Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar
Casa-Witiza-Beatriz-Alés-Atelier-Diariodesign

Diáfana y en tonos pastel: así es Casa Witiza en Carabanchel.

Beatriz Alés Atelier ha sido la responsable de reformar esta vivienda de la capital, construida por Rita Fernández Queimadelos, que data de los años 40. Pese a haberse respetado su volumetría original, ahora destaca porque todas sus habitaciones están interconectadas.

Una casa con mucho que contar

Indudablemente, Beatriz Alés Atelier ha transformado la llamada Casa Witiza aprovechando todas sus virtudes. Sobre todo, teniendo en cuenta que se trata de una vivienda con historia propia. El hogar se encuentra en la Colonia Histórica Tercio Terol, proyectada por Rita Fernández Queimadelos en los años 40, en el madrileño barrio de Carabanchel. De hecho, dicha colonia originalmente fue una promoción pública construida para alojar familias humildes en régimen de alquiler durante la dictadura franquista. Sin embargo, ahora está protegida como patrimonio urbanístico por su valor arquitectónico.

Casa Witiza en Carabanchel (Madrid), de Beatriz Alés Atelier

En realidad, la Casa Witiza es una de las 640 viviendas unifamiliares que forman la colonia. En total, tiene 70 m2 distribuidos en dos plantas; aparte de un jardín en la parte trasera que antiguamente servía para cultivar hortalizas o tener gallinas. Y, cuando se construyó, al estar muy compartimentada, se pensó para que vivieran en ella familias de hasta ocho miembros.

Casa Witiza en Carabanchel (Madrid), de Beatriz Alés Atelier. Interiorismo rosa

Adaptada a sus nuevos dueños

Sin embargo, décadas después de su creación, la configuración de la vivienda ha mutado radicalmente. Es más, en estos momentos vive entre sus paredes una joven pareja que suele teletrabajar cada día aquí.

Casa Witiza en Carabanchel (Madrid), de Beatriz Alés Atelier. Interiorismo rosa

Asimismo, a sus actuales propietarios les encanta siempre tener todas las puertas y las ventanas abiertas. El motivo: desde que se instalaron soñaban con que las habitaciones estuviesen interconectadas y que la zona exterior se sintiera como parte de la casa. Su visión se ha hecho realidad.

Casa Witiza en Carabanchel (Madrid), de Beatriz Alés Atelier. Interiorismo rosa

Marcada personalidad

Debido a que el proyecto de remodelación ha respetado la volumetría original de la construcción, el estudio ha puesto el foco en otros aspectos. En primer lugar, el espacio habitable se ha vuelto continuo y fluye tanto del patio a la planta baja, como de esta a la planta primera, pasando por las vistosas escaleras en tono pastel.

Casa Witiza en Carabanchel (Madrid), de Beatriz Alés Atelier. Interiorismo rosa

Asimismo, tras la reforma se detecta en la vivienda una nueva geometría, que incorpora elementos curvos, y una nueva combinación de colores distintiva para cada planta.

Casa Witiza en Carabanchel (Madrid), de Beatriz Alés Atelier. Interiorismo rosa

Por ejemplo, en la planta baja se han eliminado los tabiques para dejar el espacio del salón unificado. Además, se ha dejado a la vista la columna de acero que constituye la pieza central de esta zona. A su vez, la planta superior se apoya sobre una cubierta de tres aguas. Independientemente de este elemento, hay un tabique curvado que separa el dormitorio y el estudio.

Casa Witiza en Carabanchel (Madrid), de Beatriz Alés Atelier. Interiorismo rosa

Igualmente, el ruido visual del espacio se ha reducido considerablemente. Esto se ha conseguido eliminando los zócalos. También, ocultando los marcos de las puertas y limitando el número de materiales. Como consecuencia, la casa ahora es un lienzo perfecto para que sus propietarios puedan exhibir las numerosas piezas de arte que atesoran.

Casa Witiza en Carabanchel (Madrid), de Beatriz Alés Atelier. Interiorismo verde

Fotografías: José Hevia

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Vivienda Goded, un mirador a los jardines del Turia.

Nunca dirías que este restaurante de Roma era, en realidad, una panadería.

Chivuo’s revoluciona el street food en Valencia.

Mas-Ram, la visionaria casa-estudio setentera del arquitecto Alfons Soldevila.