Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Iwakurahouse, la casa que crece con su propietario.

En una esquina del tranquilo barrio residencial de Sakyo-ward, Kioto, Alts Design Office ha diseñado la vivienda Iwakurahouse para un joven veinteañero. Un espacio flexible, ajustable y fácilmente adaptable a un futuro estilo de vida aún incierto por su reducida edad.

En una parcela ocupada anteriormente por un bloque de tres alturas, ahora demolido, Alts Design Office ha construido una casa con espectaculares vistas. Un entorno caracterizado por edificaciones de baja altura, que permite disfrutar desde la casa de las montañas orientadas a norte y a sur.

Iwakurahouse, la casa en Kioto que crece con su propietario. De Alts Design Office
Iwakurahouse, la casa en Kioto que crece con su propietario. De Alts Design Office

La calle entra a la casa

Concebida como un lugar de socialización y encuentro con amigos, la planta baja ocupa una doble altura que funciona como prolongación de la calle. Esta sensación se ve reforzada por un pavimento de hormigón que combina a la perfección con los paneles de madera de la estructura y el revestimiento de algunas paredes.

Iwakurahouse, la casa en Kioto que crece con su propietario. De Alts Design Office
Iwakurahouse, la casa en Kioto que crece con su propietario. De Alts Design Office

Asomada a la ciudad

Para potenciar estas vistas, la bautizada como Iwakurahouse invierte la distribución tradicional, que normalmente situaría las zonas comunes en la planta baja y de acceso desde la calle. Ocupando el nivel más alto, y con amplias ventanas que abren el interior al paisaje, el espacio diáfano del cocina-comedor-salón se abre al entorno en forma de faro.

Iwakurahouse, la casa en Kioto que crece con su propietario. De Alts Design Office

Un gran ventanal en el lado norte prolonga la cocina, organizada en torno a una isla de trabajo que además funciona como barra, hacia el paisaje. En el extremo opuesto, un gran banco en L junto a la ventana completa la zona del comedor. De madera y embutida en el muro, esta bancada se diseña como parte de la propia arquitectura.

La casa que crece

Para dar respuesta a las necesidades del cliente, que desconoce su futura estructura familiar y teletrabaja, la casa se llena de espacios de trabajo, cómodos y flexibles. Sin estancias fijas como las del antiguo edificio, su interior se diseña muy versátil y adaptable a futuros cambios.

Alts Design Office ha diseñado una casa que se adapta a las condiciones del lugar y a la vida cotidiana de su propietario, junto al que evoluciona. Un espacio, como explican los propios arquitectos, «donde el cliente podrá realizar cambios en la distribución, creando habitaciones individuales en función de las necesidades del momento»

Fotografías: I.T.P Planning

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Casa-Taller El Cabanyal, una vivienda, una dicotomía.

Lo mejor de la semana: preparados para el buen tiempo.

Vivienda Goded, un mirador a los jardines del Turia.

Van Gogh, ruinas romanas y acantilados en el LUMA de Gehry, en Arlés.