Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Una casa cambiante perfecta para los tiempos actuales.

Teresa Carrau Carbonell y Eduard Baviera Llópez vuelven a sorprendernos con un proyecto muy poco convencional. Un espacio versátil y flexible, diseñado para dar respuesta a las necesidades cambiantes de la vida post-COVID.

Hace pocas semanas publicamos un proyecto de Carrau Carbonell y Babiera Llópez en el municipio valenciano de Torrente. El equipo de arquitectos rehabilitó un edificio tras una fachada restaurada y protegida, en el que ubicó seis apartamentos en un espacio donde anteriormente albergaba solo cuatro. Hoy el proyecto vuelve a ser noticia por las viviendas ubicadas en su ático. Dos casas-estudio, totalmente simétricas, que se adaptan al momento cambiante actual gracias a su configuración flexible.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

Un espacio cambiante

«Las variables de programa eran amplias y el espacio muy reducido», cuentan los arquitectos. El cliente quería una vivienda flexible, que se acoplase a una vida en constante evolución. Un lugar donde trabajar, solo y en equipo, y recibir a gente, pero también donde vivir. Una suerte de refugio o atalaya.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

Para dar respuesta a los deseos del cliente, el proyecto concentra las invariantes del programa –baño y cocina– en un núcleo central. El resto del volumen queda libre, con una pared móvil y desplegable que sale del núcleo y permite dividir el espacio en estancias o dejarlo libre.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana
Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

Gris sobre blanco

Con el objetivo de potenciar la amplitud y luminosidad espacial, todo menos el núcleo se ha pintado de blanco. El núcleo es de cemento gris (en paredes, techos y suelos) y varía constantemente su relación con el espacio. Encerrado en sí mismo con las puertas cerradas, con éstas abiertas se esparce, entremezclándose con la vida cambiante de la casa-estudio.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

La intervención refleja a la perfección una reflexión del genial Chillida, para el cual “las obras cuando se terminan están muertas para el que las ha hecho… Han vivido contigo todo un proceso y se han muerto un día. Al morirse un día es cuando empiezan a servir a los demás, es cuando la obra nace para los demás…”.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

Fotografía: Germán Cabo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

Matali Crasset, Konstantin Grcic e Izaskun Chinchilla cabezas de cartel de Concéntrico 08.

La esencia de Alejandría se palpa en esta clínica estética.

Transformación de un garaje en un loft de 70 m2 inspirado en el Refugio Antiaéreo 307.

Impresionante tríplex en Barcelona con una gran librería de suelo a cielo.