Si, nosotros también usamos cookies. Esas cosas con nombre de "galletita" que ayudan a que tu navegación sea más personalizada. Cierra este mensaje y nos darás tu permiso para seguir utilizándolas. Y seguirás disfrutando de diarioDESIGN como siempre.

Feliz viaje por nuestra web Cerrar

Una casa cambiante perfecta para los tiempos actuales.

Teresa Carrau Carbonell y Eduard Baviera Llópez vuelven a sorprendernos con un proyecto muy poco convencional. Un espacio versátil y flexible, diseñado para dar respuesta a las necesidades cambiantes de la vida post-COVID.

Hace pocas semanas publicamos un proyecto de Carrau Carbonell y Babiera Llópez en el municipio valenciano de Torrente. El equipo de arquitectos rehabilitó un edificio tras una fachada restaurada y protegida, en el que ubicó seis apartamentos en un espacio donde anteriormente albergaba solo cuatro. Hoy el proyecto vuelve a ser noticia por las viviendas ubicadas en su ático. Dos casas-estudio, totalmente simétricas, que se adaptan al momento cambiante actual gracias a su configuración flexible.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

Un espacio cambiante

«Las variables de programa eran amplias y el espacio muy reducido», cuentan los arquitectos. El cliente quería una vivienda flexible, que se acoplase a una vida en constante evolución. Un lugar donde trabajar, solo y en equipo, y recibir a gente, pero también donde vivir. Una suerte de refugio o atalaya.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

Para dar respuesta a los deseos del cliente, el proyecto concentra las invariantes del programa –baño y cocina– en un núcleo central. El resto del volumen queda libre, con una pared móvil y desplegable que sale del núcleo y permite dividir el espacio en estancias o dejarlo libre.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana
Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

Gris sobre blanco

Con el objetivo de potenciar la amplitud y luminosidad espacial, todo menos el núcleo se ha pintado de blanco. El núcleo es de cemento gris (en paredes, techos y suelos) y varía constantemente su relación con el espacio. Encerrado en sí mismo con las puertas cerradas, con éstas abiertas se esparce, entremezclándose con la vida cambiante de la casa-estudio.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

La intervención refleja a la perfección una reflexión del genial Chillida, para el cual “las obras cuando se terminan están muertas para el que las ha hecho… Han vivido contigo todo un proceso y se han muerto un día. Al morirse un día es cuando empiezan a servir a los demás, es cuando la obra nace para los demás…”.

Casa cambiante Carrau Carbonell y Babiera Llópez. Torrente. Comunitat Valenciana

Fotografía: Germán Cabo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo nunca será compartida. Los campos marcados con * son obligatorios.

Puedes utilizar los siguientes códigos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados

la finca roja vivienda estudio

La Finca Roja: una vivienda estudio a medida.

black friday f pink mama diariodesign

Un Black Friday muy casero: nuestro #FF.

Una casa de ladrillo en Indonesia.

El Pritzker premia la arquitectura responsable de Farrell y McNamara.