Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Tienda Hoff Barcelona Cul de Sac
Albert Berrocal
2 enero 2024

Culdesac impulsa su proceso de internacionalización con proyectos en Latinoamérica y Dubái

El estudio creativo, con sede en Valencia, ha abandonado el diseño de producto para especializarse en retail. Buscando entender el negocio desde la raíz, la empresa liderada por Pepe García ha iniciado proyectos en Colombia y Ecuador.

Del diseño de producto al retail

El proyecto de Wow en el barrio madrileño de Salamanca ha centrado la atención de las últimas semanas en el retail. Con una superficie de 6.400 metros cuadrados repartidos en siete plantas, el proyecto impulsado por Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés, ha ingresado en el centro de la capital tras el diseño que el estudio creativo Culdesac ha creado para ellos. La empresa valenciana, con más de veinte años a sus espaldas, consolida su proyección y apunta a erigirse como un referente del sector dentro de la esfera internacional.

El taller, fundado y liderado por Pepe García, empezó su andadura en 2002 con una actividad centrada en el diseño de producto. Sin embargo, durante “los últimos cinco años nos hemos ido especializando en retail”, asegura García. Con ello, han conseguido consolidar un crecimiento meteórico que se ha concretado, entre otros, mediante el número de trabajadores: antes del estallido de la pandemia, el equipo lo formaban quince personas. Ahora son más de cuarenta.

Con clientes como Inditex, Tous o el mismo Wow, el equipo creativo ha afianzado su posición de referencia nacional con trabajos para firmas cada vez mayores. De hecho, este crecimiento se ha visto reflejado en el número de trabajos a escala internacional: con proyectos en Quito, Bogotá o Dubái, Culdesac busca trascender la imagen tradicional que define a cada cliente para asegurar su transformación. “Nuestro trabajo consiste no en cambiar a una empresa, sino en hacerla evolucionar a través de nuestra intervención: somos catalizadores de cambio”, subraya García.

Un folio en blanco

Para conseguirlo, la pauta para aproximarse a los clientes parte de un folio en blanco. Con cada proyecto se empieza de cero, de aquí nace su definición. Sin embargo, aunque no se repita un patrón concreto que permita identificar desde fuera al estudio, desde dentro aseguran que “estamos virando hacia un lenguaje que potencie el valor arquitectónico de nuestras propuestas”.

De hecho, esta geometría que tenga en cuenta lo arquitectónico forma parte de una de las dos patas que dirigen la metodología que persigue desarrollar la compañía, mediante una intención estética que sea más reconocida y que, sobre todo, no recargue los espacios. Por su parte, el segundo pilar está más relacionado con la estrategia comercial del grupo con el que colaboran, tras una reflexión que considere la organización espacial para el correcto funcionamiento de la relación que deberán tener con sus clientes.

Este valor más objetivo forma parte de la mentalidad de Culdesac: “una manera de medir la creatividad es entender y reinterpretar los números que nos comunican las tiendas para las que trabajamos”, reconoce García. La inventiva siempre está supeditada a la funcionalidad de la atmosfera creada.

Pero más allá de las hojas de cálculo, Culdesac persigue comprender la identidad de la empresa. Entender para luego definir. Aunque la globalización esté muy extendida, el estudio defiende que cada rincón del mundo esconde unas particularidades que deben salir a la luz. Para conseguirlo, Culdesac pone foco en el valor artesanal y local durante el proceso de creación. García desglosa esta etapa mediante el despliegue de “un departamento propio que se dedica a crear piezas únicas en colaboración con artesanos (e incluso falleros) que acentúan la huella humana y personal de todos nuestros proyectos”.

Artículos relacionados

“Un martini de diseño, por favor”: las mejores coctelerías de España con sello de interioristas

Bauwood pone la madera en el foco de la construcción para descarbonizar el parque inmobiliario español

Cosentino apuesta por el medioambiente y la seguridad con una inversión de casi treinta millones de euros

La historia de Masquespacio: emoción, colores y formas que seducen a las marcas con más ‘hype’