Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Simplicidad visual y formas orgánicas: la historia detrás de la mesa y sillas Tulip

El arquitecto y diseñador finlandés Eero Saarinen ideó esta serie de muebles a mediados de los cincuenta, rompiendo con la hegemonía tradicional de las patas de mesas y sillas. En concreto, la mesa Tulip se transformó en un icono del diseño muy vigente en la actualidad.  

Romper con las formas clásicas  

Hay iconos del diseño que trascienden las tendencias y siguen hoy más vigentes que nunca. Que lejos de convertirse en objetos de colección, cobran vida junto a diseños más actuales en cualquier hogar. Este el caso de la mesa y silla Tulip, creación del diseñador y arquitecto finlandés Eero Saarinen.  

mesa tulip mármol, sillas tulip blancas cojín gris

Su historia se remonta a los años cincuenta, cuando Saarinen trabajaba para la compañía Hans Knoll. Influenciado por la corriente modernista y futurista de la época, el finlandés desarrolló una serie de muebles que rompían con las normas generales de las mesas y las sillas al diseñarlas con una sola pata.  

En concreto, el objetivo de Saarinen era ofrecer mobiliario más cómodo, ya que decía que las patas de las mesas solían entorpecer a los comensales que en ellas se sentaban. El resultado fue la mesa Tulip que, junto con las sillas de la misma colección, lograron simplicidad visual, formas geométricas y mayor comodidad.  

Una serie futurista  

La colección Tulip estaba conformada originalmente por mesas de diferentes tamaños y alturas, sillas y taburetes. Todos con el denominador común de contar con una sola pata central. Apoyadas sobre un pedestal que a menudo era blanco, las mesas Tulip lograron aportar armonía y simplicidad a los espacios, además de hacerlas reconocibles.  

mesa tulip

Los diseños de Saarinen contaban con un tablero de 91 cm de diámetro y una base laminada en blanco. Las sillas Tulip, por su parte, contaban con un asiento de una sola pieza, similar al diseñado por Charles Eames, y la posibilidad de agregarle un cojín para hacerlas más ergonómicas.  

silla tulip cojín rojo

En la actualidad, las sillas y mesas Tulip han mutado hacia otras características, aunque la esencia del pedestal a moda de pata central se mantiene. De hecho, es una de las grandes tendencias en interiorismo de los últimos años, cuando las mesas de comedor redondas volvieron a ganar relevancia.  

Ahora se pueden encontrar en el mercado modelos de mesas Tulip en diferentes alturas, tanto de mesa de comedor como auxiliares o de centro. Además, también las hay con el tablero ovalado para poder albergar a más comensales.  

El material principal de la base sigue siendo aluminio fundido o fibra de vidrio, mientras que el tablero se hace también de madera, mármol o laminado. Aunque en la actualidad diversas marcas ofrecen los diseños Tulip, Knoll sigue siendo el fabricante oficial de las mesas, manteniendo su carácter artesano y original.  

Su creador  

Otra de las características que hacen a las sillas y mesas Tulip un icono del diseño de mobiliario es la importancia que tuvo su creador en la historia del sector. Eero Saarinen es considerado uno de los principales artífices del estilo mid century. Aunque nació en Finlandia, desde pequeño se radicó en Estados Unidos, donde exploró la herencia de su padre arquitecto y su madre diseñadora textil.  

Eero Saarinen
Eero Saarinen

En primera instancia, Saarinen estudió escultura para luego terminar la carrera de Arquitectura en la Universidad de Yale, en Estados Unidos. Como arquitecto realizó grandes obras, como la Terminal TWA del Aeropuerto John F. Kennedy en Nueva York o el arco de acero y 190 metros de altura en St. Louis, Gateway Arch.  

Sus amistades y contactos también lo llevaron a desarrollar trabajos en el sector del mobiliario, ya que conocía de cerca a Charles Eames y forjó una amistad especial con Florence Knoll, esposa del dueño de la fábrica de muebles.  

Artículos relacionados

Mesa E1027 de Eileen Gray: la pionera en voladizo que desafió las convenciones del diseño moderno

cafe-Nuzhnaya-Barcelona-diariodesign-portada

Nuzhnaya Studio diseña una cafetería donde la terracota es la protagonista

Galarina: la silla de seis patas preferida de Dalí vuelve a cobrar vida de la mano de Alex March y Juan Pavón

verno-bilbao-bbva-restaurante-diariodesign-portada

Verno transforma un restaurante en el edificio histórico Bbva de Bilbao