicletas de uso público.  

Cheonggyecheon

Sin dudas, uno de los proyectos más emblemáticos del urbanismo de Seúl ha sido la recuperación del arroyo Cheonggyecheon. Anteriormente oculto bajo una carretera elevada, este arroyo ha sido destapado y transformado en un oasis urbano, considerado un pulmón verde en el corazón de la ciudad. Con 16 metros de altura en la parte más elevada, este antiguo paso de vehículos también lleva el nombre de Sky Garden. La transformación implicó la eliminación de la calzada, sustituir el pavimiento por mobiliario urbano y colocar más de 20.000 plantas a lo largo de los 983 metros que tiene el recorrido principal de Cheonggyecheon.  

Cheonggyecheon

Desde su finalización en 2005, Seúl logró reducir el uso de coches, así como las malas partículas del aire. Como un caso similar al de la ciudad colombiana de Medellín, la capital surcoreana logró disminuir su temperatura hasta 5 grados centígrados gracias al nuevo parque urbano. 

Impronta de Zaha Hadid  

Seúl también cuenta con edificios, torres y espacios público y privados que hablan sobre un gran desarrollo arquitectónico. Tal es el caso de Plaza Dongdaemun, un diseño de Zaha Hadid compuesto de museos, salas de exposiciones y espacios comerciales. Gracias a este proyecto, Seúl se alzó en 2010 con el título de Capital Mundial del Diseño.  

Dongdaemun – Cortesía de Zaha Hadid Architects

La renovación del área de Dongdaemun ha sido un catalizador para la revitalización urbana. La zona cuenta con yacimientos arqueológicos de su antigua época, que conviven hoy en un espacio vibrante que fomenta una experiencia única para residentes y visitantes. 

Otros edificios emblemáticos del skyline de Seúl son la Lotte World Tower que, con 55 metros, es la más alta del país y la sexta a escala mundial. El Samsung Tower Palace es un proyecto de siete rascacielos de diferentes alturas y que fueron pioneros en tecnología y modernidad, símbolos que se han convertido en iconos de Seúl.  

Artículos relacionados

Baño de puro diseño: trece proyectos que harán que quieras una reforma.

born-coblonal-vivienda-born-barcelona-diariodesign-portada

Coblonal congela el tiempo en el Born de Barcelona

Sofá-Bolia

La danesa Bolia desembarca en España y lleva a Barcelona su estilo new nordic.

David Chipperfield: un arquitecto camaleónico, galardonado con el Premio Pritzker.