Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

El pavimento hidráulico es el elemento estrella de esta reforma integral en Sants.

Parramon + Tahull arquitectes firma la reforma integral de un piso en Sants, Barcelona, ubicado en un edificio de 1900. El proyecto recrea una atmósfera relajada y tranquila, dejando todo el protagonismo al pavimento hidráulico, que se ha recuperado de la vivienda original.

Los suelos hidráulicos no necesitan otra ornamentación

El proyecto parte de una casa que contaba con todos los elementos necesarios para convertirse en un acogedor hogar. Con tres fachadas y una superficie construida de 120 m2, el estudio catalán Parramon + Tahull arquitectes supo vislumbrar las bondades ocultas tras las capas de historia y una configuración espacial de origen poco acertada.

De hecho, el material protagonista de esta reforma en Sants no es nuevo. Estuvo presente en la vivienda desde sus inicios: se trata del pavimento hidráulico.

La característica principal de este tipo de baldosas es que no están hechas de barro o adobe, ni cocidas. Se materializan con cemento comprimido con prensas hidráulicas y destacan por poseer una gran resistencia. Por ese motivo, fue el material predilecto a principios del S.XX en ciudades donde imperaba el modernismo, como es el caso de Barcelona.

Una atmósfera tranquila, sin excesos de diseño

Para no intentar competir con la presencia del pavimento hidráulico, la reforma trata de crear una atmósfera tranquila y sobria. Se introducen materiales naturales, cálidos y austeros.

Se consigue una vivienda confortable y llena de luz natural con pequeñas actuaciones en la distribución. Por ejemplo, se abre la sala de estar a la galería y se re-dimensionan las estancias, adaptándolas a las necesidades actuales. De este modo, se evita la sobre compartimentación a la que tienden este tipo de viviendas de principios de siglo. Además, se conectan espacios para evitar divisiones innecesarias y ganar amplitud visual.

Materiales naturales y sostenibles

La gama cromática de esta reforma en Sants la marca el juego de baldosas, de colores intensos, que contrastan con el blanco con el que se han pintado paredes y techos.

La dualidad entre nuevo y antiguo también está presente en las carpinterías. Las que se han recuperado son fácilmente reconocibles, ya que se han restaurado y pintado en color blanco. De modo contrario, la madera de pino y el contrachapado de abedul se ha dejado viso en las carpinterías nuevas.

Cabe destacar la voluntad de los arquitectos por contar con materiales naturales y sostenibles. Véase la utilización de mármol, mosaicos y madera. Siguiendo esta tendencia, se ha optado por no instalar sistema de climatización, optando por sistemas pasivos como la ventilación cruzada.

Fotografía: Judith Casas Sayós

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Lo más leído: BURR, Numero 26, Hayon, Parentesi y pequeños objetos deco.

àPetit, un colorido restaurante en Italia de tan solo 40m2.

Una casa flexible, apta para cualquier confinamiento (y mucho más).

Los 5 proyectos más vistos esta semana.